Alma Gloria Chávez
LXX Aniversario de la Declaración de Derechos Humanos
Jueves 13 de Diciembre de 2018

“Romper el silencio creado por la ecuación Democracia= Respeto a los Derechos Humanos, no es tarea fácil en México”.

Comité Pueblo Nuevo

A- A A+

Todos los años, el 10 de diciembre, la comunidad internacional celebra el Día de los Derechos Humanos. Este día se conmemora la aprobación, en el año de 1948, de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, por la Asamblea General de las Naciones Unidas. La implementación oficial de la Declaración Universal se da en 1950, después de que la Asamblea aprobara la Resolución 423 (V), en la que invita a los estados y a los organismos interesados a adoptar el 10 de diciembre de cada año, el Día Internacional de los Derechos Humanos.

Los Derechos Humanos, que son la expresión universal de lo más común y valioso del hombre y de la mujer (vale decir: su dignidad), han demostrado que llegaron a la historia para quedarse, para ayudarnos a resolver mejor el perenne conflicto de nuestra convivencia, y más aún: proponiendo que al llevarlos a la práctica, todo gobierno (sin distingo alguno de ideología) se constituiría en garante de libertad y de paz.

Son también los Derechos Humanos una conquista de la que es imposible prescindir en las sociedades modernas. Como herramientas de uso cotidiano en la política, en la ética y en el derecho, forman parte del debate contemporáneo por la permanente redefinición de valores en la democracia. Y dentro de esos valores, se encuentra la comunicación. De hecho, una buena parte de la violencia que padecemos tiene su origen en las tremendas dificultades para comunicarnos. Si bien la comunicación no elimina el conflicto, sí lo canaliza y da cauce a la urgencia del deseo y la necesidad. El lenguaje ejerce su pacífico privilegio, incluso cuando miente o cuando agrede, porque en principio admite la réplica e incluso la solicita.

Todos los años, el 10 de diciembre, la comunidad internacional celebra el Día de los Derechos Humanos
Todos los años, el 10 de diciembre, la comunidad internacional celebra el Día de los Derechos Humanos
(Foto: Especial)

La promoción de los Derechos Humanos es, en especial, un deber del estado, y lo es también de las distintas instituciones, los grupos y los individuos. Sin embargo, el Estado debe convertirse en un emisor más transparente de este mensaje. Como se sabe, la efectividad de la comunicación depende en gran parte de la confianza en el emisor, del reconocimiento social de su validez.

Cómo promoverlos sin marchitarlos, es el desafío; cómo inventar una pedagogía que no sea un adoctrinamiento; una promoción que no sea propaganda, una defensa que parta de la comunidad, del individuo y que sea viabilizada organizadamente, ha sido el reto para individuos y grupos que han asumido el compromiso de actuar en defensa de los Derechos Humanos.

Existen dos grandes obstáculos para su vigencia: en primer lugar, la violencia, la amenaza y la destrucción de la vida como respuesta impotente ante el conflicto. En segundo lugar: la pobreza, el hambre, el desamparo de los más débiles. El problema fundamental de la distribución de bienes y servicios, que sigue representando el mayor reto de los gobiernos contemporáneos.

Respecto a la pobreza, podemos afirmar que quienes se encuentran en esta situación, se encuentran en mayor grado de vulnerabilidad ante el delito, la violencia, el abuso del poder, la falta de acceso a la justicia o se ven excluidos de la participación política. Y la pobreza también tiene qué ver con el poder: quienes lo ejercen o no, en la vida pública y en la vida privada. Los Derechos Humanos son camino para llegar a la raíz de las complejas redes que implican las relaciones de poder en las esferas políticas, económicas y sociales, siendo además clave para entender y resolver el problema de la pobreza de manera efectiva.

Una campaña de formación sobre los derechos humanos debe entonces dar prioridad a estos dos aspectos (violencia y pobreza) y saber oponer a la violencia: educación, comunicación, canales pacíficos de solución de los conflictos; y a la pobreza: solidaridad real, economía social, desarrollo humano.

En 1998, a 50 años de la Declaración Universal de los Derechos Humano, muchos ciudadanos y ciudadanas de todo el mundo ratificamos lo suscrito en un libro, cuyo largo viaje comenzó el 10 de diciembre de 1997 y que llegó a manos del entonces Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con millones de firmas, conocidas y anónimas, que señalaban:
“Como activistas de derechos humanos, defenderemos a quienes en todo el mundo son víctimas del desconocimiento y algunas veces se ven sometidas/os al desprecio de las autoridades o a las agresiones de gobiernos y grupos armados, por luchar a favor de estos derechos. A través de nuestra lucha diaria, hallamos pruebas que la Utopía puede convertirse en realidad. Cualquier cosa que sea imposible hoy, la haremos posible mañana, gracias a la fuerza de nuestras convicciones, nuestra determinación y nuestros actos”.

Para cada uno/a de nosotros/as, no basta con conocer el derecho que se nos niega; no con aprender a denunciarlo, aunque esto sea fundamental. Es además necesario aprender a comunicarlo, a expresarlo personal y colectivamente; a encarnarlo en una posibilidad de vida.

En México, como en tantos países del mundo, definitivamente son la sociedad civil y los organismos no gubernamentales de derechos humanos, quienes han estado jugando un papel dinamizador fundamental en los últimos años, pues su propia existencia es ya un efecto psicológico que demuestra que es viable construir alternativas de contrapeso a la violencia.

Finalmente, podemos afirmar que en los Derechos Humanos, como en todo lo esencial, la mejor pedagogía es el ejemplo. El discurso más perfecto queda sin contenido, cuando no está apoyado en una conducta consecuente. Este 10 de diciembre, reconocemos y nos sumamos a todos los ciudadanos que en el mundo promueven y defienden la dignidad humana.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Día de la Mujer Indígena

Adultos mayores

Radiaciones ionizantes sin control

Recordando al Gran Cronopio

Sembrador de ideales

Fiestas en la región purépecha

Madurez emocional

Gobernar en la inclusión

Árbol, bosque, vida

La fiesta de los oficios

El trabajo infantil

Medio ambiente: medidas emergentes

En el Día de Acción por la Salud de la Mujer

Para recordar a don Enrique Soto

Diversidad Cultural

Maternidad: fecha para reflexionar

En deuda con muestra niñez

El planeta que compartimos

Día panamericano del indio

Recordando al general Zapata

En torno a un manantial

Empleadas del hogar

Ofrendando a Itsï (Agua).

La visión educativa de Vasco de Quiroga.

Cristos negros en América

Carnaval y tauromaquia

Responsabilidad de todos

Dos conmemoraciones purépecha

La Biblioteca del Libro Ilustrado

Crónica y cronistas

Pueblos indígenas y medio ambiente

A todas luces conocido

Cuando del dolor se habla

Nueva cuenta en el tercer planeta del Sol

En aumento la Alerta de Género

LXX Aniversario de la Declaración de Derechos Humanos

Fiesta religiosa en Pátzcuaro

Mahatma Gandhi y la no violencia

Por una vida sin violencia

16 de noviembre. Día de la tolerancia

Días de ánimas, días de ofrenda

Ética para médicos

Un hombre de principios

La invención de América

Laudato sí, mi signore.

Pátzcuaro y su legado patrimonial

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima