Jueves 4 de Octubre de 2018
A- A A+

Recuerdo la enorme tensión de esas semanas, se sentía en aire el desasosiego, el miedo, pero sobre todo se sentía latir fuerte el corazón de México.

Se sentía indignación, cansancio de tanta injusticia y mentira. Nadie pensaba en otra cosa. Diaz Ordaz se mostraba cerrado, sordo, acomodaba su discurso según los intereses del poder. Aseveraba que había tras la protesta civil, una conspiración comunista que venía del exterior.

Para el entonces Presidente lo importante era dar la imagen ante el mundo de que México era un país estable, próspero, moderno, desarrollado, donde nada pasaba, donde todo estaba bien.

Escribo este en el amanecer del 2 de octubre, 50 años después de esos hechos parte de la historia patria. Más no de la historia oficial, sino de la escrita por el pueblo de México con su sangre, valor y esperanza.

Escribo tempranito para irme a la marcha, para ir a Tlatelolco, sitio pleno de historia de resistencia y sabiduría. En la época prehispánica Tlatelolco fue el último reducto de la heroica resistencia mexica frente a los invasores que querían subyugarnos.

La lucha no fue solo de los estudiantes, fue de todo México. Inició como un movimiento estudiantil que se tornó en social. Los ideales, los anhelos están vigentes. Está todo por lograrse. ¡2 octubre no se olvida!
La lucha no fue solo de los estudiantes, fue de todo México. Inició como un movimiento estudiantil que se tornó en social. Los ideales, los anhelos están vigentes. Está todo por lograrse. ¡2 octubre no se olvida!
(Foto: TAVO)

Xaltelolco (hoy Tlaltelolco) fue fundado en el año una casa del calendario mexica, año 1337 según investigaciones realizadas. Un grupo inconforme decidió fundar ahí su asentamiento.

En Tlaltelolco se libró la ultima batalla contra los españoles, estando al frente de los guerreros mexicas, el gran Cuauhtemoctzin Xocoyotl Tlacatecutli hijo de Ahuízotl, mejor conocido como Cuauhtémoc y una noble tlatelolca de nombre Tiyacapatzin.

Ahí se libró el 13 de agosto de 1521 la última batalla con gran valor y determinación de defender lo nuestro.

Ahí 447 años después, el 2 de octubre de 1968, el poder mandó matar a su pueblo. No hubo distinción ni misericordia, mataron a niños, embarazadas, ancianos y muchísimos jóvenes estudiantes.

Cuenta la historia no oficial que sobre lo que fuera un adoratorio a Ehecatl-Quetzalcoatl, se inmolaron un grupo de mexicanos que habían acudido ese día a realizar un ritual para que México despertara. Al ver al ejército y los helicópteros, supieron que parte del ritual era su muerte ofrendada como sacrificio ancestral por el despertar de este país. Entre los que estaban en este grupo, era Regina, la famosa edecán, quien tocó las campanas de catedral al termino de la manifestación del silencio.

Tlaltelolco y el 2 de octubre de 1968 son parte fundamental de la historia de México. Que no se olvide.

Sabemos que la historia oficial la escriben los vencedores, el poder, con la finalidad de que se olviden los hechos heroicos de rebeldía y lucha librada por los pueblos. Esto es sin duda con la finalidad de afianzar su poder, el status quo y la ignorancia.

La matanza de Tlaltelolco logró su objetivo tan solo en apariencia, pues se quedó sembrada la semilla. La cual, 30 años después, en 1988, empezó a germinar, cuando el pueblo de México nuevamente salió de manera masiva y espontáneamente a las calles, a realizar multitudinarias marchas en contra de la imposición, la antidemocracia, la injusticia y el latrocinio ejercido por el poder.

La historia es una gran maestra, los hechos heroicos y/o los de ignominia hay que recordarlos. Pues son parte de lo que hoy acontece y somos.

El lunes pasado, el jefe de gobierno de la Ciudad de México ordenó quitar las placas conmemorativas de la inauguración del metro, realizada por Gustavo Diaz Ordaz. En lo personal lo desapruebo, ya que la historia, lo malo y lo bueno hay que recordarlo, analizarlo, entenderlo, para no caer en lo mismo. Pienso que no debieron quitarlas, sino junto poner una placa que recordara que Diaz Ordaz y el sistema imperante asesinó a miles de mexicanos en aras de los intereses económicos y políticos. Así, al leerlo, los miles de usuarios no olvidarían nuestra historia, nuestra valentía, y así no quedaría impune ese crimen al menos en la memoria y en la historia.


Viví el 68, participé en las manifestaciones y me enteraba en la medida de mis posibilidades de lo que acontecía.

Mi padre Natalio Vázquez Pallares llegaba y por más tarde que fuese entraba a darme un beso y a platicarme sobre lo que sucedía más allá de lo que decían los medios de comunicación.

El general Lázaro Cárdenas y él apoyaban las demandas de justicia, democracia, diálogo, sobre todo de que en México imperara la justicia y cesara la impunidad. Recuerdo una madrugada en que llegó mi padre con un poster de El Che que dice: “Hasta la Victoria…”

Me miró con una sonrisa de esperanza y me dijo: hija; quizás no veamos ninguno de nosotros la victoria, pero tenemos que luchar día a día porque en este país, en este planeta haya igualdad, libertad, respeto a las ideas y justicia”.

Ese poster aún está en mi casa, los años y las batallas parecieran impregnársele. Ahí está bien firme, junto a Zapata.

Recuerdo cuando en CU, los estudiantes taparon y después tiraron una estatua del ex presidente Miguel Alemán, en muestra de rechazo a la corrupción, latrocinio y violencia ejercido por él y por el sistema político y económico imperante.

Recuerdo la madrugada del 3 de octubre, cuando mi padre me llevo a la plaza de las tres culturas para que viera la verdad de lo que ahí había pasado. Recuerdo los ríos de sangre impulsados por las mangueras intentando lavar la ignominia.

Recuerdo los miles de zapatos de todos los colores y medidas, Los juguetes, libros, cuadernos, bolsas, comida, las lágrimas mezcladas con la sangre deslavada también por la lluvia.

Tlaloc, Tonantzin y Quetzalcóatl lloraban. Tlaltelolco, lugar sagrado, lugar de resistencia y defensa de lo nuestro, oratorio ancestral, se teñía una vez más de sangre, por defender lo nuestro, por defendernos de la ignominia, del latrocinio, la falta de respeto a la diferencia, por nuestra soberanía e independencia.

Todos piensan que solo en la lucha de 1810, se luchó por nuestra independencia, así nos lo enseñaban en la escuela desde nuestros primeros años. Yo pienso que la lucha librada en 1521 fue la misma. Defendían nuestra soberanía e independencia ante el invasor español, ante reyes y dioses extranjeros ajenos, lejanos, injustos y violentos. Con y mediante la violencia personas ajenas a los intereses de la nación (los españoles), se hicieron del poder.

La lucha de resistencia del pueblo de México ha sido heroica, llevamos lustros luchando por un país soberano e independiente, donde la justicia, la libertad, la igualdad, el conocimiento y la felicidad imperen. El movimiento de 1968, defendía y luchaba por esos ideales, 50 años después seguimos en la lucha.

No al olvido. Recordar es hacer honor, no permitir que su muerte haya sido en vano. Iremos mis hijos y yo a Tlaltelolco, ahí ofrendaremos nuestro agradecimiento a los miles que han dado su vida por nuestro país, por todos nosotros y por los que han de venir.

Que les quede claro a los asesinos: las ideas no se matan. Las ideas son semillas resguardadas que tarde que temprano florecen y han de dar cosecha.

El mejor homenaje, la mejor ofrenda es el que no permitamos el olvido, que sigamos luchando día a día por que en México haya justicia en todos los niveles.

Hace siglos en Tlaltelolco, los Tlatelolcas y los Tenochcas pusieron una piedra para recordar que se había logrado llegar al acuerdo de vivir con respeto y apoyándose. Esa piedra esta ahí en ese oratorio, no figura el hecho en la historia oficial, es parte de la historia oral de nuestro pueblo. No permitamos que se nos imponga lo que debemos o no saber; no pongamos límites al conocimiento; no nos encerremos en lo establecido. El ser humano tiene posibilidades infinitas.

Es por estas posibilidades infinitas, por liberar el espíritu de todo México que miles han dado su vida. Hoy recordamos la batalla del 2 de octubre, una más en la larga lucha.

La lucha no fue solo de los estudiantes, fue de todo México. Inició como un movimiento estudiantil que se tornó en social. Los ideales, los anhelos están vigentes. Está todo por lograrse. ¡2 octubre no se olvida!

vazquezpallares@gmail.com

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El agua…

Desplazados por la pobreza e injusticias…

Mictlantecuhtli cierra círculos…

Tierra mía, mi tierra…

Vencer a la desesperanza…

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…

Política energética

Sus políticas han fallado

Cuánta falta haces José María Morelos…

En aras de intereses económicos se está devastando al país

Al grito…

Totalmente justo

Derechos no respetados…

Con la misma piedra…

Incentivar el conocimiento

¡A sembrar!

8 de agosto de 1879

México Tenochtitlan, 691 años

La violencia pone en evidencia

La lucha sigue…

6 de julio de 1988…

30 de Junio, la noche de la victoria…

El hilo conductor, el reclamo de justicia

No más antidiversidad

Tenemos que hacer valer la libertad de expresión…

A Sagrario...

La energía que mueve al mundo

Semillas de conciencia…

Anhelo que aún vive…

Sin palabras…

¿Qué traen entre manos?

Esto no puede llamarse desarrollo

Panamá Papers…

Es importante conservar la memoria histórica…

Este 26 de marzo…

Hay muchos 18 de marzo por lograr…

De raíces profundas…

“Spotlight”…

La salud es un lujo

Cada uno de nosotros podemos y debemos cambiar las cosas…

La esperanza puede hacerse realidad…

Imagina la paz…

Arcas vacías…

Con tal de tener ganancias…

Dejemos atrás las telenovelas…

Los 6 de enero

Noche de la esperanza

Desigualdad abismal…

Evitemos su extinción…

COP21…

El respeto al otro es fundamental

Dejemos de tolerar la intolerancia…

Creadores de mundos nuevos…