Estrellita M. Fuentes Nava
Nuevos tiempos, nuevos actores
Viernes 21 de Diciembre de 2018
A- A A+

Decía un analista colaborador de un programa de televisión que conduzco los miércoles que la llegada de Andrés Manuel López Obrador al poder fue como si hubiera caído un meteorito en la Tierra, por lo que ya nunca nada será igual. Complementando el análisis con otros amigos, también identificábamos que ahora los que mejor sepan adaptarse a las nuevas circunstancias son quienes sobrevivirán.

Andrés Manuel López Obrador
Andrés Manuel López Obrador
(Foto: Cuartoscuro)

¿Cuándo por ejemplo nos hubiéramos imaginado a un gobernador mexiquense de pura cepa sentarse a una mesa de seguridad presidida por quien fuera su principal rival proveniente de un partido de oposición con quien estuvo a punto de perder las elecciones, como lo es Delfina Paredes? ¿Cuándo hubiéramos atestiguado con nuestros propios las imágenes de ciudadanos de a pie recorriendo el recinto casi sagrado y hermético como lo fue la residencia oficial de Los Pinos?

Andrés Manuel emplea un modelo disruptivo y antisistémico para su nuevo gobierno. Para ejemplificarlo: cortó de tajo con el proyecto del aeropuerto de Texcoco aún y con las amenazas de los efectos en materia económica; sin embargo logró su cometido porque pudo sentar a los actores privados a la mesa de negociación, llevarlos a su territorio e informarles de las nuevas reglas del juego.

A los gobernadores - virreyes les puso al lado a una nueva figura, que son los coordinadores de delegaciones, un tanto cuanto para amarrarles las manitas y poder vigilar la buena aplicación de los recursos federales, algo inaudito y más en el caso de Michoacán en donde nos llevamos la muy amarga experiencia con el Virrey Castillo.

En su propuesta de presupuesto 2019 que ha llevado al Congreso plantea un nuevo esquema en el que primero se asegure el ingreso de los más desprotegidos antes que pensar en otras agendas también importantes, pero no como la de preservar la vida y el alimento de quienes no comen hoy en día.

También ha tenido un choque frontal y brutal con los magistrados, y aunque a la fecha se siga con las resistencias con respecto a los sueldos onerosos, por lo menos ya evidenció a las masas lo que está ocurriendo en un poder que ha actuado a la sombra, bajo el amparo de ser una esfera independiente y de contrapeso al Ejecutivo.

Se trata esta etapa de disrupción en el sistema, por lo que los viejos paradigmas y modelos de referencia bajo los cuales interpretamos al mundo político y a nuestra sociedad ya no nos servirán y habrá que buscarse unos nuevos, o construirlos claro está, siempre bajo la lógica del sentido común que a veces pareciera es el menos común de los sentidos.

Esta sacudida ha tenido un efecto colateral bastante interesante e innovador, que es la de reagrupar a los gremios y a los grupos para movilizarse y actuar en torno a las decisiones en las que están en desacuerdo. Así tenemos a la ANUIES (Asociación Nacional de Universidades e Institutos de Educación Superior) la cual hizo un pronunciamiento enérgico en cuanto se supo del posible recorte a las universidades públicas, y a la par también se desató una campaña en redes sociales por parte de los jóvenes universitarios en exigencia de la transparencia del gasto de sus universidades, tarea hasta hoy no cumplimentada a cabalidad por las rectorías de estas entidades públicas. Ante ello el Presidente de la República reconoció que se trataba de un error en el diseño del presupuesto, por lo que se comprometió a enmendarlo e incluso a incrementar hasta en un 6 por ciento en el caso de la Universidad Michoacana (que se logre es otra cosa, pero por lo pronto la movilización sirvió de algo).

La CONAGO en su momento protestó con respecto al hecho de que los coordinadores de delegaciones participaran y tomaran decisiones en materia de seguridad de los estados, por lo que aún y cuando ya se había modificado el marco legal que faculta a estas nuevas figuras, se dio marcha atrás en lo que refiere a estas tareas sensibles.

Por otra parte la comunidad artística se manifestó el martes pasado en San Lázaro en exigencia de la corrección de presupuesto destinado para la cultura y las artes, lo cual se verá reflejado esperemos cuando tengamos el producto final del diseño del presupuesto a finales de este mes.

Las organizaciones pro derechos de las mujeres también exigen que no se descuide esta agenda y que se contemple en el presupuesto. Y así como estos grupos de interés, seguramente veremos también movilizarse a los del campo, a los ambientalistas y más.

Lo interesante de estos ejercicios es que la ciudadanía se está moviendo en torno a sus agendas que son de su interés defender y no están dejando exclusivamente en manos del Ejecutivo federal la capacidad de decidir sobre la agenda pública, algo que sin duda nos pone en relieve la nueva dinámica Estado – sociedad que seguramente estaremos construyendo en los próximos años.

La residencia de Los Pinos muy difícilmente volverá a ser una casa de residencia exclusiva y acorazada para los presidentes futuros; muy seguramente se convertirá en un museo (que por cierto hago votos para que pronto aparezcan los enseres y las piezas de valor histórico que hasta este momento se encuentran en calidad de “desaparecidos”). De hecho ya hay casas de gobierno estatales que se están tornando para uso comunitario y flotillas aéreas que se están destinando para la atención de emergencias en comunidades marginadas. Son nuevos tiempos, nuevos valores, nuevos referentes, y ya hay actores políticos que así lo están entendiendo, aunque haya algunos otros que siguen sumiendo en sus resistencias.

El ciudadano ya se cansó de la parafernalia, los séquitos y la fastuosidad de su representantes populares y de la clase política: lo que quieren son gerentes públicos que bajo la lógica de dar resultados les sirvan y les ayuden a resolver los grandes problemas que los aquejan, no que les vean la cara y peor aún se enriquezcan a su costillas.

La dinámica de una sociedad proactiva y que alza la voz sin duda se convertirá en un eslabón muy importante para el rediseño del nuevo modelo que estamos atestiguando está por emerger. Será complicado que el poder central absorba precisamente todo el poder, ya que el ciudadano está despertando de su aletargamiento y está dando muestras de querer tomar las riendas de su propio destino – país. Para ello el ciudadano también tendrá que volverse más reflexivo, consciente, informado, y en esa dinámica los modelos culturales se modificarán.

Así que el cambio puede asustar, pero también es una oportunidad; y en una etapa donde todo es nuevo, la inventiva puede aflorar.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Lenguaje y misoginia

De la política a la práctica transversal de los Derechos Humanos en Michoacán

Líderes de papel

La dimensión social de la Iglesia según el Papa Francisco

Los valores en México, ¿cuáles? y ¿por quienes?

Mi mascota, mi maestra

Nuestros niños

El arca del gusto en Michoacán

El baile de Peña

5 de agosto: Día Mundial del Agua Potable

La famosa Lola

Mineras al acecho

¿Necesitamos nuevos partidos?

Generación Alpha

El ocaso de la clase media en México

La factura pendiente con el medio ambiente

Slow life

No sólo es prohibir las bolsas de plástico…

Escasez

Centennials

El valor de escuchar

Pastelito

Cultura chaira y fifí

Buenavista no es tierra de nadie: Gordiano Zepeda

Afortunadas mascotas

Los días sin coche

Apuntes sobre el PEF 2019

Nuevos tiempos, nuevos actores

Cuarta Transformación y Revolución 4.0

Adiós a peña

Pobreza y riqueza

El éxodo que se avecina

En defensa de la confianza

Bodas fifí

Vergüenza y herencia

Gestionar los desastres

Austeridad republicana y política exterior

El agua nos hermana

Cultura de revista

El amor en tiempos de internet

Viajando sola

De la misoginia en el ejercicio periodístico

La burbuja de la ilusión

El mito de la privatización por las reservas del agua en México

Votar como un acto de valentía

¿Gobernadores a reelección?

El mercadeo de los debates

Mar de información

Regresar a la violencia

De subjetivos y tristes nómadas el debate presidencial

La velocidad de la confianza

Adictos tecnológicos

Amarrando tigres

El universo es el límite

Mujeres desechables

No hay ni a quién irle

En México sí se prioriza

¡Chanfle! Y ahora… ¿quién podrá defendernos?

Generación X

Los límites del señor López

Una brújula para 2018

Cristo libertador

De entre los más pobres: Santa María Zaniza, Oaxaca

Un vistazo a los ciudadanos-clientes

Mi nombre es Estrellita

Lecciones desde la Revolución

Los millones del PEF 2018 ¿hacia dónde?

De la muerte y sus ironías

Ecos de Rusia de ayer y hoy

Los cuatro jinetes del Apocalipsis en la agenda ambiental

Del feng shui a los Atlas de Riesgos

Los dos Méxicos

El costo de no invertir en el agua en México

In the name of dog

El otro México

Controlar lo incontrolable: del reino de la TV al Smartphone

La doble cara de la minería en México

Una mirada al agua con ojos de mujer

Viejo PRI, ¿nuevo PRI?

El mito que se desmorona

Adiós a Barbie

Una vida entre perros

El valor de lo simple y ordinario

Fanta elecciones

El Inlakesh del agua

Voces de conciencia por el Lago de Cuitzeo

Movilidad social y discriminación en México

El reto de ser hoy municipio en México

El gran reto del agua desde lo local

Crisis del Estado y gobernanza

Más gorditos para 2030

La discriminación por el agua en México

De juniors, mirreyes y lords

#SiMeMatan

Planear sosteniblemente a México

Mundo millenial

La sonrisa de Duarte

¿Qué tienen en común United y Michoacán?

¿Un nuevo orden internacional?

De la mediumnidad al New Age en la clase política mexicana

¿Por qué desperdiciar agua?

¿Cómo medir la salud mental de los líderes políticos?

La vía de las mujeres en México y el mundo

El paradigma del gobierno del agua en México

El modelo de hidro-diplomacia entre México y Estados Unidos

La seguridad humana en el renglón de la democracia

Comida orgánica, ¿sólo para las élites?

Reset México

¿Reviven la Ley Korenfeld en San Lázaro?

Surfear la ola según Davos

En mis ideas mando yo

Compactémonos

El valor de la confianza

Agarrados por el cuello

Crecimiento de las exportaciones agrícolas en México, sí, pero no sin agua

Calidad democrática y crisis de legalidad en México

¿Aires de esperanza para la agenda ambiental?

Agua, pobreza y agricultura

Día Mundial de la Educación Ambiental

Pensar globalmente y actuar localmente en el agua

¿Quién es quién en el agua?

Agua y pueblos indígenas: una asignatura pendiente

La cooperación por el agua

Desastres naturales y pobreza

Cambio climático: una agenda de seguridad para Michoacán