Alejandro Vázquez Cárdenas
Cómo asaltar el poder
Miércoles 3 de Octubre de 2018
A- A A+

En los países con democracias funcionales los cambios se dan por la vía del voto, el sufragio universal y secreto, mediante el cual, los ciudadanos, supuestamente informados, se deciden por alguna de las ofertas que proponen los diversos candidatos. Esa es la versión corta de un cambio democrático. Pero no siempre las cosas son tan sencillas.

En los últimos años hemos observado cómo determinados grupos, con propósitos bien definidos han logrado generar en varios países un clima de crisis permanente, real o aparente, con el deliberado objetivo de erosionar la imagen del gobierno y aprovechar las consecuencias para hacerse del poder.

La vida del voto, el sufragio universal y secreto, mediante el cual, los ciudadanos, supuestamente informados, se deciden por alguna de las ofertas que proponen los diversos candidatos.
La vida del voto, el sufragio universal y secreto, mediante el cual, los ciudadanos, supuestamente informados, se deciden por alguna de las ofertas que proponen los diversos candidatos.
(Foto: Cuartoscuro)

La manera de lograrlo es relativamente sencilla siempre y cuando se cumplan determinados requisitos. Un grupo no muy grande pero si muy activo, con recursos económicos y con habilidades diversas, debe ser capaz de realizar o provocar actos de violencia para que los que los gobiernos, en cumplimiento de su función de salvaguardar el orden establecido, proporcione las necesarias y convenientes víctimas a las cuales de inmediato se les da categoría de mártires o cualquier otro título que haga referencia una “brutal represión” por parte del Estado.

Esto ha sido efectivo en varios lados, entre otros los casos de Fernando Lugo en Paraguay, Lucio Gutiérrez en el Ecuador y el boliviano Carlos Mesa.

El común denominador de estos cambios abruptos es la existencia de un estado de inconformidad generalizada; situación presente en aquellas sociedades donde la corrupción ha llegado a niveles de escándalo. Una condición necesaria para que funcione esto es la existencia de un mínimo Estado de Derecho para poder usar las mismas estructuras del gobierno y entonces “legitimar” el asalto.

El mecanismo es sencillo, lo primero que hacen los grupos interesado en derrocar un régimen es exacerbar una crisis ya existente; generar una cuando hay un Estado saludable es definitivamente improbable. Una vez identificado el “enemigo” en este caso el Estado corrupto, se propone un cambio radical para resolver a fondo los problemas.

Para lograr lo anterior son de enorme utilidad seguir las indicaciones de J. Goebbels, recordemos algunas.

Principio de simplificación y del enemigo único. Individualizar al adversario en un único enemigo.

Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque.

Principio de la vulgarización. Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa.

Principio de orquestación. La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, De aquí viene también la frase: "Si una mentira se repite lo suficiente, acaba por convertirse en verdad".

Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sonda o de informaciones fragmentarias.

Principio de la silenciación. Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario con la ayuda de medios de comunicación afines.

Principio de la transfusión. Por regla general, la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales.

Principio de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente de que piensa "como todo el mundo", creando una falsa impresión de unanimidad.
Para la aplicación de estos principios son necesarios profesionales de la desinformación y de la propaganda, una prensa a modo y recursos suficientes para atraer y mantener la atención de las masas.

La subversión, la guerrilla, los asesinatos políticos etc. en estos tiempos no funcionan. Ahora el ingreso a las estructuras del poder se dá por medio de la manipulación del voto. Y eso, en un país como México, con una población mayoritariamente iletrada, pésimamente informada y sin el hábito de lectura, es pan comido para un grupo de publicistas hábiles.

Asaltar el poder por medio del populismo demanda un liderazgo fuerte, capaz de cautivar a los ilusos. El líder populista es un personaje mesiánico que tiene soluciones para todos los problemas. Y ya que él interpreta la voluntad del pueblo bueno, sabe lo que debe hacer así tenga que violar derechos ciudadanos.

Finalmente estos individuos, ya en el poder buscaran cambiar las formas y leyes para asumir, en un nuevo marco constitucional, el poder que consideran les pertenece por completo e indefinidamente.

Mal asunto

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto