Alma Gloria Chávez
A todas luces conocido
Jueves 17 de Enero de 2019
A- A A+

Vivimos, como afirma Sara Sefchovich, en un “país de mentiras”, como argumenta en su libro que lleva ese título, editado en el año 2008 por Océano de México, S.A. de C.V. escrito como un “texto amargo y políticamente incorrecto”, descubrimos que al leerlo nos permite esclarecer las raíces del coraje y la impotencia que sentimos como ciudadanos y exhorta a encontrar la verdad como un bien total.

“En México –dice Sefchovich- se miente. Todos los días y sobre todos los asuntos. La forma de gobernar en nuestro país consiste en mentir. Tendremos las mejores leyes e instituciones; habremos firmado todas los convenios del mundo; nos habrán hecho las promesas y ofrecimientos más excelsos; incluso los informes de resultados más alentadores, pero nada de eso es cierto, porque las instituciones no cumplen con su cometido; a las leyes no se les respeta; se promete lo que no se va a cumplir y se asegura que se hace lo que no se hace…”

Quienes hasta hoy han gobernado, sobre todo en las últimas cinco o seis décadas, además de permanecer mudos cuando organismos internacionales presentan, perfectamente documentados, los casos de violación de los derechos humanos, o cada vez que los ciudadanos exigimos saber sobre los casos de desaparecidos, de la distribución de recursos para proyectos de toda índole, o sobre los sueldos reales de los funcionarios, las autoridades permanecen mudas… o mienten.

“Además de permanecer mudos, a las autoridades también les da por la ceguera: hacen que no ven los miles de abortos clandestinos que se practican cada año, causando muchas muertes; hacen que no ven los enormes basureros a cielo abierto que existen por todo el país, algunos de ellos con residuos peligrosos; hacen que no ven los millones de mercancías de contrabando que diariamente entran al territorio en gigantescos tráilers y camiones, barcos y aviones (60 por ciento del mercado textil se encuentra en poder de los contrabandistas: seis de cada diez prendas de vestir que se comercializan en México son ilegales, y diariamente ingresan unas dos mil armas, a pesar de que existen aduanas, una Ley Federal de Armas y tantos convenios internacionales suscritos por México en materia de Regulación del Comercio); hacen que no ven los ductos de hasta doce pulgadas por donde se le sustraen miles de litros de gasolina a Petróleos Mexicanos”. Enumera Sefchovich, entre otras graves situaciones de las que han hecho caso omiso los sucesivos gobiernos y gobernantes que han llevado al país a su peor crisis.

Es la Justicia la que tiene  una enorme deuda para con el pueblo
Es la Justicia la que tiene una enorme deuda para con el pueblo
(Foto: Especial)

Y hoy, que han dado inicio las acciones gubernamentales para regular los altísimos sueldos de ministros, gobernantes y funcionarios de todos los colores, así como las emprendidas para detener y evitar el robo de combustible (que desde el sexenio anterior se contaba ya con expedientes abiertos que daban cuenta de ello y se ocultaron), muchos de esos grises personajes… siguen mintiendo. Porque no podemos creer en sus voces de alarma, preocupación y hasta exigencia ante lo que está ocurriendo.

“Tanto cochambre y podredumbre acumulados debajo de la alfombra (que es nuestro país), resultará muy difícil limpiar… y no pensamos que será de un día para otro”, comentó con ironía un creativo y joven amigo que ha permanecido en espera de que se vuelvan a otorgar recursos para proyectos culturales en el municipio y de los que no dan cuenta de por qué no se están ejerciendo desde hace cinco años. “Parece –añadió-, que tendremos que apostar al cambio, pero ayudar a limpiar con fuerza la corrupción, como ha sugerido el Fondo Monetario Internacional, recientemente, al presidente López Obrador”.

Así las cosas, además de las férreas argumentaciones de los ministros de la Suprema Corte de Justicia para defender sus elevadísimos sueldos (que la mayoría no se ha ganado, puesto que es la Justicia la que tiene una enorme deuda para con el pueblo mexicano), ahora los airados reclamos que se escuchan y que están propiciando las compras de pánico de hidrocarburos, sobre todo en Estados de la República que son los que registran el mayor número de tomas clandestinas, vienen de personajes militantes en partidos que permitieron o hicieron caso omiso a estos reprobables hechos, a todas luces conocidos.

O ¿usted cree en la inocencia de quienes piensan que es natural que le vendan gasolina, fuera de los establecimientos hechos para tal fin?

Seguramente hoy ya son pocas las personas que ignoran que nuestro Estado se localiza en la ruta de la distribución de combustible robado y que buena parte del consumido en varios lugares de la región proviene del robo directo en las instalaciones de Pemex y de tomas clandestinas.

Un reconocido analista político, lo resume de manera sencilla: “Al ponerse en marcha acciones contundentes para evitar el robo de gasolina, obvio es que la oferta del producto ilegal disminuye radicalmente. Por lo mismo, la creciente clientela de combustible robada ahora se ve en la ‘penosa’ necesidad de hacer fila en el mercado legal…” y agrega: “la información disponible, detalla que en 2018 (hasta octubre), siete estados de la República concentraron 80% de tomas clandestinas (10,041 de un total de 12,581) y coincidentemente, son las entidades que ahora reportan desabasto… Y hoy –finaliza Carlos Fernández Vega-, todos histéricos, todos urgidos, todos compungidos, pero nadie dijo nada ante el sostenido crecimiento del robo de combustible en los tres sexenios anteriores.

Tan sólo con Enrique Peña Nieto, el número de tomas clandestinas (a pesar del programa de lucha contra la delincuencia) se incrementó 923 por ciento, amén de que el atraco pipas transportadoras, gozó de cabal salud”.

Por su parte, Enrique Galván Ochoa, en su Twiteratti semanal, comparte: “A ver si entiendo: nos han robado 200 millones de pesos diarios de combustible durante más de 20 años con el permiso del gobierno, de Pemex, de miembros del sindicato y de empresarios de gasolineras, y algunos están enojados por el desabasto. ¿Es neta? ¿La falta de gasolina (les) enoja?”.

El año próximo pasado, precisamente para el 80 aniversario de la Expropiación Petrolera en el mes de marzo, “uno de los actos fundacionales de la industria nacional y pilar del desarrollo del país”, días antes de la ceremonia oficial organizada para “celebrarlo”, académicos, sindicalistas y expertos del sector petrolero, reunidos en foro abierto, se encargaron de denunciar las irregularidades y anomalías que llevaron al desmantelamiento de la industria nacional de hidrocarburos y alertaban ante el hecho de que mientras no se atacara la corrupción en la alta dirigencia y dirección en el sector energético, tanto eléctrico, como de hidrocarburos, originadas esencialmente por el hecho de tratarse de un sector corporativizado, afiliado al partido oficial, de ninguna manera se tendrá un sector energético sano.

Llegó el tiempo de evitar lamentaciones y asumir el sano compromiso de contribuir (o de empujar) para hacer a un lado todo lo que enturbia a nuestro maltratado país, como la mentira: a todas luces conocida.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Día de la Mujer Indígena

Adultos mayores

Radiaciones ionizantes sin control

Recordando al Gran Cronopio

Sembrador de ideales

Fiestas en la región purépecha

Madurez emocional

Gobernar en la inclusión

Árbol, bosque, vida

La fiesta de los oficios

El trabajo infantil

Medio ambiente: medidas emergentes

En el Día de Acción por la Salud de la Mujer

Para recordar a don Enrique Soto

Diversidad Cultural

Maternidad: fecha para reflexionar

En deuda con muestra niñez

El planeta que compartimos

Día panamericano del indio

Recordando al general Zapata

En torno a un manantial

Empleadas del hogar

Ofrendando a Itsï (Agua).

La visión educativa de Vasco de Quiroga.

Cristos negros en América

Carnaval y tauromaquia

Responsabilidad de todos

Dos conmemoraciones purépecha

La Biblioteca del Libro Ilustrado

Crónica y cronistas

Pueblos indígenas y medio ambiente

A todas luces conocido

Cuando del dolor se habla

Nueva cuenta en el tercer planeta del Sol

En aumento la Alerta de Género

LXX Aniversario de la Declaración de Derechos Humanos

Fiesta religiosa en Pátzcuaro

Mahatma Gandhi y la no violencia

Por una vida sin violencia

16 de noviembre. Día de la tolerancia

Días de ánimas, días de ofrenda

Ética para médicos

Un hombre de principios

La invención de América

Laudato sí, mi signore.

Pátzcuaro y su legado patrimonial

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima