Marco Antonio Aguilar Cortés
Arcoíris, engaños, ilusiones… Detrás de las consultas populares
Martes 30 de Octubre de 2018
A- A A+

Lo mismo que hay sobre el arcoíris, hay sobre las consultas populares. Esa hermosa balada ganadora del Oscar 1939 y el Mago de Oz, siguen haciendo de las suyas.

Dorothy, el hombre de hojalata, el de paja y el león, versión siglo XXI van ante un nuevo mago para resolver su problema y, otra vez, descubrirán que la solución no está en el mago, sino en los propios necesitados.

La consulta popular llegó para quedarse.
La consulta popular llegó para quedarse.
(Foto: Cuartoscuro)

El que Andrés Manuel López Obrador haya sido declarado presidente electo de los Estados Unidos Mexicanos no significa que sea autoridad, es y seguirá siendo hasta el último segundo del 30 de noviembre del 2018 un particular más, conforme a derecho.

Políticamente, pero en violación a nuestra Carta Magna, está ejerciendo más el poder presidencial que el propio Enrique Peña Nieto.

Como simple individuo o presidente electo puede hacer las encuestas y consultas que desee, si no hay norma jurídica que se lo prohíba. Como autoridad, una vez que proteste el cargo para el que ha sido elegido, requerirá motivar y fundar legal y debidamente sus actos de ejercicio soberano.

Su propósito manifiesto, según sus palabras, es que "la consulta popular" llegó para quedarse al menos durante su ejercicio presidencial; incluso anunció ya (sin consulta cual ninguna de por medio): "A mis adversarios les digo que se vayan acostumbrando porque cada vez que sea necesario, cuando se amerite, va la consulta".

Y añadió: "Es más, vamos a reformar la Constitución para que no haya límites y los ciudadanos puedan solicitarla cuando haya un tema de interés público".

En principio, que el presidente consulte a uno o a 120 millones de mexicanos, si esto le es necesario y posible, personalmente y a su riesgo, no lo veo mal, si el resultado de su consulta es para bien orientar el ejercicio de sus atribuciones ejecutivas, y no para imponerlas al legislativo y al judicial.
Deseo que escuche a las personas reales y capaces; pero lo que me da desconfianza es que consulte "al pueblo", cuando AMLO como todos los mexicanos sabemos que el pueblo, como tal, es una ficción, puesto que no existe con vida real y concreta.

El pueblo no tiene una entidad física, anatómica, psíquica. El simbolismo lingüístico de "pueblo" cubre a todos, y a nadie, e históricamente se ha utilizado más para mal, que para bien. Todos observamos que el llamado pueblo de México resulta ser la suma, y en el mejor de los casos la multiplicación, de más de una centena de millones de seres humanos que tenemos un orgullo: ser mexicanos.

A algunos mexicanos recién se les consultó sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México y el de Santa Lucía, con engaños o no, con errores o sin ellos, como biombo que cubre decisiones previamente tomadas o como inicial ejercicio experimental que tiende a un tipo de democracia.

Si fue de buena fe está bien. Malo que en las consultas haya embustes, pero también existen los sueños, como sobre el mágico arcoíris.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Septiembre patriótico, muchedumbre insurgente

Tercer Informe, lo mismo; realidad nacional, la misma

Charlatanes a la vista, La felicidad del presidente

Ciencia del engaño, podredumbre en el poder

¿Sin presidente? sembradores de odios y mentiras

Parece un manicomio donde gobiernan los enfermos

Una casita que tengo en Palacio Nacional

Crimen organizado, S.A. de C.V. AMLO hace del estado una empresa

Presidente palabrero, la falla de san Andrés…

Real y metafóricamente AMLO nos bailó

AMLO y Trump, peligrosos disparates gubernativos

Fox, Felipe, Peña y AMLO pruebas de nuestro aguante

Fox, Felipe, Peña y AMLO Pruebas de nuestro aguante

Sometidos a Trump ¿La dignidad intacta?

Aves borrascosas, AMLO y Trump; con estilos propios

¿Qué es el "hampa"? AMLO, viola derechos humanos

La noche sigue AMLO y la Luz del Mundo

Exigimos a AMLO

Sin haber producto AMLO cacarea el huevo

Batalla de Puebla, el objetivo de Francia era EU

En gobiernos anteriores AMLO descarga sus propias culpas

¿Y… nuestra pascua? Cuarta transformación de bolsillo

Semana de reflexión

AMLO, Felipe VI y Trump

¿Reforma Educativa? de mal a peor; con abucheos

No más caudillos, más México y menos AMLO

Culto al autoritarismo EU, víctima y culpable

AMLO y su carnaval

Yalitza, Cuarón y Roma, un éxito del genoma

Ying y Yang AMLO, y los ex presidentes

Acabar la corrupción: Seduciendo con dádivas

¡Despierte!, presidente: Al ganso lo hacen pato

Trump y Maduro: Dos perversos notorios

AMLO provoca turbas, está jugando con fuego

Dios metió la lengua: en la prisión de los dientes

Hitler: Mi lucha: Catecismo de líderes providenciales

Apariencia y estulticia: Suben salarios; baja huachicoleo

Yo, El Eclesiastés: Toro viejo y reumático

Desató la esperanza: Un pícaro con colmillos

AMLO, Maduro, Bolsonaro, Trump…: LA COLERA DE LA MASA

Primero los pobres: en la era amlozoica

Federalismo infatigable: Contra centralismo presidencial

La victoria revolucionaria

Mexicanos productivos y justos, AMLO no es dios milagroso

Arcoíris, engaños, ilusiones… Detrás de las consultas populares

Me canso ganso: Levanta polvaredas, y no verás los caminos

Economía de México de los muros y los trenes

Marihuana y amapola: noches insólitas o esplendidos días

La verdad histérica: 43 sombras devoradoras

En la miel del erario: la corrupción nunca muere

Hidalgo e Iturbide Opus nigrum; ignis noster

¿Constitución moral?: Lo inético del tigre

Honor estar con Obrador: grito de sumisión legislativa

AMLO y EPN; cordial vínculo