Ismael Acosta García
La ética. Alternativa para el periodismo mexicano
Sábado 15 de Diciembre de 2018

“Para ser periodista hace falta una base cultural importante, mucha práctica, y también mucha ética. Hay tantos malos periodistas que cuando no tienen noticias se las inventan”.

Gabriel García Márquez.

A- A A+

La vuelta de Carmen Aristegui a la radio mexicana y el diferendo entre comunicadores michoacanos y el gobierno estatal, obligan de nueva cuenta a replantear el asunto de la ética en el periodismo. Decía una conocida periodista michoacana, que “en la historia del periodismo en México, una de las prácticas más cuestionadas y conocidas es la de recibir ‘chayotes’ o ‘embutes’ por quienes ejercen el oficio, lo que implica un soborno para consignar informaciones favorables para quien desembolsa el recurso”.

‘chayotes’ o ‘embutes’
‘chayotes’ o ‘embutes’
(Foto: TAVO)

Esta práctica ha propiciado que los presupuestos destinados a comunicación social de los gobiernos en turno, se haya disparado de manera brutal en los últimos años; así tenemos que, por ejemplo, el gasto del gobierno federal por este concepto pasó de dos mil 200 millones de pesos en el año 2008, a más de diez mil millones de pesos en 2017, aclarando que, el presupuesto autorizado para este último año fue por el orden de mil 447 millones de pesos, lo que evidencia una variación de casi ocho mil millones de pesos adicionales. ¡Más del 400 por ciento en derroche y corrupción!

En Michoacán, durante los dos últimos años, el gobierno ha gastado 582 millones 873 mil pesos en comunicación social y publicidad, según datos oficiales que emitió la Secretaría de Finanzas del gobierno michoacano, cuando lo autorizado por el Congreso del Estado para cada anualidad fue por el orden de 63 millones de pesos. Aquí, la variación fue de ¡más del 300 por ciento en derroche y corrupción!

El recurso se ha ocupado para promover una imagen pre-presidencialista, así como frivolidades de algunos personajes de la política estatal que hacen el hartazgo de los michoacanos.

Todo esto en medio de la grave crisis económica y de seguridad que padece nuestra entidad. Hemos afirmado que, bajo este manejo de medios, la prensa local ha sido maniatada como no tenemos antecedente en los últimos cincuenta años.

De igual manera, el Instituto Mexicano de la Competitividad, ha señalado en varias ocasiones que los recursos en la entidad no se han transparentado, y advirtió del riesgo de que fueran utilizados en las campañas políticas de 2018 en beneficio de su partido y candidatos.

Carmen Aristegui
Carmen Aristegui
(Foto: Cuartoscuro)

Pues bien, esta relación entre el poder público y los medios de comunicación, tiende a su fin. La prensa que por años se ha dedicado a estar al servicio del poder y que ha atacado de manera sistemática a las expresiones de la sociedad civil y a las luchas de trabajadores y organizaciones sociales, se morirá de inanición.

La nueva política de comunicación social del gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador y que se verá replicada por los grupos parlamentarios de Morena en cada uno de los congresos estatales, tendrá una centralización de las relaciones con los medios de comunicación a propósito de eliminar las oficinas de prensa en cada dependencia gubernamental, evitando el pagó de dádivas que degradaron de manera soez al periodismo mexicano.

La medida inicial es reducir hasta en un 50 por ciento el gasto en comunicación social, pues este ha sido un dispendio histórico para controlar a periodistas y medios. Es verdad que todo gobierno debe tener previsto un presupuesto para la comunicación social, -fundamental en la relación entre gobernantes y gobernados- para campañas de salud, por ejemplo, pero existen los tiempos de Estado en radio y televisión que no se usan, porque el dinero es para la compra de silencios o el escarmiento a la crítica, que debe desterrarse.

El dinero público no debe ser para sostener vividores de la política ni para denigrar el digno oficio de informar.
A mis amigos periodistas que verdaderamente aman y defienden éticamente su profesión, les recuerdo aquel aforismo del gran Gabo, que dice: “En la carrera en que andan los periodistas debe haber un minuto de silencio para reflexionar sobre la enorme responsabilidad que tienen”
Es cuanto.


Periodistas protestaron en las afueras del Palacio Municipal de Quintana Roo, para exigir justicia
Periodistas protestaron en las afueras del Palacio Municipal de Quintana Roo, para exigir justicia
(Foto: Cuartoscuro)

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La larga resaca morenista

José Martí, expresión sublime del amor fraterno

La bohemia

País beisbolero y el pueblo sin dinero

Abnegación de madre

Camino al Foro: “El papel de la filosofía en la cuarta transformación”

Sobre los niños de México y el mundo

Emiliano Zapata Salazar, a cien años de su muerte

El suicidio. Una lectura torcida de Nietzsche

La Expropiación Petrolera y el rescate de la nación

Gran Logia Benito Juárez del estado de Michoacán

¿Quién cerrará la puerta?

Noche de lluvia en Morelia

José Martí cabalga de nuevo por Michoacán

El papel de la filosofía en la transformación de México

Perspectiva para la cultura física y el deporte en México

Masonería y política

Melchor Ocampo, legislador

La conciliación como elemento de transformación de la UM

AMLO: Una educación para el humanismo

La ética. Alternativa para el periodismo mexicano

Las delegaciones de programas federales

Ernesto Hernández Doblas: Lugar de muertos

Diputados y ediles de MORENA ponen un paso adelante en la agenda estatal.

Las nimiedades de Medardo Serna

Morelia, un gabinete sin color moreno

Congreso extraordinario en Morena

Las Delegaciones federales de programas integrales de desarrollo, van.

Roberto Pantoja Arzola, coordinador de programas federales para Michoacán.

El tsunami del 2018

Política educativa. Una visión desde la izquierda

Plataforma digital para el empleo

Procuración de justicia en la propuesta de la izquierda.

Blanca Piña, candidata al Senado.

Carlos Slim, al ring del oprobio político

Los graves costos de la corrupción en México

Cristóbal Arias Solís, en plan maestro.

Propuesta educativa de la izquierda para 2018-2024

México, un Estado pretoriano

Las hienas se desatan

Corrupción y austeridad republicana en el proyecto de López Obrador

Los pactos de civilidad y la carabina de Ambrosio

Generosidad, señora María de la Luz, ante todo

Discurso aberrante y ramplón el del 18 de marzo

Relaciones Estado–Iglesia en México

Sus implicaciones en la relación Estado-Iglesia en México

Estado, Iglesia, empresariado

Talía Coria y Raúl Morón

Mario Vázquez Raña

Morena es la opción

Y, ¿qué tal una mujer?

Melchor Ocampo, reformador

Del ciudadano y los valores cívicos

El castillo del virrey Alfredo se derrumba

Adrián Huerta, ¿candidato priista?

¡Que revisen los cuarteles!

PRD, crónica de una muerte anunciada

Peña Nieto y Silvano Aureoles. Vidas paralelas

¡Bah!, la Iglesia católica

El priismo deleznable y el síndrome de Fox

Ya no hay palabras, sólo indignación e impotencia

“Los chuchos”, calamidad para el PRD

Pacto de civilidad, ¿por qué?, ¿para qué?

La sociedad civil en el contexto del México actual

Morena, una perspectiva sociológica desde la teoría general de los partidos políticos

Una conversación del 11 de septiembre

Silvano Aureoles, el principio del fin

El compromiso del liberalismo militante en el siglo XXI Segunda parte

El compromiso del liberalismo militante en el siglo XXI

Cotidianidades