Salvador Molina Navarro
Derecho a qué…
El derecho a la vida y la ignorancia legislativa
Martes 24 de Mayo de 2016

Es ignorancia no saber distinguir entre lo que necesita demostración y lo que no la necesita.

Aristóteles.

A- A A+

En días pasados, el grupo parlamentario del Partido Acción Nacional impulsó una iniciativa de ley para incluir en el texto Constitucional local la protección a la vida desde el momento de su concepción, incluyendo en el texto Constitucional: “El Estado reconoce, protege y garantiza el derecho a la vida del ser humano desde la concepción hasta la muerte natural como valor primordial que sustenta el ejercicio de los demás derechos, salvo las excepciones previstas en las leyes”, esta iniciativa no pudo llegar a la etapa de la discusión y se ordenó archivar por parte de la Comisión de Puntos Constitucionales, los diputados se fundamentaron en lo siguiente.

1. La Declaración Universal de los Derechos Humanos no estipula ninguna referencia a la protección del derecho a la vida desde el momento de la concepción.

2. Sostienen que un embrión no puede ser considerado persona.

3. Refieren que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha señalado que el derecho absoluto a la vida del embrión, como base para la restricción de los derechos involucrados, no tiene sustento en la Convención Americana de Derechos Humanos.
4. Que el embrión no tiene carácter jurídico de persona.

Esta postura fue principalmente impulsada por la presidenta de la Comisión de Puntos Constitucionales, una diputada plurinominal priista, como así dan cuenta los medios de comunicación.

Pues bien, en primer lugar, los diputados integrantes de la comisión referida deben tener en consideración que los derechos humanos y cualquier otro derecho siempre deben interpretarse de manera concatenada, es decir, con una interpretación armónica entre todos los documentos que tocan o ingieren en los derechos a estudio, en este caso el derecho a la vida desde su concepción, y así debieron haber instruido a sus asesores para que realizaran un estudio complejo de los derechos del niño, de la mujer y de la vida, pues todos estos temas coinciden en el derecho a la vida desde el momento de su concepción.
Asimismo debieron identificar sobre el tema que estaban pretendiendo legislar, esto es el derecho a la vida, sin enfrascarse en una discusión vana y estéril respecto de si un embrión es o no persona, ya que el tema no era darle al embrión calidades de persona o derechos de persona, sino establecer los límites de la vida humana. Al respecto, cabe preguntarse: ¿un embrión humano está dotado de vida o no?, si sobre el particular se discute y se llega a la conclusión de que un embrión humano tiene vida, entonces, independientemente de su clasificación legal, debe protegerse esa vida en respeto a los derechos humanos de la persona, pues indudablemente es vida humana y es susceptible de protegerse y de ser beneficiado con derechos.

Tan es así que incluso los no nacidos pueden ser sujetos de herencia, como se advierte de nuestro derecho familiar, pueden tener patrimonio propio, así se prevé en nuestro derecho civil, puede sancionarse a quienes atenten, sin causa legal, contra esa vida, así lo señala el derecho penal; por tanto, ese embrión, aunque no se acepte como persona, es sujeto de derechos y más aún del derecho humano a la vida.

Contrario a lo que señalan los diputados, la Suprema Corte está en favor de la protección de la vida humana desde su concepción, como se lee en la jurisprudencia P./J. 14/2002 del pleno de la Corte, la que transcribo para que pueda ser conocida por ustedes.

Derecho a la vida del producto de la concepción. Su protección deriva de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, de los tratados internacionales y de las leyes federales y locales. Si se toma en consideración, por un lado, que la finalidad de los artículos 4 y 123, apartado A, fracciones V y XV, y apartado B, fracción XI, inciso c), de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en relación con la exposición de motivos y los dictámenes de las comisiones del Congreso de la Unión que dieron origen a sus reformas y adiciones, de 3 de febrero de 1983, y 31 de diciembre de 1974, respectivamente, es la procuración de la salud y el bienestar de los seres humanos, así como la protección de los derechos de la mujer en el trabajo, en relación con la maternidad y, por ende, la tutela del producto de la concepción, en tanto que éste es una manifestación de aquélla, independientemente del proceso biológico en el que se encuentre y, por otro, que del examen de lo previsto en la Convención sobre los Derechos del Niño y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, publicados en el Diario Oficial de la Federación el 25 de enero de 1991 y el 20 de mayo de 1981, aprobados por la Cámara de Senadores del Congreso de la Unión el 19 de junio de 1990 y el 18 de diciembre de 1980, respectivamente, cuya aplicación es obligatoria conforme a lo dispuesto en el artículo 133 de la propia norma fundamental, se desprende que establecen, el primero, la protección de la vida del niño tanto antes como después del nacimiento, y el segundo, la protección del derecho a la vida como un derecho inherente a la persona humana, así como que del estudio de los códigos Penal Federal y Penal para el Distrito Federal, y los códigos Civil Federal y Civil para el Distrito Federal, se advierte que prevén la protección del bien jurídico de la vida humana en el plano de su gestación fisiológica, al considerar al no nacido como alguien con vida y sancionar a quien le cause la muerte, así como que el producto de la concepción se encuentra protegido desde ese momento y puede ser designado como heredero o donatario, se concluye que la protección del derecho a la vida del producto de la concepción deriva tanto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos como de los tratados internacionales y las leyes federales y locales.

Así entonces, una vez más los diputados han faltado a su obligación de proteger, garantizar y difundir los derechos humanos debido a su actuar desinformado del derecho y de los temas sobre los que pretendieron legislar.

FB. Salvador Molina
TW. @SalvadorMolina_

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa