Miércoles 12 de Diciembre de 2018
A- A A+

La popular Wikipedia define la eugenesia como una filosofía social que defiende la mejora de los rasgos hereditarios humanos mediante diversas formas de intervención manipulada y métodos selectivos de humanos.

Básicamente la eugenesia tiene como objeto mejorar la raza humana, eliminando aquellos individuos cuyos genes son defectuosos Para lograr esto históricamente en nombre de la eugenesia se ha llegado al asesinato masivo o la esterilización forzosa.

Francis Galton (1822-1911) es considerado el padre de la eugenesia tal y como la entendemos actualmente, fue un médico inglés, primo de Charles Darwin, que inspirado en el proceso de selección y mejora de caballos de carrera se le ocurrió aplicar la metodología de la cría de caballos para así mejorar la raza humana.

Galton llegó a la conclusión de que el Estado debería controlar los matrimonios. Si se fomentaba el matrimonio entre las parejas mejor situadas de la sociedad, entonces mejoraría la humanidad ya que era evidente que los matrimonios de clases inferiores producían más hijos que los de clases más elevadas.

Sus teorías tuvieron una gran aceptación dentro del nacionalsocialismo alemán, con funestas consecuencias para enfermos, débiles mentales, discapacitados y personas consideradas de “razas inferiores”, como los judíos, los eslavos, los negros, los gitanos y otros.

Si bien Galton es considero el precursor moderno de la eugenesia, está la podemos rastrear a épocas bastante lejanas en la Historia como es el caso de Esparta; ellos fueron los primeros en practicar de manera organizada la eugenesia.

Eugenesia
Eugenesia
(Foto: Especial)

Al nacer, el niño era examinado por un consejo de ancianos. Si se detectaba algún defecto físico simplemente se le lanzaba al vacío desde el monte Taigeto.

Cuando menos esto es lo que nos refiere Plutarco, historiador, biógrafo y filósofo griego naturalizado ciudadano Romano. Otros toman el dato con reservas. No deja de ser creíble, dadas las características de Esparta, una Ciudad-Estado predominantemente guerrera. En la sociedad espartana, el niño con defectos era considerado una boca inútil y una carga social, Esparta necesitaba un ejército con buenos soldados. Un ejemplo de esto, llevado a lo novelesco, lo podemos ver en la película “300” que relata la hazaña de Leónidas.

Suecia no se queda aparte, En 1913, la Academia Sueca le otorgó el Premio Nobel de Medicina a Charles Richet (por su investigación sobre la anafilaxia) quien, en su obra cumbre La sélection humaine (Paris, 1919), dedicó un capítulo a “la eliminación de los anormales”.
“Lo que hace al hombre es la inteligencia. Una masa de carne humana sin inteligencia humana no es nada. Hay mala materia viva que no es digna de ningún respeto ni de ninguna compasión. Suprimirlos resueltamente sería prestarles un servicio, pues jamás podrán otra cosa que sobrellevar una existencia miserable”.

La sociedad sueca se adelantó a los nazis en eso de aplicar la eutanasia para lograr la Higiene Racial; en 1934 el parlamento sueco aprobó la ley de esterilización obligatoria a las personas irresponsables, incapaces de ejercer sus derechos cívicos, si no podían criar hijos o si podían transmitirles sus taras. La esterilización se aplicó sin que el consentimiento fuese requerido. Así como suena.

Desde 1934 hasta su derogación en 1975 alrededor de 62.000 personas fueron esterilizadas por considerarlas, deficientes, imbéciles y una carga para la sociedad “, y cuatro 500 fueron lobotomizados por “indeseables”

Pero donde las cosas llegaron a extremos jamás imaginados fue en la Alemania Nazi. El nacionalsocialismo aplicó oficialmente los criterios eugenésicos mediante las Leyes de Nuremberg que impedían los matrimonios con razas inferiores, se implementaron los programas de esterilización forzada y lo más triste, el 25 por ciento de los médicos alemanes colaboraron en el proceso de esterilización masiva.

En la actualidad, la eugenesia consiste en la aplicación del conocimiento biológico molecular, el diagnóstico y la intervención genética con la finalidad de obtener una descendencia que la selección natural probablemente nunca hubiera conseguido. Así, las nuevas tecnologías de manipulación genética permitirían realizar el deseo de los padres de no solo tener hijos saludables, sino también bien dotados, tanto física como intelectualmente Pero, algo preocupa a muchos, ¿qué debemos entender por estas "mejoras" genotípicas y fenotípicas? ¿Quién las define? ¿Qué valores y criterios guiarán esas intervenciones? ¿Cuál es el genotipo ideal?
Interesantes preguntas.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Izquierda, ignorancia y necedad

Educación, entre el miedo y la corrupción

Medicinas alternativas y médicos

La justicia en México

Pseudociencias, datos

Artículos y mercancía pirata

Odio, un tema de actualidad

De a poco

Hablando de diputados

De anonimato y libertad, reflexiones

El Ejército, la Policía y el crimen organizado

Populismo, ¿qué es?

IFE y el periodismo, una historia

IMSS, una tragedia que se pudo evitar

El café y los antioxidantes

La corrupción, ese gran problema

Para entender a López

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”