Ismael Acosta García
Las delegaciones de programas federales
Sábado 8 de Diciembre de 2018
A- A A+

Fuera de la rebatinga mediática que en torno a la figura de las Delegaciones de programas federales para el bienestar se ha venido propiciando merced a declaraciones abruptas y posicionamientos de algunos gobernadores del país, las delegaciones de programas federales para el bienestar, van, y se fortalecen cada día, tal como quedó evidenciado en las reuniones de trabajo que llevó a cabo el Lic. Andrés Manuel López Obrador, Presidente de la República dentro del marco de la LV Reunión Ordinaria de la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO), celebrada el pasado martes en la Ciudad de México.

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en reunió con los gobernadores de la Conferencia Nacional de Gobernadores
El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en reunió con los gobernadores de la Conferencia Nacional de Gobernadores
(Foto: Cuartoscuro)

Independientemente de que existan puntos de vista diferentes a los planteados inicialmente por la presidencia de la república en torno a las funciones de los delegados federales, es evidente que AMLO ha venido dando apertura a las opiniones de los gobernadores con el interés supremo de convenir iniciativas a favor de los gobernados, principalmente y como ha sido su divisa, de los que menos tienen.

Dos gobernadores, el electo de Jalisco y el de Michoacán, habían hecho declaraciones previas en el sentido de limitar la presencia de los representantes federales en las mesas de seguridad de esas entidades federativas. López Obrador no entró en mayores discusiones ni dio pauta a empantanamientos por esta apreciación, sencillamente diluyó cualquier confrontación disponiendo que los delegados estarán preferentemente para coordinar los programas sociales y que, para el caso de la seguridad, serán los mandos de las fuerzas armadas y las policías quienes atenderán esta delicada tarea. Pero nada de descalificaciones, se trata de sacar el buey de la barranca, sobre todo en las entidades del país que más y mayores rezagos tienen en materia de seguridad como son los casos, precisamente, de Jalisco y Michoacán, aunque muchos quieran distraer la atención de los graves hechos que a diario se presentan tanto en materia de delitos del fuero común como de bandas del crimen organizado perfectamente detectables.

Ahora, pues, la bolita está en la cancha de los titulares de los ejecutivos estatales, y la sociedad espera que, así como tuvieron la iniciativa de “reclamar” al gobierno federal el “respeto a su autoridad provincial”, también la tengan para resolver de una vez por todas este lacerante flagelo que representa la inseguridad en buena parte de las entidades de la república. En conceptos ligeros diríamos que les salió el tiro por la culata. Veremos qué cuentas entregan.

Y decíamos que las delegaciones estatales de los programas para el bienestar están más fuertes que nunca habida cuenta de que, ninguno de los veinticinco programas con que inicia el gobierno de la república su presencia en los estados, fue cuestionado por los mandatarios estatales. Los trabajos del censo de beneficiarios van de lleno y con toda su fuerza y vigor para que, a partir del primero de enero y sucesivamente, los destinatarios vayan recibiendo de manera directa los beneficios de los programas de la administración amlista. Recordemos que en Michoacán son un promedio de 1 millón 100 mil viviendas las que tendrán que ser censadas, y el avance que se tiene hasta el momento es por el orden del 20 por ciento en el territorio michoacano.

Cuatro, son, los programas de mayor impacto y los que entrarán de inmediato en operación, a saber:

1) Jóvenes construyendo el futuro.- dirigido a jóvenes de 18 a 29 años de edad que actualmente no estudian y no trabajan. (Eliminemos el degradante calificativo de ninis el cual debiera afrentar a la sociedad entera, pues ellos no son responsables de las condiciones de país que les venimos entregando) Este proyecto tiene dos vertientes: la primera, que consiste en la capacitación a 2.3 millones de jóvenes para iniciar su experiencia laboral como aprendices en actividades que deseen desempeñar y tendrán una beca de 3 mil 600 pesos mensuales hasta por un año; la segunda vertiente, es el acceso a la Universidad pública a 300 mil jóvenes de escasos recursos, con una beca de 2 mil 400 pesos mensuales durante sus estudios.

2) Universalización para apoyo a adultos mayores.- Que consiste en entregar una pensión a todas las personas a partir de los 68 años de edad o más. Esta pensión se duplicará a 1 mil 275 pesos mensuales, precisando que las personas que ya reciben esta pensión la seguirán recibiendo con el nuevo monto. Los adultos mayores indígenas que vivan en comunidades y pueblos originarios recibirán la pensión a partir de los 65 años de edad y, como en todos los casos, los recursos los recibirán directamente sin intermediarios.

3) Pensión para el bienestar de un millón de personas con discapacidad.- Se dará prioridad a los más vulnerables: niñas, niños, adolescentes y jóvenes que vivan en zonas indígenas y de alta marginación urbana. Este proyecto también incluye la canalización de las personas con discapacidad para su atención médica.

4) Microcréditos para el bienestar.- Con este proyecto se busca detonar la actividad económica otorgando créditos a micro, pequeños y medianos empresarios en zonas de alta y muy alta marginación con índices de violencia elevados, con el propósito de desarrollar las comunidades y regiones víctimas del flagelo de la pobreza. Los créditos serán accesibles y de corto plazo

Al momento, ésta es la tarea que vienen desarrollando las delegaciones de programas para el bienestar en todas las entidades de la república mexicana. En Michoacán, es verdaderamente loable el empeño que ha puesto Roberto Pantoja Arzola quien, en los últimos dos meses, ha recorrido hasta por dos ocasiones toda la geografía estatal, organizando y capacitando a su ejército de Servidores de la Nación divididos en 13 grandes regiones, y visitando a todas y todos los Presidentes municipales surgidos de las diversas expresiones políticas en el pasado proceso electoral. Queda claro que estos beneficios estarán celosamente vigilados para que no se conviertan en bandera de partidos políticos como tradicionalmente lo fueron los programas sociales de otras administraciones federales. Hacerlo, se tornará en un delito al que el gobierno de López Obrador no tolerará de manera alguna.

Dos son los principios que fundan los programas prioritarios de Andrés Manuel López Obrador: 1. Por el bien de todos, primero los pobres; y 2. Los recursos directos a los beneficiarios. Fuera manos cochinas en el manejo de recursos federales.

Las Delegaciones federales, van, y más fuertes que nunca.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Abnegación de madre

Camino al Foro: “El papel de la filosofía en la cuarta transformación”

Sobre los niños de México y el mundo

Emiliano Zapata Salazar, a cien años de su muerte

El suicidio. Una lectura torcida de Nietzsche

La Expropiación Petrolera y el rescate de la nación

Gran Logia Benito Juárez del estado de Michoacán

¿Quién cerrará la puerta?

Noche de lluvia en Morelia

José Martí cabalga de nuevo por Michoacán

El papel de la filosofía en la transformación de México

Perspectiva para la cultura física y el deporte en México

Masonería y política

Melchor Ocampo, legislador

La conciliación como elemento de transformación de la UM

AMLO: Una educación para el humanismo

La ética. Alternativa para el periodismo mexicano

Las delegaciones de programas federales

Ernesto Hernández Doblas: Lugar de muertos

Diputados y ediles de MORENA ponen un paso adelante en la agenda estatal.

Las nimiedades de Medardo Serna

Morelia, un gabinete sin color moreno

Congreso extraordinario en Morena

Las Delegaciones federales de programas integrales de desarrollo, van.

Roberto Pantoja Arzola, coordinador de programas federales para Michoacán.

El tsunami del 2018

Política educativa. Una visión desde la izquierda

Plataforma digital para el empleo

Procuración de justicia en la propuesta de la izquierda.

Blanca Piña, candidata al Senado.

Carlos Slim, al ring del oprobio político

Los graves costos de la corrupción en México

Cristóbal Arias Solís, en plan maestro.

Propuesta educativa de la izquierda para 2018-2024

México, un Estado pretoriano

Las hienas se desatan

Corrupción y austeridad republicana en el proyecto de López Obrador

Los pactos de civilidad y la carabina de Ambrosio

Generosidad, señora María de la Luz, ante todo

Discurso aberrante y ramplón el del 18 de marzo

Relaciones Estado–Iglesia en México

Sus implicaciones en la relación Estado-Iglesia en México

Estado, Iglesia, empresariado

Talía Coria y Raúl Morón

Mario Vázquez Raña

Morena es la opción

Y, ¿qué tal una mujer?

Melchor Ocampo, reformador

Del ciudadano y los valores cívicos

El castillo del virrey Alfredo se derrumba

Adrián Huerta, ¿candidato priista?

¡Que revisen los cuarteles!

PRD, crónica de una muerte anunciada

Peña Nieto y Silvano Aureoles. Vidas paralelas

¡Bah!, la Iglesia católica

El priismo deleznable y el síndrome de Fox

Ya no hay palabras, sólo indignación e impotencia

“Los chuchos”, calamidad para el PRD

Pacto de civilidad, ¿por qué?, ¿para qué?

La sociedad civil en el contexto del México actual

Morena, una perspectiva sociológica desde la teoría general de los partidos políticos

Una conversación del 11 de septiembre

Silvano Aureoles, el principio del fin

El compromiso del liberalismo militante en el siglo XXI Segunda parte

El compromiso del liberalismo militante en el siglo XXI

Cotidianidades