Julio Santoyo Guerrero
El sindicato de Elba Esther.
Lunes 8 de Octubre de 2018
A- A A+

Para nada se han atrofiado los mecanismos de control corporativo del que se dice es el sindicato más poderosos de América Latina. El tiempo, si acaso, ha pasado con pasmosa lentitud modificando solo los rostros de la nomenclatura dirigente pero no los comportamientos políticos esenciales. Entre otros, el del SNTE, es uno de los casos más sorprendentes en lo que se refiere a sobrevivencia de prácticas predemocráticas de control institucional.

La capacidad pragmática de sus líderes les ha permitido saltar de sexenio en sexenio ajustando su caída a las necesidades políticas que se han sabido negociar con el gobierno en turno.

TAVO
TAVO
(Foto: TAVO)

De concretarse -como parece que así será- el retorno exitoso de Elba Esther Gordillo a la presidencia del SNTE, será la culminación de un proceso casi milagroso, que como el Conde de Montecristo, habría transitado desde las catacumbas de una cárcel a las glorias del poder, saldando cuentas con sus adversarios, eliminándolos o reciclándolos a su servicio.

El don de la resurrección, muy pocas veces visto en la cultura política nacional, que gusta de las vendettas, además viene acompañado de una elevada dosis de vitaminas que augura la recuperación de una rienda firme, tal vez mayor que en los años de emergencia con el salinismo cuando desplazó de los controles corporativos a Carlos Jonguitud Barrios.

Lo logrará, ella lo sabe. Desde el nuevo poder le han mandado señales inequívocas. Le han dicho que respetarán la autonomía sindical y que no permitirán la imposición. Son mensajes que ella sabe interpretar en su verdadero significado. Es decir, que no intervendrán para interrumpir su "legítima" aspiración a recuperar lo que es suyo, que tendrán las manos afuera, mientras ella en uso de sus derechos opera intensamente con las cúpulas estatales para allanarse el camino.

Y lleva prisa, en los próximos días se podría conocer el logro de sus afanes: la recuperación de la presidencia del SNTE y la subordinación de la mayoría de las dirigencias estatales y corrientes institucionales. El objetivo no puede retrasarse más que bajo el riesgo de quedar fuera de la gran jugada, la que definirá la suerte institucional y política del sindicato y de su renacido liderazgo: estar a tiempo como interlocutora central para acordar los contenidos de la nueva política educativa, que supondrá por supuesto, los términos de la reforma legislativa que habrá de aprobarse por la invencible mayoría del nuevo gobierno.

Los foros educativos son la manera "correcta" de abordar la política frente a los electores, eso todos lo sabemos. Eso apuntala las percepciones positivas en la opinión pública. Pero las decisiones efectivas se llevarán a cabo en las mesas de toma y daca con las representaciones políticas de los actores educativos o vinculados con lo educativo, también lo deberíamos de saber. Al menos eso lo sabe perfectamente la maestra Elba Esther.

Ella sabe que en la mesa final estarán cuatro visiones de fuerza, centrales para darle gobernabilidad al sector educativo: la que promueva el presidente electo, sería muy ingenuo pensar que en la mesa se pare E. Moctezuma a decir, hay lo que ustedes acuerden; la que sostendrá Mexicanos Primero y las organizaciones adherentes; la de la Coordinadora, que comienza a sospechar que no todo lo que brilla es oro; y, desde luego la de la maestra, que a nombre del Sindicato Nacional, maniobrará para ser mano en los criterios que funden la nueva legislación educativa. En ese espacio es donde los juegos de poder se harán sentir, y será de ahí de donde surgirá lo que se pretende sea el nuevo orden educativo mexicano.

Un orden educativo en cuya fotografía se ve en primer plano la maestra y su colosal sindicato. Cosa distinta será que en dicha mesa se logre la pacificación o la reconciliación, como se ha dicho y convocado. No veo cómo 75 años de corporativismo y otras prácticas sindicales tan cuestionadas puedan ser desmanteladas en aras de la reconciliación o cómo casi 40 años de oposición radical pueda edulcorarse o quebrarse para levantarle la mano a la triunfadora Gordillo.

El recrudecimiento del conflicto intersindical entre elbistas renacidos y coordinadora es inminente. Y tendrán argumentos duros a partir del trato legal que les de la legislación de la cuarta transformación a unos y a otros.

Ahora que sería otro gran milagro mirar cómo en un futuro admirable, y en aras de la pacificación y reconciliación en la educación, viésemos el apretón de manos y el abrazo de la CNTE con la maestra y su recuperado SNTE.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso