Xuchitl Vázquez Pallares
Mictlantecuhtli cierra círculos…
Jueves 1 de Noviembre de 2018
A- A A+

Hoy es día de agradecer y recordar a los que ya no están con nosotros. Es una celebración de origen prehispánico, en la cual se nos recuerda que todos formamos parte de un ciclo de vida-muerte-vida.

Es por esta enseñanza que sabemos que la vida y la muerte van de la mano. Es sabiduría ancestral que va más allá de unas calaveritas de azúcar. Es el conocimiento profundo de la grandeza e inmortalidad del alma.

La calaca al pasar por la puerta que lleva camino a los panteones ve con asombro que ya no caben los muertitos.
La calaca al pasar por la puerta que lleva camino a los panteones ve con asombro que ya no caben los muertitos.
(Foto: Cuartoscuro)

Mario Benedetti decía, que la muerte es síntoma de que hubo vida. Y así es, no hay una sin la otra.

Según la cosmovisión de los ancestros, estos días se abren puertas, para que las almas de los que ya no están físicamente con nosotros vengan a visitarnos.

Para recibirlos, se elabora un arco y camino de flores de cempasúchitl que ha de mostrar a las almas el camino. En la mesa-altar se les pondrá lo que más gustaban de comer en vida. Un buen mole, aporreadillo, morisqueta, frijoles, pero ante todo un vaso de agua para que se refresquen tras su largo caminar. Y que no falte un buen mezcal.

De la mesa-altar nadie de los vivos ha de comer, los festejados tienen prioridad.

Se les recibe con el aroma del copal y de las flores.

“He aquí nuestras flores, con ellas nuestra alegría. / Que ellas disipen nuestra amargura, nuestra tristeza, por no verles más. / De nuestro corazón salga la flor del canto, la palabra florida. / Con esto sean liberadas las flores, sean saludadas las almas. / Ustedes los que ya no están, se entremezclan con las águilas y los colibríes, reciban flores, alegraos aquí.” (escrito náhuatl sin fecha).

La celebración de día de muertos es hoy resultado de la unión de lo prehispánico con los usos y costumbres de la religión católica.

Es finalmente el festejar la vida, la inmortalidad del alma.

Mictlantecuhtli, señor del inframundo, cierra círculos. Sin duda esta muy ocupado estos días. Esta por terminar el ciclo de vida de la administración de Peña Nieto, que tanta muerte, desolación y desasosiego ha traído a los mexicanos.

Intentando renacer, México está inventándose, creando, materializando los anhelos. Así de esa manera recuperando el territorio, lo nuestro, lo tuyo y de aquel.

La consulta popular del pasado fin de semana, habló por la mayoría, y está dijo si a la vida de los pueblos originarios, vida a los ecosistemas, vida y preservación del agua, por encima de los intereses económicos y/o políticos.

Ayer miércoles, supe que donde estaría el aeropuerto, habrá un parque ecológico. Ojalá el lago se lograra restituir con toda la tecnología que existe, pues finalmente el cauce de las aguas puede ayudar a lograrlo.

En días recientes, Fernando Córdova, doctor en Ecología, dio a conocer que lo que realmente estaba en riesgo con la construcción del Nuevo Aeropuerto, es el agua de 22 millones de capitalinos, pues el Lago de Texcoco es el último regulador natural para garantizar agua en un futuro.

El que no se vaya a realizar, es un gran logro, sobre todo de respeto a la voluntad popular. Las iniciativas y las ganas de vida y muerte al mal gobierno se ven por doquier.

Un ejemplo que alegra el corazón y anima a continuar, es lo que pasó el pasado 25 de octubre cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ordenó la restitución de tierras a la comunidad agraria de Tepoztlán, Morelos.

En la resolución emitida por la Corte se reconoce que las tierras son comunales; como estaba establecido por el decreto presidencial de 1929, en el que le se le asignaban esas tierras al pueblo de Tepoztlán. En el cual se establece que el uso que se le tiene que dar a las tierras, es el que dicta el decreto presidencial: conservación, crecimiento del bosque y actividades agrícolas.
Recordemos que, en 1995, el pueblo de Tepoztlán se levantó de manera unánime en contra de un proyecto de un fraccionamiento y club de golf. El cual obviamente acabaría con cientos de árboles, ecosistemas, usos y costumbres, y con el agua de todos.

Tras larga lucha, dicho proyecto fue cancelado tras el asesinato del campesino Marcos Olmedo Gutiérrez, cometido por la policía estatal que era comandada por el gobernador Jorge Carrillo Olea, principal promotor del proyecto.

Esta lucha tiene como antecedente lo ocurrido en 1963, cuando la empresa “Pirámide y Convento” obtuvo unos oficios apócrifos, que le otorgaban 300 hectáreas, pertenecientes a la comunidad indígena de Tepoztlán. ¿les suena conocido?

Tras esta injusticia, el pueblo de Tepoztlán empezó la demanda por la restitución de sus tierras.
En 1999 el pueblo de Tepoztlán exigió la devolución formal, de la restitución de sus 300 hectáreas. Sin embargo, es hasta hace unos días, que, de manera formal y legal, se les restituye lo que es de ellos. Es un triunfo histórico.

Ante el neoliberalismo, pero sobre todo ante la voracidad y falta de honradez de los que están al frente de las instituciones, en todos los niveles, los pueblos originarios han sido cruelmente e injustamente embestidos. Por doquier se ven ejemplos de ello: las concesiones mineras otorgadas sin escrúpulos, las más de ellas mediante actos corruptos, están acabando con los territorios, ecosistemas y agua. Los juicios agrarios en este país están plagados de mañas y formas que le dan la razón a quien está en el poder.

A esto, se suma además el crimen organizado, que está ya también involucrado en el negocio de las minas. Viéndose las comunidades asediadas por el crimen, la desaparición de personas y la trata de blancas.

El pasado 25 de octubre fue asesinado Julián Carrillo Martínez, activista y líder de la comunidad rarámuri, ejecutado en el municipio de Guadalupe a pesar de que contaba con el mecanismo federal de protección a defensores de derechos humanos. Según la fiscalía General del estado, la agresión pudo haber provenido de los caciques de aquella región en respuesta a la defensa que ha realizado Julián Carrillo de su comunidad y de los derechos de los pueblos originarios de la sierra de Chihuahua.

En los últimos dos años fueron asesinados seis familiares de Carrillo Martínez, por la misma razón. Lo mismo ha sucedido en la costa michoacana, en especifico en Aquila, donde asesinan al líder defensor de la comunidad en turno, acabando con los hombres de familias enteras.

Han sido asesinados lideres nahuas, a lo largo de la costa michoacana. Lo mismo en la sierra Tarahumara, en Chiapas, Wirikuta en Nayarit, en el Estado de México, esté ultimo por la defensa de su territorio ante el paso del tren México–Toluca, el cual ha devastado los bosques y por lo tanto el agua. Fue aprobado el proyecto sin consulta a las comunidades dueñas de las tierras por las cuales se construye ese gran elefante blanco, el cual ha aumentado su precio exponencialmente al latrocinio vía obra pública.

Ha habido miles de muertes en nuestro país, sin que se sepa quien o quienes los mataron, y obviamente, están gozando de la vida sin castigo alguno.

La calaca al pasar por la puerta que lleva camino a los panteones ve con asombro que ya no caben lo muertitos, pues hay tanto asesinado que hasta en camiones los andan paseando, o nomas cavan hoyos enormes y ahí los echan, sin santa sepultura, ni quien sepa quiénes están ahí bajo tierra.

En la cosmovisión prehispánica, los muertos por ser guerreros en defensa de su territorio, de su pueblo, de lo de todos, vienen a visitarnos en el cuerpo de un colibrí o de un águila, de un jaguar, o de un Tzentzontle. Asimismo, las mujeres guerreras o por haber perdido la vida al dar a luz, regresan como bellas mariposas y coloridos colibríes.

Las almas buenas, las que han luchado por el bien y para el bien de todos, tienen como recompensa la inmortalidad. Porque el que muere así, vive en la memoria y corazón de todos.

Hoy reciban todos ellos, nuestro agradecimiento y amor.

Que se cierre definitivamente este ciclo de impunidad muerte y latrocinio, y resurja de nuestra raíz una vida plena para México y los mexicanos.

vazquezpallares@gmail.com

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Qué está pasando?...

Educación y conocimiento…

Guerra por el poder…

Impunidad…

Total impunidad…

Enorme deuda de la humanidad…

21 de mayo...

Entre fuegos...

Lo que parece utopía puede hacerse realidad…

Honrémosles…

Nuestra tierra…

Señales contundentes...

Zapata vive…

Agradecimiento…

El 26 de marzo de 1981…

Muchos 18 de marzo…

Diosas…

Claroscuros...

Los desposeídos …

Remembranzas de luchas…

De oído a oído, de corazón a corazón…

Trabajo conjunto….

Entre la luz y la oscuridad…

Oportunidad para un cambio de conciencia…

La importancia de tener petróleo…

Trabajemos por un 2019 pleno…

Grandes desafíos…

Economía del conocimiento…

La dadora de vida…

Hacer realidad los sueños…

Por fin se valorará la historia y la cultura…

¿Buen Fin…?

El agua…

Desplazados por la pobreza e injusticias…

Mictlantecuhtli cierra círculos…

Tierra mía, mi tierra…

Vencer a la desesperanza…

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…

Política energética

Sus políticas han fallado

Cuánta falta haces José María Morelos…

En aras de intereses económicos se está devastando al país

Al grito…

Totalmente justo

Derechos no respetados…

Con la misma piedra…

Incentivar el conocimiento

¡A sembrar!

8 de agosto de 1879

México Tenochtitlan, 691 años

La violencia pone en evidencia

La lucha sigue…

6 de julio de 1988…