Viernes 16 de Noviembre de 2018
A- A A+

Credit Suisse (empresa global líder en servicios financieros) dio a conocer en estos días su “Reporte global de la riqueza 2018, en el que las cifras son espeluznantes y dramáticas: el 84 por ciento de la riqueza en el mundo está concentrada en el 9.5 por ciento de la población que genera ingresos entre un millón de dólares y 100 mil dólares; el 64 por ciento vive en rangos de pobreza y concentra sólo el 1.9 por ciento de la riqueza. Ese mismo reporte arroja que en México el diez por ciento de la población concentra el 69 por ciento de la riqueza, y el 50 por ciento que vive en la precariedad obtiene el 3.6 por ciento. Todo ello nos habla de la inequidad que impera en nuestro entorno global. Llama la atención el caso de México porque el 69 por ciento de la riqueza concentrada en unos cuantos contrasta mucho con países de primer mundo como Alemania cuyo porcentaje es del 29 por ciento o Canadá del 25 por ciento.

La pobreza sin duda está vinculada íntimamente a la inseguridad
La pobreza sin duda está vinculada íntimamente a la inseguridad
(Foto: Especial)

El modelo neoliberal que tanta bonanza ha prometido, en realidad nos ha quedado a deber a la gran mayoría de las personas. Y es que hay mediciones que muestran que en el mundo hace 200 años los más ricos lo eran sólo tres veces más con respecto a los pobres; en los años 70, fue una diferencia de 35 veces y en la época actual… ¡¡80 veces!!

Y más allá de la materia económica en el que este modelo neoliberal no sólo ha hecho más ricos a los más ricos y más pobres a los pobres (de hecho hace dos años el último segmento mantenía el 2.4 por ciento de la riqueza y hoy es el 1.9 por ciento, es decir que hoy hay más población en situación de pobreza que hace dos años); sino que también ha socavado nuestro patrimonio común ambiental, por lo cual pagamos todos la factura de los efectos del cambio climático; y ha roto nuestros lazos que nos dan el sentido de comunalidad, para privilegiar la ganancia personal.

La pobreza nos azota hoy en la cara cuando atestiguamos a los miles de centroamericanos en el éxodo hacia el gran “sueño americano”; los rostros de los pequeños en los huesos que está muriendo famélicos en Yemen, y aunque en circunstancias distintas pero igual tapizado de pobreza el caso de Venezuela que se ha configurado (de acuerdo a la FAO) como el segundo país con mayor desnutrición en América Latina y El Caribe, sólo después de Haití.

La pobreza sin duda está vinculada íntimamente a la inseguridad. Es triste saber por ejemplo que de acuerdo a los especialistas en México, la situación que viven los menores infractores tiene su origen desde el seno familiar, ya que muchos de ellos han crecido en vecindades o en colonias con un alto índice delincuencial. Es decir, la pobreza es fermento también para reproducir en un círculo infinito la inseguridad que prevalece en un amplio territorio del país.
Sin duda hay una infinidad de aristas, variables y matices a considerar en el círculo de la inequidad en México, pero la indolencia, así como la falta de empatía y eficacia gubernamental es apabullante. Por ejemplo, el presidente Enrique Peña ha sido el mandatario más caro de la historia: gastó 18 mil 520 millones de pesos. Gran parte de ello se destinó a contratos para la instalación de un centro de datos cibernéticos, campañas, encuestas, grupos de enfoque, así como servicios de automóviles, computadoras personales, y hasta lácteos y embutidos. Hubo una gran necesidad por estar continuamente evaluando su imagen pública cuando en realidad no pudo remontar sus puntos desde el 2014, por lo que prácticamente ese dinero fue tirado a la basura.

La inequidad se asoma en materia hacendaria también: nada menos la SHCP tiene 331 mil millones de pesos en cuentas no cobradas y recientemente se acaba de “descubrir” toda una red de corrupción de empresas evasoras de impuestos al igual que de equipos de futbol. En contraste, en vez de incentivar y aligerar la carga a los profesionistas y trabajadores de renta media y baja, les hincan el diente a más no poder.

El sector privado no se queda atrás en este círculo de inequidad e injusticia: ahora que se sugirió la idea de regularles el cobro de las comisiones por sus servicios a las empresas de la banca que una amplia mayoría que coincidimos son excesivos, se tensó el mercado de valores por considerarlo una señal disruptiva en el sistema, hasta que salió el presidente electo a calmar los ánimos. La realidad es que en el 2017 los ingresos generados por esas comisiones fue de 75 mil 103 millones de pesos, y aquí en México nos cobran con una tasa de interés promedio del 30 por ciento, mientras que en Colombia es del siete por ciento. También comparando las operaciones de Citibanamex, en nuestro país cobra el 33 por ciento y en Estados Unidos el 18 por ciento; BBVA Bancomer cobra el 36 por ciento en México, y el 19 por ciento en España. “Riesgo – país” lo llaman algunos, otros dirían que es la falta de regulación y un vil robo en despoblado.

Es urgente la humanización de la economía y de la política, de los corazones de las sociedades. Tenemos que repensar nuestra manera de hacer negocios, intercambios económicos y comerciales; ser justo con la paga de los trabajadores (pienso en los pequeños productores de aguacate en nuestro estado, por ejemplo), y combatir la voracidad de quienes quieren acumular aún más (que lo malo no es amasar dinero, sino el ser usurero), y recrear condiciones de justicia y equidad para todos. Esa voracidad incluye a los políticos que no tienen llenadera (ni abuela), y que amasan fortunas en un tiempito cortito ya sea como alcaldes, diputados, gobernadores o presidentes, robándoles a muchísimas personas la oportunidad de poder salir adelante y trascender su estadio de pobreza.

Concluyo con una frase que publicó en Twitter el pasado domingo 11/11/18 el afamado escritor Alejandro Jodorowsky: “”-¿Qué es la generosidad?... Es obtener para repartir-“. De ahí que de nada sirve la riqueza si ésta no genera prosperidad.



Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La factura pendiente con el medio ambiente

Slow life

No sólo es prohibir las bolsas de plástico…

Escasez

Centennials

El valor de escuchar

Pastelito

Cultura chaira y fifí

Buenavista no es tierra de nadie: Gordiano Zepeda

Afortunadas mascotas

Los días sin coche

Apuntes sobre el PEF 2019

Nuevos tiempos, nuevos actores

Cuarta Transformación y Revolución 4.0

Adiós a peña

Pobreza y riqueza

El éxodo que se avecina

En defensa de la confianza

Bodas fifí

Vergüenza y herencia

Gestionar los desastres

Austeridad republicana y política exterior

El agua nos hermana

Cultura de revista

El amor en tiempos de internet

Viajando sola

De la misoginia en el ejercicio periodístico

La burbuja de la ilusión

El mito de la privatización por las reservas del agua en México

Votar como un acto de valentía

¿Gobernadores a reelección?

El mercadeo de los debates

Mar de información

Regresar a la violencia

De subjetivos y tristes nómadas el debate presidencial

La velocidad de la confianza

Adictos tecnológicos

Amarrando tigres

El universo es el límite

Mujeres desechables

No hay ni a quién irle

En México sí se prioriza

¡Chanfle! Y ahora… ¿quién podrá defendernos?

Generación X

Los límites del señor López

Una brújula para 2018

Cristo libertador

De entre los más pobres: Santa María Zaniza, Oaxaca

Un vistazo a los ciudadanos-clientes

Mi nombre es Estrellita

Lecciones desde la Revolución

Los millones del PEF 2018 ¿hacia dónde?

De la muerte y sus ironías

Ecos de Rusia de ayer y hoy

Los cuatro jinetes del Apocalipsis en la agenda ambiental

Del feng shui a los Atlas de Riesgos

Los dos Méxicos

El costo de no invertir en el agua en México

In the name of dog

El otro México

Controlar lo incontrolable: del reino de la TV al Smartphone

La doble cara de la minería en México

Una mirada al agua con ojos de mujer

Viejo PRI, ¿nuevo PRI?

El mito que se desmorona

Adiós a Barbie

Una vida entre perros

El valor de lo simple y ordinario

Fanta elecciones

El Inlakesh del agua

Voces de conciencia por el Lago de Cuitzeo

Movilidad social y discriminación en México

El reto de ser hoy municipio en México

El gran reto del agua desde lo local

Crisis del Estado y gobernanza

Más gorditos para 2030

La discriminación por el agua en México

De juniors, mirreyes y lords

#SiMeMatan

Planear sosteniblemente a México

Mundo millenial

La sonrisa de Duarte

¿Qué tienen en común United y Michoacán?

¿Un nuevo orden internacional?

De la mediumnidad al New Age en la clase política mexicana

¿Por qué desperdiciar agua?

¿Cómo medir la salud mental de los líderes políticos?

La vía de las mujeres en México y el mundo

El paradigma del gobierno del agua en México

El modelo de hidro-diplomacia entre México y Estados Unidos

La seguridad humana en el renglón de la democracia

Comida orgánica, ¿sólo para las élites?

Reset México

¿Reviven la Ley Korenfeld en San Lázaro?

Surfear la ola según Davos

En mis ideas mando yo

Compactémonos

El valor de la confianza

Agarrados por el cuello

Crecimiento de las exportaciones agrícolas en México, sí, pero no sin agua

Calidad democrática y crisis de legalidad en México

¿Aires de esperanza para la agenda ambiental?

Agua, pobreza y agricultura

Día Mundial de la Educación Ambiental

Pensar globalmente y actuar localmente en el agua

¿Quién es quién en el agua?

Agua y pueblos indígenas: una asignatura pendiente

La cooperación por el agua

Desastres naturales y pobreza

Cambio climático: una agenda de seguridad para Michoacán