Samuel Maldonado B.
REPERCUSIONES
¡Guachicoleros y guachiculeros!
Martes 15 de Enero de 2019
A- A A+

Son dos palabras aparentemente iguales pero con significados totalmente diferentes y aun cuando supongo que no se encuentran registradas en el diccionario de la Real Academia Española, al menos en nuestro país, ya son de un carácter cotidiano y no muy fácilmente se comprende el significado de estas dos palabras.

El “guachicol” original es un fermento que se produce de la mezcla del jugo de la caña de azúcar, al que se le adiciona agua, piloncillo, cascaras de naranja y jugo de la misma fruta, que tomado en demasía llega a provocar una liviana “borrachera”.

Wikipedia, esa infinita e inteligente enciclopedia, nos indica que esta palabra huachicol tienen su origen en las antiguas civilizaciones del continente descubierto en 1541, es propia de nuestras pasadas culturas y que representa una larga , delgada y flexible vara que era la utilizada como gancho y con ésta descolgar las frutas de árboles gigantescos como los zapotes o los mameyes.

El “guachicolero” actual no tiene nada que ver con el corte de frutales, pero sí con el robo de gasolinas, diesel y petróleo, mismo que extraen de los ductos de la que fuera la primera y gran industria nacional manejada por el Estado Mexicano, hoy calificada como una empresa desarticulada por gobiernos corruptos y antinacionales.

Los guachiculeros son diferentes a los ya mencionados guachicoleros, pues los primeros están compuestos de administradores “fifís”, esos de pipa y guantes, que con las reformas constitucionales realizadas, casi acabaron con la principal empresa mexicana, misma que había sido rescatada de las manos de extranjeros por el general Lázaro Cárdenas del Río, en el año de 1938, para ponerla al servicio de los mexicanos.

La Torre B de PEMEX
La Torre B de PEMEX
(Foto: Especial)

No nos sorprendería en lo absoluto que en las investigaciones que se estén, o se hayan realizado sobre el origen de este magno robo a la Nación, se encuentren los huachiculeros; es decir, los altos directivos que por la petrolera nacional han pasado, y sólo para recordar, señalo que en la Torre B de PEMEX, el 31 de Enero de 2013, ocurrió una explosión supuestamente debido a la acumulación de gases en el sótano del edificio ubicado en la delegación Miguel Hidalgo, en el antes Distrito Federal, provocando el fallecimiento de 37 personas y 126 lesionados.

Los que nos quemamos fácilmente con el atole, considerábamos que el “accidente ocurrido” terminaría con la información oculta de las “enormes travesuras” que diferentes directivos de la empresa nacional venían realizando. Desde luego que el edificio fue desalojado y pata “evitar mayores daños” no dejaron entrar ni a la aprensa, por la peligrosidad.

El presidente en turno, Enrique Peña Nieto, escribió para la prensa lo siguiente, cito: He ordenado a las autoridades correspondientes implementar los protocolos de rescate y la investigación minuciosa de los hechos. “La prioridad en este momento es atender a los lesionados y salvaguardar la integridad física de quienes ahí laboran...”

Emilio Lozoya, quien fuera director de la misma empresa, indicó: “Mi más sentido pésame a todas las familias de los trabajadores de Pemex que han perdido a sus seres queridos por la explosión de hoy”.

Pero de las investigaciones correspondientes a la explosión y quema en el sótano, fueron silenciadas y ahora se considera que hay pájaros muy gordos en el alambre y que los huachiculeros han participado en el huachicoleo.


Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡No son 19, son un chin...!

¡Hay pájaros en el viento¡

''En palacio... acto fúnebre''

¡Cuando los perros ladran, vamos avanzando, Sancho!

Adolf Hitler y Trump, dos tipos de cuidado

Morelia, capital peligrosa

¡Mr. Trump...oso!

¡La locura del pelirojo!

¡Al que madruga, Dios lo ayuda!

Cresceré o decresceré

En días no laborables

Fin de una etapa

México ensangrentado, la guerra del petróleo

Que no saben de gobierno

¿Miedo en los expresidentes?

¡Perdón sí, pero castigo también!

El PAN, en el desfiladero

Morelia, ciudad sucia

México y las drogas

La Fiscalía carnal

Críticos falsarios y el beneficio de la duda

¡ Deseducación del estado !

¡ México y el misterio del oro perdido !

Un peligroso payaso

¡Muertos y heridos!

¡Guachicoleros y guachiculeros!

2019 ¡ Feliz año, amor mio!

¡Despacio Andrés Manuel... que vas de prisa¡

¡AMLO NO TIENE DERECHO…

En la antesala del poder

“Reconstrucción o refundición” ¡El perdere¡

De antologías y de analogías

De huracanes 'el más peligroso en el Hemisferio Norte'

Dos tipos de cuidado (Felipón y Chente)

¡Ponen alas en sus pies¡ Los miserables peregrinos

¡En 1988, nace¡ ¿en 2018, lo enterraran?

Para desandar el camino ¡hay tiempo Silvano¡

Los soldados al cuartel y los marinos a la mar

Morelia, Ciudad peligrosa

¡Lo que nos cuesta él que se va!

¡RIP AL PRD! ¿Lo querrán como socio?

!Muerto el rey, viva el rey¡

Don Porfirio

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno