Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
Qué es ser humano
Miércoles 9 de Enero de 2019
A- A A+

El dilema existencial, abordado por W. Shakaspeare en el monólogo de su obra Hamlet: “Ser o no ser. He ahí el dilema...”, ha sido preocupación permanente de los seres humanos: de saber quién soy?, a qué vine?, cuál es mi misión en la vida?

William Shakespeare
William Shakespeare
(Foto: Especial)

La reflexión es profunda sobre el intento de las personas por desentrañar los misterios de su existencia. Cabe señalar que esta preocupación existencial está implícita o explícitamente presente en el hacer de los seres humanos, orientados por una concepción de ser humano particular, construida tanto cultural como socialmente. Encontramos esta concepción en la obra de los filósofos, historiadores, sociólogos, físicos, biólogos y pedagogos, entre otros muchas más, como desde la religión y lo metafísico.

Lo central de este asunto para Paulo Freire es el problema del “ser”, ya que para que el ser humano sea (exista) debe ser consciente, su condición de existencia se la brinda alcanzar este estado de conciencia, a partir de ser capaz de situarse y pensar el contexto histórico y cultural en el que vive. Para Freire: “Ser consciente no es, en esta hipótesis, una simple fórmula o un mero slogan. Es la forma radical de ser de los seres humanos, en cuanto seres que no sólo conocen, sino que saben que conocen”.

Es difícil definir y explicar al Ser Humano; distintas posiciones expresan el cómo construir la definición: ya bien desde la ecología integral, o desde la visión cosmocentrada dentro de la cual el hombre aparece como parte del todo y de la naturaleza (la vida eje central de la naturaleza y no el hombre).

Se ha querido definir el ser humano desde diferentes posiciones: holísticas, globales, físicas, químicas, biológicas, económicas, sociales, políticas y culturales. Será que estas visiones complejas y totalizadoras con lo cual se le quiere definir requieren de ser analizadas a la luz de una realidad concreta que vive el ser humano.

Finalmente quiénes somos los seres humanos?, también se responde Leonardo Boff a ello: energía de fondo, un ser cósmico, un eslabón de la cadena de la vida, un animal de la rama de los vertebrados, para Pascal (1662) expresaba que el ser humano en el marco de la naturaleza, era nada adelante del infinito, y un toda ante la nada, un eslabón entre la nada y el todo, pero incapaz de ver la nada de donde viene y el infinito hacia dónde va, qué es ser humano.

A la vuelta de los años de existencia del ser humano; más de 3,800 millones de años, considero que el ser humano, debe verse a la luz de la participación que tiene en el marco del contexto en que vive; esto es, de un modelo económico, que influye en el modelo social, y en donde el Estado cuenta con diferentes aparatos ideológicos para someter, controlar y disciplinar los cuerpos del ser humano a partir de homogenizarlo, y de crear las instituciones para dicho control como la familia, la escuela, la iglesia, las políticas públicas, las normatividades (precisa Luois Althusser), incluso en el deporte (expresa Pierrer Bourdier).

El ser humano, aquel que cuenta con racionalidad (incluso racionalidad instrumental precisa Theodor Adorno), que tiene sentimientos, libertades, lenguaje y es social entre otras características. Ese ser humano se encuentra inmerso en la ecología del capitalismo, donde funciona para la explotación y como ente para el consumo del mercado.

La sociedad en la que habita el ser humano, esta permeada por un modelo económico, en donde se privilegian las acciones de mercado, y donde la acumulación de capital ha dejado de ser la apropiación de los excedentes de la fuerza de trabajo para privilegiar otros mecanismos como: la corrupción, la violencia, el crimen organizado, el narcotráfico, la trata de personas, los intereses del sistema financiero. Esta situación le ha permitido al Estado legitimar su imperio de la ley, haciendo del miedo un instrumento, con el cual la población le facilita al Estado utilizar sus aparatos de represión, para someter no solo al crimen organizado, sino también a la población, es decir a los seres humanos.

Esta visión con la que se construye el Estado, a partir de legitimar el neoliberalismo, ha generado una asimétrica distribución de la riqueza, que genera desigualdad, concentrando la renta de los negocios en unas cuantas manos y hace a una población cada día más pobre. En el caso de México, más de 53 millones en algún grado de pobreza, que esperamos que con el nuevo Gobierno Federal y sus políticas públicas disminuya.

Estos seres humanos requieren, como lo expresó el Papa Francisco en Santa Cruz de Bolivia, las tres “t”, tierra para que las personas produzcan, techo para que se abriguen y trabajo para ganarse la vida. Aun en estas circunstancias, como repartir la tierra si el capitalismo ecológico está generando rentismo de tierras, concentrándolas para su explotación; los techos, en sentido estricto las casas habitación para los trabajadores, siguen siendo de poco espacio y da mala calidad y el trabajo que se pueda generar está en condiciones de explotación; mucho por hacer a favor de los seres humanos vulnerados.

El Papa presenta una propuesta importante a partir de tres ejes; la economía para la vida y no para el mercado, la justicia social sin la cual no habrá paz, y el cuidado de la Casa Común, sin la cual ningún proyecto tendrá sentido.

Por ello, el ser humano debe de tener esperanza (dice Ernest Bloch) de que las cosas puedan cambiar, pero para ello, requerimos de la esperanza, que sea el motor de pensar lo nuevo, lo que aún no se ensaya, el coraje de soñar otro mundo posible y necesario.

Es pensar en utopías, que nos hacen caminar y no nos dejan parados en los éxitos alcanzados y de cara al fracaso nos hacen ponernos de pie para continuar, brincar los obstáculos y enfrentar los retos.

Para usted, para mis amigas y amigos lectores, qué es el Ser Humano, qué significado tiene en estos tiempos posmodernos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Ecoformación y ecopadagogía

Mujeres que construyen

Trabajo sexual de hombres

Educación superior con paz

Supervivencia y ética

Masculinidades en zonas de riesgo

Las tres ecologías, parte 2/2

Las tres ecologías parte 1/2

Trata de personas

Qué es ser humano

Tortugas marinas

Pensar en los derechos humanos

Mujeres de acero

Resiliencia, frente a un camino de violencia

La alfabetización ecológica (3/3 partes)

La alfabetización ecológica (2/3 partes)

Debatamos Michoacán, Alfabetización ecológica

Cohesión social y violencia

Sin discriminación

Los valores compartidos

Violencia intrafamiliar

Encuentro de neuronas y el buen vivir

Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Los cabildos no discriminan

Adultos mayores

Paz

Debatamos Michoacán: Ferias y desfiles.

El ciclista

Ser joven

Pacto mundial para una migracion segura, regular y ordenada

Debatamos Michoacán: Nuevo discurso

Desarrollo y Agenda 2030

1968-2018, 50 años

Mujeres contra la opresión

Amnistía Internacional

Prevención en redes sociales

Evalúan los derechos humanos

Cultura y arte contra la violencia

Neuronas para el desarrollo socio cultural

Lázaro Cárdenas convive

Construyendo la convivencia en Tungareo

Convivencia escolar

Tolerancia 2018

Posmodernidad y reproducción

VIH, sociedad civil y lo legislativo

Discapacidad en Cuitzeo y Santa Ana Maya

Ley de Seguridad Interior

Duele la violencia contra la mujer

Derechos políticos de la diversidad sexual

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social