Ismael Acosta García
Melchor Ocampo, legislador
Sábado 5 de Enero de 2019
A- A A+

Melchor Ocampo es el hombre preclaro en la construcción de la República. Es el ideólogo sin par de las leyes que dieron estructura vital al andamiaje del derecho en México. Perteneció a la brillante generación de los Hombres de la Reforma donde, con nítida visión de Estado, delineó el perfil de normas que dieran viabilidad jurídica a la endeble nación que surgía de una cruenta revolución social de independencia, de una ignominiosa invasión extranjera y de una férrea dominación de los fueros de la iglesia y el ejército en asuntos impostergables del orden civil.

Melchor Ocampo perteneció a la brillante generación de los hombres de la Reforma
Melchor Ocampo perteneció a la brillante generación de los hombres de la Reforma
(Foto: Especial)

El día de hoy vemos llegar dos centurias y cinco años de su nacimiento, pues fue un día 5 de enero de 1814 que vio la luz primera en la Hacienda de Pateo, del fértil Valle de Maravatío, generosas tierras del oriente michoacano que cultivaron en él su amor a la naturaleza y a sus hermanos. Fue un hombre que supo aprovechar las posibilidades que le brindó su protectora doña Francisca Xaviera Tapia para instruirse en los mejores centros educativos de la época. Cursó sus estudios secundarios y de bachillerato en el Seminario Tridentino de Valladolid cuyas corrientes del pensamiento dialéctico influyeron decididamente en su formación política y liberal. Luego de su paso por la Universidad Pontificia de México, se dirige a Europa, donde hace estudios avanzados sobre Filosofía y Botánica. Su andar por el viejo continente le permite frecuentar círculos de estudios científicos que le ponen a la mano de las doctrinas del positivismo francés y nutre su espíritu en las lecciones del liberalismo. Esa fue, en apretada síntesis, la fase formativa del que vendría a ser el Filósofo de la Reforma.

Vuelto a México, inicia su trajinar en la vida pública. Se distingue como excepcional tribuno en los debates del Congreso Federal y claro, en su rechazo a las claudicaciones disfrazadas de pactos y de alianzas, expresa: “Venimos aquí para establecer los principios y no para conciliar las conveniencias”.

Qué ejemplar lección para los legisladores de hoy que en los espacios del Congreso del Estado han hecho de su representación popular la oportunidad para saciar intereses mezquinos y de alianzas funestas, más allá de los intereses y derechos esenciales que reclama un pueblo agraviado por los lastres sociales de la pobreza, la inseguridad y la corrupción como es la cotidianeidad que vive el estado de Michoacán

Que triste es ver que ante una política equivocada del gobierno estatal para hacer frente al tenebroso mundo del hampa y la inseguridad que a plena luz del día vivimos en carne propia, el Congreso del Estado no cumpla su función como verdadero contrapeso que garantice los derechos fundamentales de los michoacanos. Los siete nuevos impuestos y el incremento desmesurado de otros, autorizados en la Ley de Ingresos del Estado de Michoacán de Ocampo para el ejercicio fiscal 2019, son verdaderamente lesivos a los intereses de la ciudadanía pues, nuevamente, se disimulan las deficiencias de la actual y anteriores administraciones y se obliga a los ciudadanos a pagar por la irresponsabilidad de los servidores públicos que han desfalcado las arcas del erario público, lejos de hacer verdadera justicia a los michoacanos.

Esta disposición impositiva no tiene por qué arroparse con el tema de combate a la inseguridad, las autoridades deben hablar con la verdad y aceptar que existe un grave deterioro financiero causado por corruptelas y frivolidades en el gasto público, porque para combatir la inseguridad pueden comenzar utilizando con responsabilidad el equipo tecnológico que poseen en el C5 desde el 2015, para terminar con los delitos de fuero común y bajar los índices de delincuencia.
La sociedad civil organizada se apresta a dar la batalla contra estas imposiciones fiscales, tal como lo hizo de manera ejemplar el dos de enero de 2016 contra el reemplacamiento. Se ha anunciado que en días próximos se implementarán una serie de acciones públicas y medidas jurídicas en contra de dicha imposición, sin violentar derechos de terceros, sin bloqueos de calles, sin agresiones físicas o verbales y manejándose en todo momento al amparo y sujeción de la ley para evidenciar el enorme descontento social que existe por la desafortunada y errónea disposición del Gobierno del Estado y la aprobación que de la misma ha hecho la LXXIV Legislatura local.

La medida recaudatoria impuesta es evidentemente inconstitucional, pues según la carga impuesta frente al valor real de los servicios que se pretende proporcionar, evidencia un concepto de nula proporcionalidad en perjuicio de la ciudadanía. No existen argumentos lógico-jurídicos, ni razones o motivos que justifiquen esta desmedida imposición del gobierno hacia la población tan duramente lacerada en lo económico en los últimos años. Por tal razón, estimamos que el acto a combatirse es contrario a la ley y violatorio de los derechos fundamentales de la ciudadanía.

Que triste es que, en el momento de conmemorar el CCV Aniversario del natalicio de Don Melchor Ocampo, ejemplo de verticalidad y congruencia en su conducta legislativa, tengamos que hacerlo evidenciando las corruptelas y perversidades que se dan entre el gobierno local y una parte de legisladores que no entienden que su tarea es vindicar las demandas del pueblo. No nos extraña la conducta de los diputados surgidos de corrientes políticas afines al príncipe; nos extraña, y mucho, que tres diputados supuestamente surgidos de la izquierda se conviertan en traidores de los principios de sus institutos políticos y, sobre todo, del compromiso público que en campaña hicieron aún en su calidad de candidatos plurinominales. Nos queda claro que no representan al pueblo, que hoy por hoy, solo atendieron a su condición servil frente al tirano, a sus desmedidas ambiciones. El pueblo tendrá que recordar que Wilma Zavala Ramírez, Salvador Arvizu y Baltazar Gaona no fueron leales a los principios que se dijeron defender, que hoy sus manos se queman con las treinta monedas de plata con que les envileció su conducta. Sobre ellos, el peso y el reclamo de la historia. ¡¡¡Traidores!!!
Es cuanto.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Abnegación de madre

Camino al Foro: “El papel de la filosofía en la cuarta transformación”

Sobre los niños de México y el mundo

Emiliano Zapata Salazar, a cien años de su muerte

El suicidio. Una lectura torcida de Nietzsche

La Expropiación Petrolera y el rescate de la nación

Gran Logia Benito Juárez del estado de Michoacán

¿Quién cerrará la puerta?

Noche de lluvia en Morelia

José Martí cabalga de nuevo por Michoacán

El papel de la filosofía en la transformación de México

Perspectiva para la cultura física y el deporte en México

Masonería y política

Melchor Ocampo, legislador

La conciliación como elemento de transformación de la UM

AMLO: Una educación para el humanismo

La ética. Alternativa para el periodismo mexicano

Las delegaciones de programas federales

Ernesto Hernández Doblas: Lugar de muertos

Diputados y ediles de MORENA ponen un paso adelante en la agenda estatal.

Las nimiedades de Medardo Serna

Morelia, un gabinete sin color moreno

Congreso extraordinario en Morena

Las Delegaciones federales de programas integrales de desarrollo, van.

Roberto Pantoja Arzola, coordinador de programas federales para Michoacán.

El tsunami del 2018

Política educativa. Una visión desde la izquierda

Plataforma digital para el empleo

Procuración de justicia en la propuesta de la izquierda.

Blanca Piña, candidata al Senado.

Carlos Slim, al ring del oprobio político

Los graves costos de la corrupción en México

Cristóbal Arias Solís, en plan maestro.

Propuesta educativa de la izquierda para 2018-2024

México, un Estado pretoriano

Las hienas se desatan

Corrupción y austeridad republicana en el proyecto de López Obrador

Los pactos de civilidad y la carabina de Ambrosio

Generosidad, señora María de la Luz, ante todo

Discurso aberrante y ramplón el del 18 de marzo

Relaciones Estado–Iglesia en México

Sus implicaciones en la relación Estado-Iglesia en México

Estado, Iglesia, empresariado

Talía Coria y Raúl Morón

Mario Vázquez Raña

Morena es la opción

Y, ¿qué tal una mujer?

Melchor Ocampo, reformador

Del ciudadano y los valores cívicos

El castillo del virrey Alfredo se derrumba

Adrián Huerta, ¿candidato priista?

¡Que revisen los cuarteles!

PRD, crónica de una muerte anunciada

Peña Nieto y Silvano Aureoles. Vidas paralelas

¡Bah!, la Iglesia católica

El priismo deleznable y el síndrome de Fox

Ya no hay palabras, sólo indignación e impotencia

“Los chuchos”, calamidad para el PRD

Pacto de civilidad, ¿por qué?, ¿para qué?

La sociedad civil en el contexto del México actual

Morena, una perspectiva sociológica desde la teoría general de los partidos políticos

Una conversación del 11 de septiembre

Silvano Aureoles, el principio del fin

El compromiso del liberalismo militante en el siglo XXI Segunda parte

El compromiso del liberalismo militante en el siglo XXI

Cotidianidades