Marco Antonio Aguilar Cortés
LOGOS
Federalismo infatigable: Contra centralismo presidencial
Martes 27 de Noviembre de 2018
A- A A+

El presidente electo, con sus 30 millones de votos, es un triunfador, y todo poderoso forja su propia oposición al tamaño de su conducta vencedora.Eso se ve en la dialéctica del fenómeno histórico. Hegel (1770-1831) lo observó con claridad.

Y el Poder Judicial Federal, aun con sus fallas, puede convertirse en un jurídico equilibrador de actos ilícitos del presidente centralizador, si hubiese capacidad, valentía y decoro, en la mayoría de los ministros de la honorable Suprema Corte de Justici
Y el Poder Judicial Federal, aun con sus fallas, puede convertirse en un jurídico equilibrador de actos ilícitos del presidente centralizador, si hubiese capacidad, valentía y decoro, en la mayoría de los ministros de la honorable Suprema Corte de Justici
(Foto: Cuartoscuro)

Para los mexicanos, lo mejor será que los pesos y los contrapesos de AMLO se dieran en el Poder Legislativo y en el Poder Judicial de la Federación.

En el Legislativo ya no se dieron. Los ciudadanos estaban tan enojados que eligieron como diputados y senadores, salvo honrosas excepciones, a porristas de Andrés Manuel.

Y el Poder Judicial Federal, aun con sus fallas, puede convertirse en un jurídico equilibrador de actos ilícitos del presidente centralizador, si hubiese capacidad, valentía y decoro, en la mayoría de los ministros de la honorable Suprema Corte de Justicia de la Nación, y si sus magistrados y jueces siguen con su independencia aplicando, legal y exacta, el derecho vigente.

Si esos poderes (Legislativo y Judicial) abdicaran de sus responsabilidades de ejercicio directo de la soberanía nacional en aquellas atribuciones que les impone la Carta Magna y sus leyes reglamentarias, para operar como controles jurídicos frente al presidente, entonces serán, acaso, los gobernadores de los estados quienes puedan regular las conductas antijurídicas de dicho presidente centralista, como ejecutivos de entidades federadas.

Ese positivo caso se ha presentado ya, en inicio, por parte del gobernador electo del estado de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, al públicamente salir a defender el pacto federal y la libertad y soberanía de la entidad federativa que representará próximamente.

Si eso hicieran la mayoría de los gobernadores del país, no sólo como acto político, sino jurisdiccionalmente por vías constitucionales ante la honorable Suprema Corte de Justicia de la Nación, los mexicanos estaríamos más tranquilos; más, si el pleno de ese cuerpo colegiado resuelve pronto y conforme a derecho todas las controversias que vayan suscitando las ocurrencias improvisadas de quien, acaso por ingenuidad, o por soberbia amorosa, está polarizando hasta en su daño a los mexicanos.

No es sano que la conducta del presidente provoque tanto choteo y broma en los hogares, calles, escuelas, redes sociales, medios masivos, y en los centros de trabajo. Se está desgastando, y aún no toma el poder formalmente.

En 1824 nuestro federalismo imitó al federalismo que con trece colonias dio lugar a los Estados Unidos de América. Aquí, en lo que hoy es México, sólo había una colonia: la Nueva España, la que se dividió artificiosamente para crear varios estados.

Hoy el federalismo tiene raíz y prestigio, y con sus altas, y más con sus bajas, está infatigable, y como oposición será triunfante.

Ojalá AMLO acepte una oposición jurídica, porque, si no, se puede dar en formas raras y peligrosas, desde el extranjero o desde el crimen organizado.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Septiembre patriótico, muchedumbre insurgente

Tercer Informe, lo mismo; realidad nacional, la misma

Charlatanes a la vista, La felicidad del presidente

Ciencia del engaño, podredumbre en el poder

¿Sin presidente? sembradores de odios y mentiras

Parece un manicomio donde gobiernan los enfermos

Una casita que tengo en Palacio Nacional

Crimen organizado, S.A. de C.V. AMLO hace del estado una empresa

Presidente palabrero, la falla de san Andrés…

Real y metafóricamente AMLO nos bailó

AMLO y Trump, peligrosos disparates gubernativos

Fox, Felipe, Peña y AMLO pruebas de nuestro aguante

Fox, Felipe, Peña y AMLO Pruebas de nuestro aguante

Sometidos a Trump ¿La dignidad intacta?

Aves borrascosas, AMLO y Trump; con estilos propios

¿Qué es el "hampa"? AMLO, viola derechos humanos

La noche sigue AMLO y la Luz del Mundo

Exigimos a AMLO

Sin haber producto AMLO cacarea el huevo

Batalla de Puebla, el objetivo de Francia era EU

En gobiernos anteriores AMLO descarga sus propias culpas

¿Y… nuestra pascua? Cuarta transformación de bolsillo

Semana de reflexión

AMLO, Felipe VI y Trump

¿Reforma Educativa? de mal a peor; con abucheos

No más caudillos, más México y menos AMLO

Culto al autoritarismo EU, víctima y culpable

AMLO y su carnaval

Yalitza, Cuarón y Roma, un éxito del genoma

Ying y Yang AMLO, y los ex presidentes

Acabar la corrupción: Seduciendo con dádivas

¡Despierte!, presidente: Al ganso lo hacen pato

Trump y Maduro: Dos perversos notorios

AMLO provoca turbas, está jugando con fuego

Dios metió la lengua: en la prisión de los dientes

Hitler: Mi lucha: Catecismo de líderes providenciales

Apariencia y estulticia: Suben salarios; baja huachicoleo

Yo, El Eclesiastés: Toro viejo y reumático

Desató la esperanza: Un pícaro con colmillos

AMLO, Maduro, Bolsonaro, Trump…: LA COLERA DE LA MASA

Primero los pobres: en la era amlozoica

Federalismo infatigable: Contra centralismo presidencial

La victoria revolucionaria

Mexicanos productivos y justos, AMLO no es dios milagroso

Arcoíris, engaños, ilusiones… Detrás de las consultas populares

Me canso ganso: Levanta polvaredas, y no verás los caminos

Economía de México de los muros y los trenes

Marihuana y amapola: noches insólitas o esplendidos días

La verdad histérica: 43 sombras devoradoras

En la miel del erario: la corrupción nunca muere

Hidalgo e Iturbide Opus nigrum; ignis noster

¿Constitución moral?: Lo inético del tigre

Honor estar con Obrador: grito de sumisión legislativa

AMLO y EPN; cordial vínculo