Miércoles 21 de Noviembre de 2018
A- A A+

Procedente del Imperio Romano nos llega la frase "panem et circenses"; literalmente "pan y juegos de circo", abreviada en la actualidad a "pan y circo". La frase, creada en el siglo I por el poeta Juvenal, en su origen describía la costumbre de los emperadores de regalar trigo y entradas para los juegos como forma de mantener al pueblo distraído de la política.

El diseño era sencillo, algo de alimento regalado, pero sobre todo, frecuentes y prolongados espectáculos en el gran coliseo de Roma construido por Vespasiano. El pueblo se mantenía entretenido siguiendo la suerte de su o sus gladiadores favoritos, el sangriento espectáculo de las luchas de fieras contra humanos y fieras contra otras fieras.

Destacó en este tipo de actividades Claudio Druso Germánico, más conocido por su primer nombre, Nerón. Estos derroches se financiaban por medio del saqueo de pueblos y provincias romanas. Uno de los más desquiciados emperadores, Cómodo, (hijo de Marco Aurelio) tenía por costumbre disfrazarse de Hércules y bajar a la arena a matar animales con arco y flecha para felicidad y delirio de los espectadores (en este personaje se inspiraron para el rol de emperador en la película "Gladiador").

En nuestro atribulado México, si bien tenemos políticos que se creen la reencarnación de Apolo, su locura no ha llegado al extremo de ponerse a luchar contra leones y tigres en algún estadio. Y como no se trata de traer y matar centenares de grandes felinos la vieja y eficaz receta de "pan y circo" se ha tenido que adaptar, reconozco que con éxito, a las actuales condiciones de la sociedad.

“se debe distraer al pueblo, con fiestas y espectáculos; es decir, si al pueblo se le da pan y circo, no tendrá tiempo para razonar sobre otras cosas por estar entretenidos y se dispondrá del poder a su conveniencia”
“se debe distraer al pueblo, con fiestas y espectáculos; es decir, si al pueblo se le da pan y circo, no tendrá tiempo para razonar sobre otras cosas por estar entretenidos y se dispondrá del poder a su conveniencia”
(Foto: Cuartoscuro)

Pan y circo en Roma, telenovelas y fútbol en México, pilares fundamentales para mantener distraídos y abriendo la boca a los jodidos habitantes de este país. Importa mucho el desempeño y habilidades de "x" jugador, las posibilidades de calificar de tal o cual equipo, la villanía de los árbitros, las infidelidades de "Z" estrellita de la pantalla, las desventuras de la sufrida heroína y la maldad de la villana, o villano, en la telenovela de moda.

El escritor italiano Nicolás Maquiavelo, utilizó esa expresión en su libro “El príncipe”, para referirse a que “se debe distraer al pueblo, con fiestas y espectáculos; es decir, si al pueblo se le da pan y circo, no tendrá tiempo para razonar sobre otras cosas por estar entretenidos y se dispondrá del poder a su conveniencia”. ¿Eso pasa en México? Ciertamente sí.
Todo aquello que sirva para evitar que la gente sepa o vea lo importante se utiliza sin pudor alguno.

Y aunque en la actualidad en nuestro México el tiempo ha hecho que las cosas hayan evolucionado, la esencia de la cita romana se mantiene vigente, al día y perfeccionada gracias al ingenio mexicano, ese que por desgracia ha dotado también a los políticos de las herramientas necesarias para poder dar lo que ahora llamamos “Atole con el dedo”.

Esta administración que entra ya ha demostrado se experta en eso. Grandes peroles con atole están siendo repartidos... con el dedo.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Hablando de diputados

De anonimato y libertad, reflexiones

El Ejército, la Policía y el crimen organizado

Populismo, ¿qué es?

IFE y el periodismo, una historia

IMSS, una tragedia que se pudo evitar

El café y los antioxidantes

La corrupción, ese gran problema

Para entender a López

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo