Hugo Rangel Vargas
Una nueva carrera tributaria
Sábado 5 de Enero de 2019
A- A A+

La dirigente nacional de MORENA, Yeidckol Polevnski, ha señalado que los gobernadores y los alcaldes de todo el país “tienen que aprender a cobrar impuestos”, ello en un contexto en el que diversos actores de estos dos niveles de gobierno han reclamado a la administración lopezobradorista lo que para ellos es una reducción de los recursos que recibirán de la federación en este año. El señalamiento de la morenista tiene además un telón de fondo interesante: México es el país de la OCDE que menos impuestos locales como porcentaje del PIB recauda.

En medio de una economía que ha mostrado tasas de crecimiento pírricas
En medio de una economía que ha mostrado tasas de crecimiento pírricas
(Foto: TAVO)


Días antes a la declaración de Polevnski, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles sostuvo un fuerte jaloneo con el congreso local derivado de su propuesta económica para 2019 que implica la creación de seis nuevos impuestos y el incremento de otros dos. Aureoles encontró en los diputados locales de MORENA, liderados en ese tema por la legisladora Cristina Portillo, una férrea oposición a su planteamiento; pero finalmente terminó imponiéndose con una cuestionada operación política para alcanzar la mayoría que le permite, a su gobierno, proyectar ingresos por el orden de los 70 mil millones de pesos.

El llamado de la lideresa fue utilizado como pretexto retórico por el gobernador de Michoacán, pero no ha sido suficiente para esclarecer diversos argumentos que han sido esgrimidos en contra de la mayor carga tributaria que se ha impuesto sobre los michoacanos y que podría sentar un precedente a nivel nacional para desatar, lo que podría ser una carrera de impuestos en los gobiernos locales.

En medio de una economía que ha mostrado tasas de crecimiento pírricas en los últimos años y que no han podido reflejarse en mayores tasas de ocupación laboral, el retirarle capacidad económica a los consumidores y a las empresas, merma su capacidad de adquisición de bienes y servicios así como las posibilidades de inversión. En 2014, por ejemplo, el reporte Doing Business señalaba que en México las empresas invierten 334 horas anualmente para cumplir con sus obligaciones fiscales, cifra superior a la de nuestros socios comerciales del norte, Estados Unidos y Canadá, en donde se gastan 175 y 131 horas respectivamente. Esto distorsiona la competitividad del entorno y merma la capacidad de generar nuevas inversiones cuando existe una alta complejidad fiscal.

Otro elemento que no se esclarece del todo cuando se habla del mayor cobro de impuestos que deben o pueden hacer las autoridades locales, es el destino de estos recursos. En México se ha demostrado que los niveles de gobierno en donde existe mayor opacidad son las entidades federativas. Pese a que la Ley General de Contabilidad Gubernamental les exige desde 2013 ciertos parámetros para la presentación de su cuenta pública y la medición de los efectos del gasto gubernamental en la calidad de vida de los ciudadanos, casi ninguna entidad del país cumple a cabalidad esta normativa.

En el caso de Michoacán, durante el gobierno de Silvano Aureoles, ha habido cierta discrecionalidad en el manejo del gasto público. El Índice de Información del Gasto 2018, elaborado por el Instituto Mexicano para la Competitividad, señala que en 2017 la entidad erogó, por ejemplo, 72 por ciento más de lo aprobado en comunicación social y 22 por ciento más en gasto administrativo.

Sería conveniente que antes de que los estados o municipios arranquen una carrera por el cobro de impuestos a sus ciudadanos, revisen a cabalidad el funcionamiento de sus gobiernos, cumplan la ley y rindan cuentas de lo que hacen con lo que hasta ahora tienen. Así se gana la legitimidad.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Los impuestos “ecológicos”

IED: Otra catástrofe que no llegó

Del comercio a la dignidad

AMLO: El inventor de la polarización

Desaceleración global y política anticíclica

Armas a la gente

Transporte público: Renovarse o morir

Condonaciones inmorales

Presupuesto: la madre de todas las batallas

El apocalipsis que no llega

Autocracia silvanista

El coletazo electoral de los Estados Unidos

Armas, drogas y Chapo

Mexiconomía

¿Estaríamos mejor cómo íbamos?

AMLO: Las cartas bajo la manga

Paz en Michoacán

Trump el incomprendido

Vuelta al estado de naturaleza

El coletazo electoral de los Estado Unidos

La derrota moral de la oposición

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos