Alejandro Vázquez Cárdenas
Siempre podemos estar peor
Miércoles 23 de Enero de 2019
A- A A+

En las pasadas elecciones presidenciales era común escuchar a muchos ciudadanos afirmar con toda seriedad “no podemos estar peor” en referencia a lo evidente, el elevado nivel de corrupción durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, probablemente el sexenio más corrupto dentro de la historia del México moderno. Tendríamos que retroceder hasta las épocas de Miguel Alemán V. o de José López Portillo para encontrar un nivel parecido de cinismo y corrupción.

El ciudadano mexicano promedio no está muy versado en Historia, y sinceramente creo que ni le interesa, esta deficientemente informado por una prensa no confiable que se ha singularizado por estar al servicio de quien tenga el poder en ese momento. Obviamente un pueblo mal informado, testigo sin voz de una corrupción rampante, que lee poco y para colmo no comprende bien a bien lo que lee es presa fácil de un oportunista demagogo con discurso incendiario y populista, que sigue punto por punto todos los consejos de J. Goebbels.

El recientemente bautizado como “Pueblo bueno y sabio” ya demostró que no es ni tan bueno ni tan sabio
El recientemente bautizado como “Pueblo bueno y sabio” ya demostró que no es ni tan bueno ni tan sabio
(Foto: TAVO)

El recientemente bautizado como “Pueblo bueno y sabio” ya demostró que no es ni tan bueno ni tan sabio, pues se tragó, completita, la rueda de molino de una supuesta cuarta transformación de México, transformación que casi instantáneamente, como por arte de magia, nos llevaría a una especie de país idílico de “amor y paz” con tan solo un puñado de buenas intenciones.

Era evidente, para cualquier persona medianamente informada, que López Obrador no tenia, ni tiene, los recursos intelectuales para encabezar una real transformación de México, y por lo que se ve, tampoco la intención de hacerlos. Su sólida formación en el priismo más cavernario se le quedo firmemente arraigada.

Su historia personal, su turbulento pasado de porro en su natal Tabasco, su opaca manera de gobernar en el entonces DF, su desprecio a normas y procedimientos, su historia de traiciones, su majadera descalificación a quienes no comparten su manera de pensar, el reiterado uso de ofensas e insultos a sus rivales políticos, su descarada protección a ladrones de su equipo, todo eso lo pinta de cuerpo entero. Un personaje intolerante con un afán vindicativo muy marcado, un individuo que se siente elegido, el Mesías que va a salvar a México.

López es un político de ideas arcaicas, fascinado y anclado en un modelo populista fracasado como lo fue el de Luis Echeverría. En el poco tiempo que tiene ejerciendo el poder ha demostrado sobradamente que no es un individuo de ideas, sino de ocurrencias, algunas verdaderamente disparatadas y extremadamente costosas. Ocurrencias que ya han dañado severamente a la economía del país y ensombrecido el panorama para millones de trabajadores.

Los ejemplos sobran, la demencial y caprichosa cancelación del nuevo aeropuerto en Texcoco, cancelación que saldrá más costosa que terminarlo, el oneroso y absurdo proyecto del tren Maya (previa autorización de la Madre Tierra) , la descabellada descentralización de diversas dependencias enviadas a donde apuntaba su dedito sin importar los atropellos a los derechos de los trabajadores, el despido masivo de funcionarios competentes y la llegada de improvisados a puestos clave etc.

En estas semanas nos toca padecer su torpeza en el manejo del robo de combustible, añeja situación que viene de cuando menos tres sexenios en donde el protagonista principal es el personal de PEMEX y su sindicato. Cierto es que el problema se dejó crecer, por incompetencia o corrupción, también es cierto que era imperativo resolverlo de raíz, en eso considero que todos están de acuerdo, el problema es por una estrategia mal diseñada y peor ejecutada, una catálogo de contradicciones, mentiras y medias verdades que han dado como resultado un desabasto severo en varios Estados y ha afectado gravemente la economía del país, sin entrar en el detalle de los muertos de Tlahuelilpan.

A esto se agrega una actitud de soberbia y la probada ignorancia de los funcionarios responsables de la lucha contra el robo de combustible. El resultado final, caos y desabasto. López, en su necedad, no reconoce los errores en su estrategia y desprecia el justo reclamo de sus gobernados. Como última vuelta de tuerca nos receta una verdadera perla de estulticia “Robar por necesidad no delito” “si necesitan, agarren”.

Si, si podemos estar peor. Y lo estamos.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos