Ignacio Hurtado Gómez
Las reelecciones que vienen
Miércoles 7 de Noviembre de 2018
A- A A+

La pertinencia del tema radica en que senadores, diputados federales, diputados locales y algunos presidentes municipales, síndicos y regidores, desde este momento ya están en la posibilidad de reelegirse en la próxima elección de 2021, y por tanto la evaluación ciudadana de su desempeño y de su toma de decisiones desde ahora se vuelve fundamental. Expliquémoslo por partes:

¿En base a qué vamos a tomar la nueva decisión?
¿En base a qué vamos a tomar la nueva decisión?
(Foto: Cuartoscuro)

1. Como sabemos, uno de los cambios fundamentales de la reforma política y electoral de 2014, reincorporó la reelección o elección consecutiva para los cargos señalados.

2. Con motivo de los transitorios, en términos prácticos se estableció que aplicaría para los estados en ese momento, y por ello, en Michoacán, por ejemplo, algunos legisladores y algunos presidentes municipales pudieron reelegirse el pasado 1 de julio.

3. Sin embargo, se dijo que para los legisladores federales, diputados y senadores, comenzaría a correr a partir de la siguiente legislatura, es decir, los que acaban de incorporarse actualmente a la cámara de senadores y diputados, desde ahora ya serán reelegibles para el próximo periodo.

4. En suma, al día de hoy, tratándose de legisladores locales y federales, así como ayuntamientos, son reelegibles, cada uno con sus propias reglas.

5. Una diferencia fundamental entre lo federal y lo local, es que en el ámbito federal, todavía no hay reglas claras para hacer operativa la reelección, aún no se configura pues; mientras que en el espacio estatal, como en Michoacán, ya se implementó en la última elección.

Lo anterior supone que habrá que legislarse en la materia y ver qué novedades se pueden incorporar a la normativa estatal.

6. Ahora, como se estableció desde su aprobación en la reforma de 2014, algunos de los objetivos centrales que busca la reelección es permitir al ciudadano hacer una evaluación de su servidor público, fomentar la rendición de cuentas de este hacía los ciudadanos, y fortalecer la confianza entre gobernantes y gobernados.

7. De esta forma, al final del día, el ciudadano podrá volver a “VOTAR” a su servidor público, y con ello darle la posibilidad de que continúe el mandato un periodo más, o “BOTARLO” porque no cumplió con las expectativas ciudadanas, y por tanto se hace necesario un cambio importante en la representación política.

8. Visto así, la reelección puede tener aspectos positivos en la medida de que es la ciudadanía quien tiene la decisión final de refrendar o no su apoyo y confianza a un proyecto político determinado cada tres años, o cada seis en el supuesto de los senadores de la república.

9. Sin embargo, no puede perderse de vista que la decisión de “VOTAR” o “BOTAR”, en términos prácticos supone una evaluación del ciudadano hacía su representante popular.

10. Y entonces surgen grandes interrogantes: ¿Desde ahorita tenemos los instrumentos que nos permitan como ciudadanos medir el desempeño de nuestros representantes?, ¿desde ahora ya estamos atentos a las decisiones que se toman para en su momento hacer esa evaluación de confianza?, llegado el momento ¿en base a qué vamos a tomar la nueva decisión?

11. Como profesor universitario también tengo que hacer evaluaciones periódicas, y para ello, por lo menos tengo en cuenta asistencias, participaciones, trabajos y por supuesto exámenes parciales y finales, y con todo ello intento hacer una evaluación lo más objetiva posible.

12. Bajo esta lógica, cómo le vamos haciendo de aquí a que nos llegue el 2021. Al tiempo.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Las reelecciones que vienen

¿Política o economía? Más allá del ex-NAIM

Democracia rumiante

Corresponsabilidad electoral

Una preocupante desconfianza electoral

Latinobarómetro 2017 y el declive de la democracia

La felicidad en la Constitución de Apatzingán

Otra vez me dueles. 1985-2017

Los jóvenes en el proceso electoral 2018

La elección que viene

Financiamiento ilícito de la política y captura del Estado

Lo que sí y lo que no de la cancha pareja para 2018

Deliberación y más deliberación

Sentencias interesantes

El cuento del águila y la gallina

Roberto Gargarella en el TEPJF

Justicia abierta

Otra vez la construcción de la aceptabilidad de la derrota

Primeras lecciones de las elecciones mexiquenses

Gobiernos de coalición en 2018

Objetivos de la Agenda 2030

¿Qué es la Agenda 2030?

Sentencias ciudadanizadas

Participación ciudadana y observatorios ciudadanos

¿Será solamente el gasolinazo?

Adiós a 2016. De todo como en botica

UMSNH… ¿y entonces?

Derecho a la rendición de cuentas

Derecho indígena

Temores globalizados: economía y migración

Las lecciones de las elecciones 2016: Brexit, Colombia y EU

Reglamento de elecciones del INE

¿Universidad desvertebrada?

Voces en la tormenta

Quo vadis UMSNH?

¿Liderazgos democráticos?

El contexto de la reforma electoral que viene

Carta Democrática Interamericana

Derecho a la verdad y democracia

Derecho a la verdad y democracia

Pensar lo político

Pensar lo político

Gobiernos abiertos y democracia

(E)lecciones, transición votada y alternancia

El papel de los jueces en la democracia

Sociedad despolitizada

¿Y si nos reinventamos todos?

Día del Niño y del trabajo

Violencia política contra la mujer

Democracia deliberativa. A propósito de las reformas que vienen

¿Quo Vadis México?