Rafael Mendoza Castillo
México dividido y polarizado
Lunes 7 de Enero de 2019

In memoriam, Ramón Guzmán Ramos

A- A A+

Este país siempre ha estado dividido y polarizado. La característica permanente ha sido la desigualdad en todos los órdenes, desde el social, económico y cultural. Todo lo anterior ha tenido como causa el cumplimiento de la regla fundamental del capitalismo, que consiste en la acumulación infinita de capital en pocas manos, esto es, en una oligarquía depredadora.

La historia oficial y la no oficial, ha demostrado y mostrado la existencia de grupos o clases, desde criollos, mestizos, peninsulares, indígenas y negros. Entre ellos siempre ha habido una lucha permanente por el reparto justo de la riqueza, la cultura, la ciencia, la tierra, los bosques, el agua, por la libertad ( praxis de liberación, lo nuevo).

Los vencidos siguieron siendo los más pobres, pero nunca se han rendido y siguen resistiendo.
Los vencidos siguieron siendo los más pobres, pero nunca se han rendido y siguen resistiendo.
(Foto: Cuartoscuro)


Esas contradicciones se han manifestado en el espacio público, que es la política. En dicho escenario se concretiza el sentido de cada clase social a favor de qué y a favor de quién. A favor de qué contenidos culturales, ideológicos, de valores, pensamiento crítico o pensamiento conservador y a favor de los que siempre han tenido la riqueza, el poder(bloque dominante) y en contra de los olvidados, de los oprimidos y explotados( el “resto” como negación del orden opresor). Recordemos, que lo dicho es histórico y no es natural. Quiere decir, que lo podemos cambiar, transformar.

El poder político y la estructura del capital, desde la Conquista, la Independencia, la Reforma, la Revolución, han salido triunfantes, vencedores. En la Conquista el grupo hegemónico los constituyó el fusil español y la cruz de la Iglesia católica( cristiandad colonialista). Estos impusieron, por la vía de la violencia y su modernidad irracional, el dominio sobre los pueblos originarios. A estos les quitaron sus dioses, les impusieron otros y les robaron sus tierras y se llevaron el oro( tres siglos de dominación). Algunos cristianos como Bartolomé de Las Casas defendieron a los indígenas.

La polarización y la división, como tendencia, se manifestó en la Independencia. Los vencidos de la Conquista se rebelaron nuevamente en contra del dominio español y la Iglesia católica. La voz de los oprimidos la orientaron, por la vía de las armas, Hidalgo y Morelos ( emancipación jurídica). La mano invisible del capital siguió triunfando. Los vencidos siguieron siendo los más pobres, pero nunca se han rendido y siguen resistiendo.

Los liberales de la Reforma toman la antorcha, que dejó encendida Hidalgo y Morelos. Los vencidos ahora son encabezados por Juárez, Ocampo, Prieto, Ramírez, en contra del poder de la Iglesia católica, aliada ésta con los grupos conservadores. Estos últimos pretendieron imponer un imperio francés en México y fueron derrotados por los liberales. El pueblo oprimido apoyó con sus acciones y con su voluntad de vida, estas luchas libertarias( emancipación jurídica nuevamente).

En la tercera transformación, y con una dictadura de más de treinta años en el poder, es decir, el llamado porfiriato, nuevamente los vencidos se levantan con las armas en la mano para derrotar al tirano que había causado muerte, miseria y esclavitud, en la mayoría de la población. Este movimiento fue dirigido por Madero, Zapata, Villa, Carranza, Obregón, Plutarco. Con ellos nació la Constitución de 1917y su sentido social de justicia hacia los oprimidos, los explotados, los olvidados. Recordemos, Lázaro Cárdenas del Río, fue el presidente más sensible a lo social, al repartir la tierra entre los campesinos más pobres y al defender el patrimonio del país con la expropiación petrolera. A partir de esto la Revolución fue traicionada, solo quedó como nombre en el discurso oficial, hasta 1982 y se abrieron las puertas al discurso neoliberal.

Si observamos, la voluntad popular siguió siendo silenciada, vencida. En el 68, representada por los estudiantes, se rebelaron en contra del sistema y régimen político autoritario, encabezado por Gustavo Díaz Ordaz. Los estudiantes y el pueblo, que siempre los acompañó, fueron masacrados en la Plaza de las Tres Culturas, el dos de octubre de 1968. Sin embargo, la conciencia ética activa y crítica, no fue derrotada por el sistema opresor. La utopía de la liberación continúa.

La voluntad popular no se rinde ni se vende y aparece nuevamente en 1994, ya no en el norte, sino en el sur, encabezada por los pueblos originarios de Chiapas, con su encapuchado subcomandante Marcos, ahora Galeano. Por la vía de las armas se opusieron a la firma del Tratado de Libre Comercio, que el primero de enero de 1994 se firmaría por el gobierno mexicano y el norteamericano. Vemos cómo la división y la polarización aparece permanentemente, dado que la acumulación de capital continúa y la injusticia social sigue vigente. Respeto la posición política del EZLN hoy, pero no la comparto. Deseo encuentro racional y crítico, sin descalificaciones.

La historia siempre se echa a andar de nuevo. Algo sucedió el primero de julio de 2018, por la vía del voto, de manera pacífica y no con las armas, 30 millones de mexicanos dijeron, no al neoliberalismo, a su oligarquía, a su corrupción, a su impunidad, a la desigualdad, a las injusticias, a la violencia y quieren un cambio, un nueva esperanza de vida. La voz y el voto de estos votantes es encabezada por Morena y por su líder AMLO. En esta IV transformación llegan al poder grupos de izquierda progresista, democrática, antineoliberal, pero todavía sin tocar la acumulación infinita del capital en pocos y la propiedad privada de los medios de producción.

Ahora las contradicciones, entre los dueños del capital o gran dinero, y los vencidos, los oprimidos, se jugarán con reglas distintas. Los primeros controlaban el poder, sus instituciones, las leyes, siempre a su servicio. Lo importante es darnos cuenta que ellos, los amos del dinero, no se rinden y siguen en su lucha por sus privilegios. Los vencidos de siempre, tienen ahora, en Morena una ventaja, mayoría en el Congreso, en 17 congresos estatales y el Ejecutivo, para fijar nuevas reglas en el ejercicio del poder y en el modelo económico corporativo vigente.

La pelea es política y teórica. Hay que prepararnos para la batalla o tormenta que viene. Política, porque hay que organizar el sujeto social de la transformación, para enfrentar los intereses de la oligarquía financiera, comercial, industrial, nacional y extranjera. Teórica, porque se requiere construir un pensamiento crítico, con una ética y moral disruptivas, para combatir las alienaciones, enajenaciones, que dejaron los regímenes prianistas y su modelo neoliberal. Otro mundo es posible y necesario.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

La escuela no es una empresa

Fiosofía,Lenguaje Y La Cuarta Transformación

En educación no hay neutralidad ideológica

Pensar lo educativo desde la cuarta transformación

El pacto social neoliberal y la cuarta transformación

La libertad, la dicha y lo establecido

La cuarta transformación necesita nuevas instituciones

La cuarta transformación y el problema del sujeto y la identidad

Racionalidad crítica versus positivismo

Dialogar, pensar y preguntar

Pensar el mundo y la acción constituyente

México dividido y polarizado

Crítica a lo instituido en la UMSNH

La IV transformación, el poder y los símbolos.

El homo sapiens y sus creaciones

Razones para una nueva reforma educativa

La cuarta república hereda instituciones fetichizadas

Preguntas permanentes sobre la vida y la muerte

Liberemos el espacio de lo público

Ética crítica para la cuarta transformación

Cultura y memoria para la cuarta transformación

Batallas por la historia: el 2 de octubre de 1968 no se olvida

Hidalgo, la libertad y el fin elegido

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia