Hugo Rangel Vargas
Soberanos magistrados
Viernes 14 de Diciembre de 2018
A- A A+

Lo que debió ser una definición de solidaridad, justicia y dignidad pública; se ha convertido en una rancia discusión leguleya. Se trata de la Ley de Remuneraciones de los Servidores Públicos que la cuarta transformación ha impulsado y sus efectos sobre la nómina del poder judicial, en concreto, de los jueces y magistrados, quienes han decidido enfrentar a la opinión pública para defender sus elevadísimos sueldos y prestaciones.

Y es que después de que la Corte acordó suspender la aplicación de esta norma, el máximo tribunal del país ha vuelto a rasgar el velo de “autonomía” e “imparcialidad” que tiene de fachada este poder de la federación, para develar su verdadero carácter.

No es la primera vez que esto ocurre y que se desatan intensos debates filosóficos sobre el significado de la justicia y la ley. En octubre de 1998 ocurrió un infortunio y la Suprema Corte declaró “legal” a la injusta capitalización de intereses que practicaba la recientemente rescatada banca mexicana, asestando un golpe brutal a los deudores y poniéndose del lado de la usura.

Pese a que no debiera ser extraño para los mexicanos este tipo de desencuentros entre el más elemental sentido de justicia y las definiciones legales que toman los órganos encargados de aplicar la ley, en el caso de esta discusión llaman la atención un par de aristas.

“autonomía” e “imparcialidad”
“autonomía” e “imparcialidad”
(Foto: TAVO)

La primera de ellas es que algunas “buenas conciencias”, esas que han dicho que la “república está en riesgo” y que advierten sobre riesgos “antidemocráticos” en el gobierno de López Obrador, se llaman a la admiración y a la sorpresa por el debate entre poderes; olvidando -con una mala intención- que en una república democrática la discusión entre pares es natural, válida y bienvenida; y que el derecho de expresar opiniones no admite puntos ciegos o sectores intocables.

Adicional a ello, se reabre el debate sobre el alcance de la democracia y los efectos de la elección histórica del pasado 1 de julio en la que los ciudadanos acudimos a entregar una mayoría contundente al nuevo gobierno. Quienes pregonaron durante el proceso electoral que había un exceso de privilegios en la clase política, incluyendo ahí a los altos funcionarios del poder judicial, recibieron un mandato para que esto cambiara. El pueblo ejerció su soberanía.

Frente a este hecho, los magistrados han invocado la supremacía de su derecho adquirido que impediría que se les reduzcan los sueldos y prestaciones por su trabajo y pretenden, bajo ese principio, resguardar su condición laboral. Sin embargo, la ley y el estado, como diría Locke, “no están enderezados a otra finalidad que no sea la de la salvaguarda, y no pueden, por esa razón, poseer el derecho de empobrecer deliberadamente a sus súbditos”; por lo que cualquier principio legaloide que rompa este sentido básico del estado, pone en entredicho la viabilidad social de la norma que lo contradice.

Colocándose por encima de lo que fue una clara determinación popular, los magistrados pretenden erigirse como soberanos, como precedentes del mismo pacto social; sin embargo, rescatando al mismo Locke, “continua habiendo en el pueblo un poder supremo para deponer o alterar al estado cuando se considera que este es contrario a la tutoría que se le ha confiado; todos los poderes que se le conceden a la tutoría para lograr un fin, quedan limitados a este fin, y cuando este fin ha sido manifiestamente descuidado o bien opuesto al que se pretende, entonces la tutoría pierde su derecho”.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

AMLO: Las cartas bajo la manga

Paz en Michoacán

Trump el incomprendido

Vuelta al estado de naturaleza

El coletazo electoral de los Estado Unidos

La derrota moral de la oposición

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales