Alejandro Vázquez Cárdenas
México, entre el odio y rencor social
Miércoles 17 de Octubre de 2018
A- A A+

Vayamos con definiciones, el rencor es una emoción destructiva, demoledora e invasiva; puede considerarse hasta cierto punto normal por parte de quien experimenta lo que para él es, o cree que es, una injusticia, algo que no puede ni debe suceder. Se dirige a una persona, un partido político, una doctrina económica o religiosa etcétera.

El rencor social puede definirse como el resentimiento que nace en un individuo hacia aquellas personas que pertenecen a un grupo social que a su entender esta más favorecido. Al no tener lo que ve en otros y darse cuenta que tal y como están las cosas nunca lo logrará opta por el camino más fácil, culpa a aquellos individuos de los males propios Y si este rencor es hábilmente explotado por un demagogo el paso siguiente es el odio.
México, un país mal administrado y con aparato político medularmente corrupto, el rencor existe e innegablemente ha ido aumentando, con poca o mucha razón.

El rencor social  puede definirse como el resentimiento que nace en un individuo hacia aquellas personas que pertenecen a un grupo social  que a su entender esta más favorecido.
El rencor social puede definirse como el resentimiento que nace en un individuo hacia aquellas personas que pertenecen a un grupo social que a su entender esta más favorecido.
(Foto: Cuartoscuro)

El rencor en estos casos es alimentado prácticamente desde la cuna y se refuerza en la infancia y la adolescencia. Aquí juega un papel importante, aparte del medio familiar, la escuela y sus características. No es complicado llenar de ideas vindicativas a un niño a o un jovencito cuando recién se viene dando cuenta de los enormes contrastes de la vida, la coexistencia en un mismo espacio geográfico de una riqueza insultante con la miseria más lacerante.

Un fenómeno grave se da en México desde hace tres sexenios es el discurso de odio, inicialmente de connotación racial, religiosa, étnica, sexual, ahora ha pasado a ser un discurso de odio ideológico y de clase. Un lugar común de esa falsa izquierda mexicana, que ahora pretende identificarse con MORENA, es afirmar, como dogma, que por su maldad intrínseca, la “derecha” no debe ganar ni mantenerse en el gobierno. Los ejemplos de cómo se atizó el odio y el rencor social en las anteriores campañas de López están documentados, tanto en hemerotecas, que pocos consultan, como en las ahora omnipresentes redes sociales.
El odio es una posibilidad siempre presente en el ser humano, ¿qué podemos hacer para evitarlo? Diversos estudios han demostrado que el rencor social se evita cuando la Constitución de un país incluye fuertes protecciones a los derechos civiles y políticos de las minorías. Tales protecciones evitan que los políticos manipulen a esas minorías y las conviertan en “tontos útiles”, que alimentan su odio con dogmas y mentiras sacadas del manual de Goebbels.

Una sociedad divida es terreno fértil para el crecimiento de opciones violentas o "revolucionarias", de tentaciones de dictatoriales y “transformaciones”. Un sistema multipartidista sólido y fuerte, que oferte una amplia diversidad ideológica no ofrecerá mayor incentivo para la confrontación radical; un país con un partido dominante, como fue el caso del PRI en la segunda mitad del siglo pasado es garantía de intolerancia y avasallamiento. Y si este partido tiene un mando unipersonal el panorama será preocupante. Y si el que manda no se encuentra precisamente en las mejores condiciones físicas y mentales, como todo indica que es el caso en México, el futuro puede ser no solo complicado, sino verdaderamente aterrador.

Este próximo primero de diciembre preparémonos para ver en el Congreso hasta donde llega el rencor social. En un descuido veremos una reedición del “Ahora verán” del NSDAP cuando lograron el control del Congreso con todo y la creación de una variante de las “camisas pardas” (Sturmabteilung) región 4. Ojalá que no.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto