Julio Santoyo Guerrero
Al diablo con el medio ambiente
Lunes 7 de Enero de 2019
A- A A+

Habíamos cuestionado con severidad la política medio ambiental de los gobiernos panistas y priistas recientes. En particular Peña Nieto se ganó las adjetivaciones mayores. Desde presidente incongruente que firma tratados internacionales para el cuidado medio ambiental y la reversión del cambio climático hasta el de usar ese discurso en los foros internacionales para apuntalar su gastado prestigio mundial. Se le cuestionó, y con razón, que los recursos asignados al medio ambiente durante su sexenio fueron reduciéndose y con ello dejando en la vulnerabilidad nuestros bosques, selvas, aguas, especies, y desde luego, el derecho de los mexicanos a un medio ambiente sano establecido en el artículo cuarto de nuestra constitución.

El arrasamiento ilegal de bosques
El arrasamiento ilegal de bosques
(Foto: Especial)

Las crónicas de pesadilla ambiental que se pudieron contar durante ese sexenio de omisiones ofendieron y escandalizaron a la sociedad mexicana.

La sociedad informada en este tema llegó a creer, por buena voluntad, que no se podría caer más al fondo. Algo tan delicado como el macro ecosistema en el que vivimos los mexicanos no podía continuar en el olvido de los gobiernos más que a costa de la existencia humana misma y el colapso inminente de nuestro modo de vida.

El arrasamiento ilegal de bosques, de suelos para la minería, de contaminación de aguas por las industrias, de destrucción de manglares para desarrollos hoteleros y comerciales, llevándose entre los pies los derechos de los pueblos circundantes, fueron hechos denunciados a través de medios y redes sociales. En todos los casos la indignación pública reclamaba "basta ya" y exigió la aplicación puntual de la ley a las instituciones del Estado, pero también el incremento y uso eficiente de recursos presupuestales.

Creíamos que iba a ser diferente. Lo cierto es que el contenido financiero de las políticas ambientales de la cuarta transformación es pésimo, es peor que el contenido de las políticas peñistas. Los recortes presupuestales a programas ambientales de alto impacto hablan por sí solos del interés marginal que el nuevo gobierno le concede a este rubro. El desmantelamiento de la política ambiental vía los recortes es brutal. Y es insostenible que se justifique con el combate a la corrupción y el logro de la eficiencia. Una cosa es bañar al niño y otra tirar el agua sucia con todo y la criatura, y lo que está haciendo el gobierno federal es tirar el agua sucia con todo y el niño.

Por ejemplo, el recorte al sector forestal es de más del 80%, comparado con el presupuesto de 2016 y del 30% frente al del 2018. El programa de Agua Potable, Drenaje y Tratamiento, establecido en 1990, durante el salinismo, tuvo un presupuesto en 2018 de 3 725.60 millones, pero para 2019 será de 2 243.53 millones, el recorte es de 39.8 %. Los Apoyos para el Desarrollo Forestal Sustentable, creado en 2004, durante un gobierno panista, que en 2018 se presupuestó con 2 176.67 millones, para 2019 se reducirá a 1,154.52, la tijera le quita 47 %. El programa de Capacitación Ambiental y Desarrollo Sustentable, creado en 2014, tuvo en 2018, 55.30 millones, en 2019 bajará a 39.99, el recorte es de 27.7 %.

Programas como los de Conservación y Aprovechamiento Sustentable de la Vida Silvestre se recorta en un 29.1 %; Conservación y Aprovechamiento Sustentable de la Vida Silvestre se reduce 29.1 %; Investigación Científica y Tecnológica cae 15.7 %; lo aportado para la Investigación en Cambio Climático, Sustentabilidad y Crecimiento Verde, la tijera alcanza el 26.6 %, y eso que México es firmante de los acuerdos de Paris sobre el cambio climático y nuestra legislación obliga a este compromiso.

Y Otros, como el Programa de Apoyo a la Infraestructura Hidroagrícola, creado en 2009, que en 2018 tuvo una asignación de 2 086.61 millones, en 2019 simplemente desaparece. O el Programa de Empleo Temporal que implicaba la coordinación de Sedesol, Semarnat y SCT, que en 2018 ejerció 2 194.08 millones, en 2019 también queda borrado.

Aún es más preocupante que los actos del propio ejecutivo en materia de respeto al Estado de Derecho manden el peor de los mensajes a la ciudadanía: arrasar más de 230 hectáreas de cubierta vegetal en Dos Bocas Tabasco para destinarlas a una refinería, sin contar con ningún estudio de impacto ambiental y un plan de mitigación como lo marca la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, o bien que haga lo mismo con el proyecto del Tren Maya, en donde prefiere una ceremonia religiosa antes que seguir la vía republicana y liberal que dictan nuestras leyes y atender el diálogo con los pueblos indígenas.

El panorama sexenal que comienza a tomar forma en materia ambiental es francamente decepcionante. Ni panistas ni priistas lo hicieron peor. El abandono presupuestal en que dejan las tareas ambientales tendrá consecuencias ingratas para nuestros bosques, aguas, especies y desde luego el derecho a un medio ambiente sano, será letra muerta en la constitución. Nos debe quedar claro que no entienden la importancia del problema y creen que aún queda tiempo para hacerlo al paso de los años.

También este gobierno se ha creído el relato del "progreso capitalista" -tan cuestionado por muchos militantes de izquierda seguidores del partido gobernante-, de que la vida natural es infinita y que está ahí solamente como medio para la creación-acumulación de riquezas y el disfrute de sus mercancías. Ojala reconsideren, porque cuando a un gobierno no le importa el medio ambiente es porque tampoco le importa la vida de sus ciudadanos.

El cuidado ambiental no se logra convocando aluxes, duendes o espíritus de los bosques, se logra con políticas precisas, transparentes, bien respaldadas financieramente, nunca mandando al diablo los compromisos ambientales fijados en la constitución.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa