Gerardo A. Herrera Pérez
1 DE DICIEMBRE
Mujeres de acero
Miércoles 5 de Diciembre de 2018
A- A A+

Escuchar a mujeres empoderadas, que trabajan en sororidad, y al mismo tiempo escucharlas con discursos generosas incluyentes y de respeto a la diversidad social y cultural, me ha dejado un gran sabor de boca; pero sobre todo me permite observar que en la costa michoacana se trabaja con rumbo, se trabaja para formar a las mujeres de acero en el marco de sus derechos humanos y libertades.

Mujeres empoderadas, que trabajan en sororidad
Mujeres empoderadas, que trabajan en sororidad
(Foto: Gustavo Aguado)

Las Mujeres de Acero saben que los problemas posmodernos se ubican en los discursos del patriarcado, del colonialismo y del mercantilismo, en donde es una constante la aplicación de mecanismos de opresión como la invisibilidad, el estigma, la violencia, la discriminación, la falta de mecanismos de acceso a la justicia, entre otros.

Por lo que la lucha y respuesta de las organizaciones de la sociedad civil debe plantear hacer sinergias que les permita hacer un frente común de cara a la violencia contra la mujer. En ello, ahora trabajan las Mujeres de Acero, en empoderar, en fortalecer, en construir identidad femenina, más libre, más independiente, con menos tensiones, y de mayor acompañamiento en proyectos de vida con sus compañeros; pero también en donde las mujeres logren acceder al emprendurismo que les de independencia económica.

Combatir la violencia implica no solo la transformación de las condiciones estructurales de desigualdad e injusticia sino también un compromiso con la modificación de las pautas culturales o sociales basadas en las ideologías machistas, misóginas, homófobas, clasistas, racistas, xenófobas, neocolonislistas, entre otras, que ejercen el poder a través de la interpretación androcéntrica, de la asimetría del poder.

¿Pero qué es la violencia?, existen diversas maneras de definir la violencia, una de las más frecuentemente es la propuesta por la Organización Mundial de la Salud, (OMS) : “el uso intencional de la fuerza o el poder físico, de hecho o como amenaza, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones”.

Para la comprensión de las raíces de la violencia la OMS propone un enfoque ecológico (la diversidad de saberes, tal como lo plantea Boaventura de Sousa Santos) ya que señala que ningún factor por sí solo puede explicar por qué algunos individuos adoptan comportamientos violentos. De esta manera, la violencia es el resultado de la acción recíproca y compleja de factores individuales, relacionales, sociales, culturales y ambientales, que se dan en una época histórica y que se pueden comprender a través de una revisión desde el pensamiento complejo, lo sistémico, pero además el holismo; la violencia no se explica a través de una sola disciplina, es una visión transdisciplinaria la que ayuda a la comprensión, debe de tener un enfoque sistémico absolutamente todos estamos conectados e interactuamos a través de puentes de comunicación y se genera una acción dialógica, al conversar las partes con el todo, el todo con las partes y entre las partes mismas apreciamos la riqueza del holismo.

Entre los problemas que permean la violencia consideramos los siguientes: la globalización, el neoliberalismo, que acompañado del mercado de bienes y productos, se suman los de pobreza y exclusión social, comercio ilícito (drogas, armas, trata de personas), la justicia se percibe como injusta; exaltación de valores individuales frente a la baja de valores colectivos, entre otros, que usted puede apreciar de manera local (en mi caso, observo la violencia por prejuicio, cuando las personas excluyen a quienes tienen una orientación sexual o identidad o expresión de rol de género distinta a la que determina la sexualidad hegemónica).

La violencia ha generado una ruptura de las relaciones familiares e inter generacionales, la destrucción de las relaciones comunales tradicionales y la intensificación de la violencia de género con las consecuencias más abrumadoras de datos de asesinatos de mujeres y/ feminicidios. Todo ello tensa al nucleo familiar.

Recordemos que la crueldad se manifiesta cuando disminuye la capacidad para la empatía, y hoy aunque no nos guste el comentario, existe un desgaste del tejido social, y poca cohesión social con sus implicaciones de falta de confianza, identidad, convivencia y valores (la racionalidad instrumental está presente, y es utilizada la razón como un instrumento para causar dolor y daño, incluso muerte a la otredad).

La incoherencia del patriarcado que vivimos, es que la masculinidad dentro de la sociedad dominada por los hombres son devastadoras no sólo para las mujeres, sino también para los hombres. Es así que, los hombres están vinculados de manera muy significativa en los escenarios sociales de conflicto y suelen ser protagonistas de las más diversas formas de violencia, con un grave efecto sobre su bienestar y el de otros hombres, mujeres, niños y niñas.

Lo que observamos, independientemente de lo cuantitativo, señala que continúan siendo los hombres quienes cometen mayor cantidad de robos y homicidios, quienes poseen armas y quienes cometen violencia en sus hogares o en espacios privados. La mayoría de las personas privadas de su libertad son hombres. Son los hombres quienes consumen sustancias tóxicas y alcohol en mayor medida que las mujeres, por lo que surge una pregunta obligada cuál es la conexión entre identidades masculinas y los problemas arriba mencionados?, la respuesta es compleja, y hay que trabajar desde esa perspectiva de la complejidad, lo sistémico, el holismo, y desde luego, entender que no podemos resolver el problema sino es de manera estructural tocando todas las aristas.

Es por ello, la importancia que tiene el trabajo que realiza Mujeres de Acero; su trabajo es fundamental para las labores de prevención de la violencia, del empoderamiento de la mujer, de la paz y convivencia social; esta pequeña organización, se encuentra generando condiciones de cohesión social para mejorar el tejido social en deterioro.

Y desde luego que, el trabajo de Mujeres de Acero es exitoso, lo es, debido a que éstas y sus aliados (instituciones públicas, empresas, organizaciones, sindicatos, medios de comunicación, órgano autónomo de derechos humanos), quienes participan en el abordaje de las problemáticas pueden incidir en distintos aspectos personales, económicos, culturales, sociales y políticos del empoderamiento de la mujer y el trabajo en las identidades de las masculinidades violentas.

Mujeres de Acero, trabajan para la cohesión social, para la familia, trabajan en empoderar a las mujeres; pero también trabajan para incidir en las identidades masculinas. Su trabajo es y será un detonador para mejorar condiciones de desarrollo humano.




Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Uruapan con cohesión social

Tolerancia y respeto

Los bachilleres de Cuitzeo

Paz y reconciliación

Conocer el conocimiento

Apatzingán y lo transdisciplinario

Seguridad humana con cultura y deporte

Humano

Las y los pescadores

Los saberes: ¿cuántos, cuáles?

Apatzingán

Naturaleza y vida

Cuenteras internacionales en LC

Ecoconciencia

Descolonizar para avanzar 3/3

Descolonizar para avanzar 2/3

Descolonizar para avanzar 1/3

Humanismo en el arte visual

Formar para la vida

Nuevo pacto civilizatorio y planetario

El valor de amar

Contradicciones

Lo líquido e inmediato

Lo glocal

Ecoformación y ecopedagogía (2 parte)

Ecoformación y ecopadagogía

Mujeres que construyen

Trabajo sexual de hombres

Educación superior con paz

Supervivencia y ética

Masculinidades en zonas de riesgo

Las tres ecologías, parte 2/2

Las tres ecologías parte 1/2

Trata de personas

Qué es ser humano

Tortugas marinas

Pensar en los derechos humanos

Mujeres de acero

Resiliencia, frente a un camino de violencia

La alfabetización ecológica (3/3 partes)

La alfabetización ecológica (2/3 partes)

Debatamos Michoacán, Alfabetización ecológica

Cohesión social y violencia

Sin discriminación

Los valores compartidos

Violencia intrafamiliar

Encuentro de neuronas y el buen vivir

Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Los cabildos no discriminan

Adultos mayores

Paz

Debatamos Michoacán: Ferias y desfiles.

El ciclista

Ser joven

Pacto mundial para una migracion segura, regular y ordenada

Debatamos Michoacán: Nuevo discurso

Desarrollo y Agenda 2030

1968-2018, 50 años

Mujeres contra la opresión

Amnistía Internacional

Prevención en redes sociales

Evalúan los derechos humanos

Cultura y arte contra la violencia

Neuronas para el desarrollo socio cultural

Lázaro Cárdenas convive

Construyendo la convivencia en Tungareo

Convivencia escolar

Tolerancia 2018

Posmodernidad y reproducción

VIH, sociedad civil y lo legislativo

Discapacidad en Cuitzeo y Santa Ana Maya

Ley de Seguridad Interior

Duele la violencia contra la mujer

Derechos políticos de la diversidad sexual

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio