Leopoldo Chassin Ramírez
La palabra andante
Nos arrinconan, ¿y?
Lunes 23 de Mayo de 2016
A- A A+

Trascendio que  cinco mil profesores se presentarían a al evaluación, aunque solo asistieron voluntariamente 700
Trascendio que cinco mil profesores se presentarían a al evaluación, aunque solo asistieron voluntariamente 700
(Foto: Especial)





En Michoacán, miles de policías (¿o son militares?) montados en vehículos de diferentes modelos, con logotipos diversos, sin placa y “campechanos”; con uniformes de distintos colores y leyendas: que de Aproximación, que federales, de Michoacán, se mueven por doquier. En el Centro Histórico se concentran decenas de parejas de uniformados que son traídos y llevados por lujosos autobuses quizás a sus dormitorios. ¿Y las zonas de alto riesgo?

A los profesores



Aquí mismo, con el pretexto de la aplicación de la evaluación docente, se dijo en los medios que cinco mil (digamos policías) se movilizaron para vigilar el evento. Trascendió que cinco mil profesores se presentarían a la evaluación, aunque sólo asistieron voluntariamente (asustados) 700. ¿Cuánto nos costó el segundo simulacro de evaluación?, ¿habrá más?
Inmediatamente después, Aurelio Nuño anunció el despido de mil 620 maestros en Michoacán y otros tantos en Chiapas, Guerrero y Oaxaca. Presumía que ya tenía a los profesores que los substituirían. La secretaria de Educación en el Estado, Silvia Concepción Figueroa, respaldó las palabras de su jefe.

Los profesores de Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Michoacán que mantenían una concentración en la Ciudad de México para exigir un diálogo con Aurelio Nuño decían: “Queremos que dé la cara y decirle que aquí lo estamos esperando para debatir los temas educativos. Venimos a la SEP, que debería ser nuestra casa como maestros, pero sus puertas permanecen cerradas para nosotros”. Antes de que hubiera cualquier comunicación, los docentes fueron desalojados por la Policía Federal y la de la Ciudad de México. Fueron cordialmente invitados por miles de elementos a subir a autobuses que la Secretaría de Gobernación alquiló para trasladarlos gratuitamente a su lugar de origen. La acción, como todos los desalojos, se realizó por la madrugada. Así, por las buenas, ni quién diga nada. Del diálogo, nada, los chicharrones de Peña-Nuño seguirán tronando al compás de la bota represora.

Seguro que más de uno de los que apoyan la Reforma “Educativa” dirán que en Michoacán, Chiapas, Guerrero y Oaxaca hay miles de profesores movidos por fuerzas retardatarias que quieren frenar el desarrollo del país; así decían Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría Álvarez, los asesinos sin castigo de Tlatelolco. Echeverría gritó a los universitarios en el auditorio de Economía de la UNAM que lo repudiaron, que eran agentes del imperialismo, de la CIA. Pue’ que tenga razón. A los profes los mueven fuerzas oscuras, las que habitan en las catacumbas, donde sobreviven millones que no conocen la luz. Como en la película Metrópolis, joya de principios del siglo pasado. Vale la pena verla https://www.youtube.com/watch?v=RAtl9joJ40A.

Si usted la vio se dará cuenta de que en condiciones semejantes viven millones de personas en el mundo y en nuestro país, mientras que otros dilapidan nuestro dinero en circo sin pan y religión sin hoguera. Por las mañanas, miles de trabajadores se trasladan en camiones o combis destartaladas, abarrotadas, ya en la noche van con rumbo a sus casas dormitorio, en silencio, con el rostro gris, ropa desgastada. Sometidos.

No es de extrañar que Peña Nieto ahora saque de la manga para distraer ingenuos la propuesta del uso legal de la mariguana y el matrimonio igualitario para escandalizar a los conservadores. Con la ley (y sin ley), los grupos del poder económico que lo colocaron en Los Pinos nos siguen arrinconando. Y para acompañar al circo, las finales de futbol. En Michoacán tuvimos nuestra Expo Fiesta Michoacán que por desgracia ya terminó. Los artistas, los reyes de circo y la farándula, se llevaron la millonada. Los que menos se llevaron fue un millón de pesos en dos horas de circo. Buen provecho.

A todos



La llamada Ley Atenco, promovida por el gobernador del Estado de México, regula el uso de la fuerza pública y permite que los elementos de seguridad hagan uso de la fuerza, armas de control e incluso armas letales cuando así se requiera. La ley entrará en vigor en tres meses y fue avalada por la mayoría de los diputados. Es posible que si sigue la pasividad ciudadana, la ley se extienda a otras entidades. Aunque con ley y sin ella, la represión se sigue usando indiscriminadamente en contra de quien osa protestar por cualquier motivo. Los represores de Atenco, Tlatlaya, Ayotzinapa, gozan de impunidad absoluta.

La armas que usan



Los que controlan el mundo usan diversos medios para hacerlo, y las instrucciones son precisas para quienes colocaron al frente de los gobiernos: utilizar los medios escritos, auditivos, privilegiando los visuales para que den una óptica con visión del ganador en el futbol, moda, música etcétera; la cooptación se convierte en eufemismo de la corrupción, la disuasión en eufemismo de la represión, dando como resultado el miedo que paraliza a las víctimas.

Las armas por supuesto juegan un papel privilegiado, nuestro país este año gastará nueve mil 500 millones de dólares para comprar armamento; es decir, para cuidarnos de una invasión de algún país que quiera adueñarse de nuestras riquezas, invertirá en nuestra seguridad 95 dólares por mexicano.

El gasto en defensa nacional será (si bien nos va) de 73 mil millones de pesos, es decir 700 pesos por mexicano.

Viendo las cosas de otra forma, digamos en defensa, 73 mil millones de pesos entre 212 mil miembros del Ejército equivale a 340 mil pesos por elemento, casi mil pesos cada uno. En tres décadas se duplicó el número de militares. ¿Seguirá aumentando?, ¿cuál es la amenaza?

En educación se gastan 300 mil millones de pesos, que entre 30 millones de estudiantes equivale a diez mil pesos por estudiante. Cada militar nos cuesta 30 veces más que un estudiante. Haciendo el ejercicio se entiende por qué nos sentimos arrinconados.

¿Y?



¿Seguiremos esperando al mesías o seremos capaces de organizarnos?

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

La hidra capitalista y el Peje

¿Autismo en el Consejo Universitario de la Universidad Michoacana?

¡Prometer y prometer hasta vencer, después de los vencidos, nada de lo prometido!

Terrorismo en la Universidad Michoacana

¿Día Internacional de la Mujer? Una vacilada del sistema

¿Nuevamente perderemos once semanas de clase en la UMSNH?

¿Miopía en las micro parcelas del conocimiento?

La transparencia y la huelga en la Universidad Michoacana

La opacidad, la madre de los males en la UMSNH

Ya se fregó el ciclo escolar

Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero

El trío de tríadas

Cuarentena en la Universidad Michoacana

Un mes sin clases y sin salario en la Michoacana

Cuatro semanas sin clases en la UM

El INE y el big data

Las incongruencias de los gobiernos y Consejo Universitario

¿Hay un guardadito en la Universidad Michoacana?

Los gobernantes ya se van y las deudas se nos quedaran

Los achaques de la cumpleañera centenaria

¡Nunca más un México sin nosotros!

¿Dónde hallo a los nicolaitas?

Ejecutivo y Congreso agreden a la Universidad Michoacana

Primero transparencia, luego reforma universitaria

El maldito poder

¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?

Ganaron la sinrazón, la codicia, la indiferencia…

Con el agredido, no con el agresor

¿Quién prendió el cerillo?

¿Ganó su partido? ¿Perdió su partido?... Organícese, las cosas irán de mal en peor

¿A quiénes sirven los gobiernos y la Universidad Michoacana?

¿Votar? Mejor organizarse

El EZLN. La teoría y la práctica

Luis Villoro y Galeano

¿Y tú qué harás(emos)?

¿La dejaremos morir?

¿Caerás en sus trampas?

Otra travesura del EZLN

La Universidad Michoacana. ¿Laica o confesional?

Las jaurías tras los votos

¿También sin agua?

¿Qué fue de los que fueron de izquierda?

¿Estamos en el abismo?

¿Cómo hemos llegado hasta aquí sin darnos cuenta?

La transparencia y las jubilaciones en la Universidad Michoacana

¿Sólo elecciones? ¿Existen otros caminos?

¿La Universidad Michoacana encadenada?

Capitán que no escucha a su tripulación…

La palabra andante

¿No hay dinero?

A los Reyes Magos

¿Acorralados?

¿Que renuncie Peña? ¿Fuera Peña?

Darle vida a los ausentes y a los desaparecidos

Y después de Ayotzinapa ¿Qué?