Rafael Calderón
La persistente fascinación de José Emilio Pacheco
Lunes 14 de Enero de 2019
A- A A+

Se cumple un lustro de la muerte de José Emilio Pacheco, el 26 de enero, y si viviera –por el contrario– nos dispondríamos a celebrar 80 años de su nacimiento, el 30 de junio próximo. Sin embargo, estos últimos cinco años de su ausencia física, tienen una característica especial: varios títulos de y sobre su obra se han publicado y podemos ya leer con beneplácito una excelente antología de su columna Inventario; la aproximación definitiva de Cuatro cuartetos de T. S Eliot; la reedición de los ensayos sobre Ramón López Velarde, con epílogo de Marco Antonio Campos; asimismo, El reposo del fuego (y otros poemas) que en Morelia se publicó el mismo año de su muerte; y, Laura Emilia Pacheco dio a conocer: José Emilio Pacheco: a mares llueve sobre el mar, y en El Colegio de México, una edición colectiva con textos de varios autores, editada por Ivette Jiménez Báez: José Emilio Pacheco: reescritura en movimiento.

José Emilio Pacheco, escritor
José Emilio Pacheco, escritor
(Foto: Especial)

La biografía de Pacheco, publicada por su hija, tiene parecido con aquel que registra uno de los hijos de Dante y que publicó inmediatamente a la muerte del poeta.

La similitud, afortunada, es que Laura Emilia es una traductora que resuena en nuestras lecturas y es una excelente ensayista. Para conocer la obra de su padre, traduce un texto de Michael J. Doudoroff: “José Emilio Pacheco: recuento de la poesía, 1963-86”, incluido en La hoguera y el viento, de Hugo J. Verani.

Esta lectura angular de Laura Emilia registra hasta tres horizontes como posibilidad de un diálogo extendido por lo que ella quiere trasmitir cálidamente del poeta, ensayista y traductor; un primer registro es casi imaginario: sucede por poemas que va citando e invita a la lectura y busca atentamente la esencia de la voz del poeta.

La otra es que tiene que ver con las huella de la vida un tanto pública y privada: nos dice como era, donde vivió; recuerda que ejercía con disciplina su condición de poeta y escritor. En una parte describe al autor desde la intimidad, en el hogar; presente el escritor dedicado de tiempo completo a las letras y es seguido por esa vida sencilla, rodeada de lecturas y relecturas.

Recuerda que nació en la Ciudad de México, en la colonia Roma y, después se cambió a la Condesa; a los tres años sabía leer y que una de las cosas que mejor recuerda Pacheco, con más cariño, son las historias que le contaba su abuela Emilia Abreu.

La línea narrativa elegida por Laura Emilia es sencilla, sin sobresalto, toma como diálogo un gato (Orso) y recuerda: “José Emilio vive inmerso en la escritura”, le encantaba oír música y leer poesía; a los cuatro años, era capaz de escribir con facilidad. Para esto, recupera la noticia central que decía que “su abuelita lo enseñó a narrar”. “Esto tuvo gran influencia en su vida y, gracias a ella, se volvió escritor”.

La síntesis de lo que escribe Laura Emilia tiene un punto de partida: “José Emilio Pacheco: a mar llueve sobre el mar”; “Instantáneas de la historia: vida de palabras”, y termina con la “Cronología” detallada y las “Fuentes” bibliográficas para así situar la presencia de los poemas que a lo largo de estas páginas se incluyen y seguir y saber algo más, aunque sea mínimo de las cosas que no le gustaban o resaltar que era lo que le fascinaba: los colibríes y el pan, por ejemplo, etc., y termina con ésta o aquella instantánea. Tengo la sensación que es una lectura en extremo tierna y detallada. La trayectoria literaria aquí representa los 75 años de la vida terrenal de José Emilio Pacheco.

Laura Emilia para aquellos días finales del poeta anota con detalle y precisión: “el 24 de enero escribe su columna Inventario. El 26 de enero, José Emilio y Orso se retiran a su árbol junto a un río que lleva al mar, donde residen actualmente”.

El último inventario es del 24 de enero de 2014…, la segunda entrega de La travesía de Juan Gelman, la dedicatoria es para Gabriel Zaid en sus ochenta, con cincuenta años de afecto…; el árbol al que se retira, el 26 de enero de 2014, Laura Emilia detalla: “apenas en 2013, José Emilio, Cristina y yo fuimos a Macedonia donde a él le entregaron un premio (ha ganado varios). Parte del homenaje consistió en sembrar un árbol que lleva su nombre, en medio de un bosque donde hay árboles plantados por otros poetas, como el español Rafael Alberti y el inglés W. H. Auden. El lugar nos gustó mucho. El árbol crece sin parar. Ahora estamos aquí, bajo su fronda, escribiendo poemas y mirando el paso de las nubes, junto al río que lleva al mar”.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

DAVID HUERTA Y SU CONCOMITANTE FIJEZA LÍRICA

David Huerta y su concomitante fijeza lírica

David Huerta y su concomitante fijeza lírica

La voz poética de Miguel León-Portilla

Marco Antonio Campos y los territorios de la poesía

Marco Antonio Campos y los territorios de la poesía

Marco Antonio Campos y los territorios de la poesía

Marco Antonio Campos y los territorios de la poesía

La persistente fascinación de José Emilio Pacheco

AMLO y la cuarta transformación política de México

Ida Vitale

Del premio estatal de las artes Eréndiera

Un recuerdo para José Antonio Alvarado

190 años de poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Gerardo Sánchez Díaz; profesor emérito

Homenaje al poeta Virgilio

Homenaje al poeta Virgilio

AMLO: misión cumplida

Una edición excepcional: libertad por el saber

Escribir es recobrarse: Octavio Paz

Mallarmé dado a la luz por Ximena Subercaseaux

Octavio Paz: homenaje a una estrella de mar

La Universidad Michoacana y la trayectoría de los rectores

Ante la muerte de Nicanor Parra

Contraelegía: José Emilio Pacheco

En honor del novelista Jaime Martínez Ochoa

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Las concordancias del verbo o 70 años de Gaspar Aguilera Díaz

“La muerte del Quijote”, poema de José Antonio Alvarado

José Antonio Alvarado, in memoriam

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

El Café del Prado, en el Centro Histórico de Morelia

La poeta Margarita Michelena

Pedro Garfias, 50 años después

La hora de la política: el regidor Osvaldo Ruiz Ramírez

Lucía Rivadeneyra: “Cuenta la estoria”

Pedro Garfias 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Ramón Xirau y la poesía iberoamericana

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Diario, páginas extraídas

El pensamiento lírico de Odisseas Elytis

Alfonso Reyes: Un puñado de citas gongorinas

Las visitas a Paseo del Guamúchil

La generación del tercer milenio

La generación del tercer milenio

Lucía Rivadeneyra: De culpa y expiación

La ruptura generacional de la poesía michoacana

Para gozar la poesía de José Antonio Alvarado

La ruptura generacional de la poesía michoacana

La ruptura generacional del medio siglo en la poesía de Michoacán

Juan Bañuelos, in memoriam

Alfonso Reyes y la ciencia de la literatura

Los pasos políticos de un peregrino

Corona de llamas: “Tu piel vuelve a mi boca”

Laboratorio para una poética del siglo XXI

La ciencia de la literatura de Alfonso Reyes

Gaspar Aguilera Díaz, entre el blues y el jazz

La Ilíada: traslado de Alfonso Reyes

Noticias de las Tesis filosóficas de Morelos

Yo no estoy a favor de los adeptos: André Breton

Gaspar Aguilera Díaz: la escritura en movimiento

Alfonso Reyes o la Grata compañía

Alfonso Reyes y su constancia poética

El turno y la presencia de Manuel Ponce

El turno y la presencia de Benjamín Fernández Valenzuela

El turno y la presencia de Concha Urquiza

El turno y la presencia de Enrique González Vázquez

El turno y la presencia de Carlos Eduardo Turón

Diario, páginas extraídas

El turno y la presencia de Tomás Rico Cano

El turno y la presencia de Francisco Elizalde García

El turno y la presencia de Alejandro Avilés

El turno y la presencia de Marco Antonio Millán

El turno y la presencia de Alfonso Rubio y Rubio

El turno y la presencia de Alfonso Méndez Plancarte

El turno y la presencia de Francisco Alday

El turno y la presencia de José Luz Ojeda

El turno y la presencia de Ezequiel Calderón Gómez

El turno y la presencia de Gabriel Méndez Plancarte

El turno y la presencia, una introducción

El turno y la presencia. Una introducción

El turno y la presencia: una introducción

Esbozo y acercamiento

Porfirio Martínez Peñaloza (1916-2016)

León Felipe, intrépida metáfora

Leer al poeta Rubén Dario

La Presea Generalísimo Morelos para José Mendoza Lara

Leer al poeta Rubén Darío

Rubén Darío, Del símbolo a la realidad

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rúben Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío