Alejandro Vázquez Cárdenas
Gasolina, otro problema
Miércoles 9 de Enero de 2019
A- A A+

Hemos leído, en incontables ocasiones, la dura sentencia que afirma que los pueblos tienen los gobiernos que se merecen. Afirmación altamente incómoda a para muchas personas que se esfuerzan por ser ciudadanos respetuosos de la ley y útiles a la sociedad.

El robo de combustible implica a altos funcionarios de la paraestatal. Emilio Lozoya Austin, extitular de Pemex
El robo de combustible implica a altos funcionarios de la paraestatal. Emilio Lozoya Austin, extitular de Pemex
(Foto: Cuartoscuro)

En su defensa sostienen que ellos si son capaces de razonar, que analizaron su voto, revisaron la trayectoria y las propuestas de los candidatos y solo después tomaron una decisión.

Puede ser, el problema es que en una democracia como la nuestra un ciudadano es un voto, así de sencillo, por lo tanto vale lo mismo el voto de un analfabeta ignorante alérgico a toda información que el del más cultivado de los académicos o el más galardonado de los científicos.

Vale y cuenta lo mismo el voto de un drogadicto con el cerebro hecho cenizas que el del más brillante profesionista. Vale lo mismo el voto de un holgazán resentido social lleno de odio, que el de un obrero que trabaja y cumple todos los días. En pocas palabras, vale lo mismo el voto de un imbécil y el de un genio.

Sabiendo esto se puede entender, que no aceptar, el mecanismo de una democracia, que como toda creación humana es imperfecta.

Lo que empeora el asunto es que México es un país que consistentemente ocupa los últimos lugares en la calidad de su educación, al grado de que en algunos rubros estamos por debajo de países del África subsahariana y teocracias islámicas.

Y por si eso no fuera suficientemente grave se ha demostrado que el mexicano casi no lee, y lo poco que lee no lo comprende a cabalidad.

Un buen ejemplo de los errores en la votación lo estamos viendo, y padeciendo, actualmente con el brutal desbasto de gasolina y gas. Desbasto producto de una pésima decisión de las más altas autoridades para intentar resolver el añejo problema del robo de combustible en los poliductos de PEMEX.

Robo que sin duda alguna implica a altos funcionarios de la paraestatal en contubernio con algunos dueños de gasolineras.

El día 8 del presente señala el conocido periodista Loret de Mola, la muy probable implicación de grandes, muy grandes compañías, en la compra de combustible robado, señalándose a una enorme fábrica de pan y golosinas y otra de productos escolares, situación conocida desde hace cuatro años por el gobierno de Peña Nieto , sin que se hubiera tomado medida alguna. Evidentemente la compra de combustible robado les permitía un mayor margen de ganancias.

Nadie cuestiona la decisión de combatir el robo de combustible, en pequeña o gran escala. Lo altamente cuestionable, condenable más bien dicho, es la pésima, casi criminal forma como se diseñó la estrategia, cerrando los poliductos , sin tener las más de 80 terminales de almacenamiento listas para soportar una demanda que se incrementa por esta temporada ni los carros tanque suficientes. PEMEX solo tiene 1, 485 pipas, por lo que se ve en la necesidad de contratar, y pagar, pipas privadas.

Información manejada en redes sostiene que el secretario de Hacienda Javier Jiménez Espriú, quien dejó en claro pertenecer al Grupo Idesa coligado a otros empresarios tiene intereses en el negocio de la pipas . El hecho es que ahora se le menciona como dueño de la empresa Excellence Freigts misma que “casualmente” es parte del Grupo Idesa. http://www.excellencef.com.mx/ El beneficio de esta empresa es “según cálculos conservadores en el orden de dos mmdp por cuatro días”, según redes.

Esta pésima medida ha provocado un brutal desabasto de combustible, curiosamente en los Estados donde López enfrenta problemas con los gobernadores, Jalisco, Guanajuato, Querétaro, Aguascalientes, Estado de México, Puebla y Michoacán. La casi totalidad de gasolineras no disponen de combustible, las pocas que funcionan tienen filas de más de un kilómetro de automóviles , el transporte público ya informo la suspensión de corridas, los transportistas de artículos perecederos enfrentan pérdidas millonarias, no hay gasolinas para ambulancias.

Los amanuenses al servicio de López y sus fanáticos seguidores han recurrido a las más disparatadas maromas para justificar el desabasto. Los amanuenses , obviamente saben que mienten, pero esa es su función, para eso les pagan, pero es triste constatar el nulo nivel de argumentación de los llamados “chairos” en las redes sociales. Quien tenga suficiente paciencia y estomago resistente puede comprobarlo y verificar el desolador nivel de “argumentación”, nula cultura e información de estas crédulas, ignorantes y muy resentidas personas.

¿Cómo y cuándo terminará esto? No lo sé, lo que sí sé es que la imagen de López quedará muy dañada, por su ignorancia, necedad y torpeza.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Pseudociencias, datos

Artículos y mercancía pirata

Odio, un tema de actualidad

De a poco

Hablando de diputados

De anonimato y libertad, reflexiones

El Ejército, la Policía y el crimen organizado

Populismo, ¿qué es?

IFE y el periodismo, una historia

IMSS, una tragedia que se pudo evitar

El café y los antioxidantes

La corrupción, ese gran problema

Para entender a López

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo