Samuel Maldonado B.
Repercusiones
¿Acabarán con el país?
Martes 24 de Mayo de 2016
A- A A+

Lázaro Cárdenas fue un nacionalista, defensor de los derechos humanos
Lázaro Cárdenas fue un nacionalista, defensor de los derechos humanos
(Foto: Especial)

No obstante los muchos años de distancia que nos separan del aciago 19 de octubre de 1979, desaparición física del general Lázaro Cárdenas del Río, los que estamos conscientes de sus grandes acciones, principalmente en favor de la mayoría de la población y de los beneficios sociales que se tuvieron durante y después de su mandato constitucional como presidente de México, más observamos la diferencia de tan noble y nacionalista conducta como soldado de la Revolución, general del Ejército Nacional, funcionario gubernamental y, desde luego, su comportamiento como el mejor presidente de la República desde el siglo pasado hasta el presente.

Conocí al general presidente cuando asistió a la inauguración de los cursos del Instituto Politécnico Nacional en las instalaciones de Zacatenco, en la ciudad de México, en el mes de febrero de 1959, cuando iniciaba mis estudios de ingeniería. Lo vi de lejos y tantos lo rodeaban que no pude saludarlo de mano.

Ya profesionista, regresaba de Uruapan a Salamanca (1967) y en Carapan observé a pobladores del mismo que esperaban iniciar el homenaje anual al general Francisco J. Múgica y lo vi en el estrado y me acerqué a saludarlo; se puso de pie y al momento le dije mi interés de conocerlo desde mis días de estudiante. Me estrechó con sus grandes manos la mía, preguntándome mi nombre y a qué me dedicaba. Fueron unos cuantos minutos que no los olvido. El día 19 de octubre de 1979, siendo el superintendente de una Central Eléctrica de la CFE, ¡icé la Bandera a media asta durante tres días!

Fue un nacionalista, defensor de los derechos humanos, de tal manera que ahora con tantos incendios boscosos en todo el país, vale recordar lo que en sus memorias escribía sobre la conducta de los talamontes. Cito: “¿Qué le dejan a las zonas explotadas?, ¿obras?, ¿cuáles?, ¿salarios y prestaciones a los trabajadores que hacen el aserrío de los árboles? Veamos en el campo, veámoslos en sus casas o chozas viviendo con sus familias precariamente; en tanto los organizadores y propietarios de las empresas madereras gozan de influencia política, son magnates en las finanzas… pasean por el extranjero gastando lo que corresponde a comunidades que viven en la miseria”. ¡Hasta aquí la cita!

A más distancia de su muerte, pareciera que los corruptos políticos y funcionarios públicos, principalmente los federales y estatales, tienen prisa por desaparecer ya no solamente los hechos que en materia de nacionalización se dieron, sino incluso borrar la presencia histórica de este gran presidente.

Como muestra de su nacionalismo e internacionalismo, referiré que en gran parte de la esfera terrestre hay presencia permanente de don Lázaro. En su honor, por ejemplo, hay un auditorio en Chillán, mismo que lleva su nombre, debido a la solidaridad que México tuvo con la República de Chile y sus habitantes a causa de los graves daños ocurridos en 1939 provocados por un gran terremoto.

El general fue galardonado en 1995 con el Premio Stalin de la Paz. En Belgrado se encuentra una avenida con su nombre: ¨Setalistë Lázaro Kárdenas. En Barcelona, en Córdova y La Coruña, nombres en calles; en Madrid, un gran monumento y su nombre en una de las principales rúas debido a la solidaridad que tuvo con el pueblo español durante la dictadura franquista. En la República Checa otro parque lleva su nombre.

En homenaje a este gran mexicano hay, pues, monumentos, jardines y avenidas con su nombre en Cuba y en la República Mexicana, donde su memoria es más presente. Se observa en todos los estados y en muchos municipios, donde destacan en las principales avenidas, incluida la Ciudad de México, llevan el nombre de Lázaro Cárdenas.

Es el mexicano más admirado de todo el siglo anterior y hasta el presente, y no cabe duda que su solo recuerdo seguramente provoca pavor a los de la era neoliberal presente que están destruyendo a nuestro país.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?