Samuel Ponce Morales
La Conspiración
SEP, el brutal desconocimiento
Jueves 31 de Enero de 2019
A- A A+

Basta una frase dejada en la reciente reunión sostenida con la cúpula del llamado magisterio democrático del titular de la Unidad de Administración de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Héctor Garza González, para establecer su total desconocimiento de la educación michoacana.

En la principal sede de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), situada en la capital del estado, el funcionario federal dijo textualmente: “Si no fuera por ustedes la niñez michoacana estaría al garete. Si no fuera por su vocación de servicio este país no tendría futuro…”.

Y es que solo hay que establecer en qué lugares de la media nacional se encuentra ubicado Michoacán en el rubro educativo, y evidentemente no está en los primeros sitios, vamos ni siquiera en los medianos, eso más allá de que se puede discutir quienes son los responsables directos e indirectos de esas situaciones.

Andrés Manuel López Obrador
Andrés Manuel López Obrador
(Foto: Especial)

¿Y el bono ideológico?



El conflicto magisterial en Michoacán es como una jugada de carambola a tres bandas que impacta a los gobiernos federal y estatal, así como a la CNTE, aunque en menor medida, porque a fuerza de presión social siempre tiende a ganar el gremio de trabajadores de la educación.

Al no atender el llamado del presidente Andrés Manuel López Obrador a retirar los bloqueos de las vías férreas, y en sentido contrario amagar con ampliar sus movilizaciones, la CNTE deja al descubierto los verdaderos motivos que la animan: el propio beneficio político y económico, sin más.

Históricamente, la CNTE ha sido vista como un gremio sobre ideologizado que justifica su razón de ser y actuar con un discurso anti neoliberal que no ha evolucionado a la par de la ideología de izquierda con la que dicen identificarse. Esos principios “ideológicos” que los autollamados democráticos repiten al dedillo con tono de doctrina, les funcionaban de manera inapelable ante gobiernos de derecha o de centroderecha; sin embargo, la Coordinadora parece no entender el giro que ha tenido la histórica política del país.

Por primera vez, la CNTE tiene como interlocutor en la Federación a un presidente de izquierda, cuyo proyecto de gobierno tiene como objetivo principal revertir el impacto negativo de los regímenes neoliberales; es decir, no sólo son “aparentemente” claras las afinidades ideológicas, sino que el magisterio también ha ganado posiciones políticas al cobijo de Morena.

Mantener los bloqueos de las vías férreas, a contrapelo del llamado de López Obrador, no sólo es una traición de la CNTE al Presidente, sino a los propios principios que han esgrimido para justificar sus acciones de presión social. El magisterio ha quedado al desnudo, demostrando que su discurso antineoliberal y su supuesta filiación de izquierda son sólo una bandera, más no una convicción y mucho menos un proyecto de transformación.

Si bien, había un visible conflicto entre AMLO y Silvano Aureoles, éste parece entrar en fase de tregua, o al menos eso nos hace pensar los tuits del gobernador en los que ofrece garantías de pago a los docentes, y los convoca al trabajo conjunto con los gobiernos federal y estatal. Avanzar en esta ruta de conciliación es lo que se esperaba desde que la administración estatal anunció su intención de regresar los servicios educativos a la federación.

Ahora la responsabilidad de resolver el conflicto está en la cancha de la CNTE, que puede levantar sus plantones y acudir a la mesa de dialogo, o podría atrincherarse en una postura intransigente que siga siendo factor de crisis para el Gobierno de López Obrador. Apostar por la confrontación del Presidente con gobernadores, y con sectores productivos que presionan a la federación para que libere las vías férreas, tendría el efecto de romper lanzas con AMLO, y excluirse de la llamada cuarta transformación.

Nada es lo que parece



1.- Cuando menos en la agenda del gobierno de México, de su representante en el estado, Roberto Pantoja Arzola, se encuentra una visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a la región michoacana de Tierra Caliente, en específico al municipio de Huetamo, en donde por cierto una de las inversiones federales más importantes en desarrollo se encuentra en la construcción de la Ciudad de la Mujer. Para esa ocasión se espera que el territorio michoacano se encuentre en calma, en todo sentido…

2.- “No estoy de acuerdo de acuerdo del calificativo, desde mi punto de vista es peyorativo, excluyente, discriminatorio y en mi condición es inadmisible, no tiene alguien que tiene un antecedente y que tiene los méritos y capacidades estar participando en un proceso y darse descontado en función de una apreciación que se ha ido corriendo a lo largo de los meses en diferentes funcionarios, por lo tanto es inadmisible”: Adrián López Solís diputado local y aspirante a la titularidad de la Fiscalía General de Michoacán, al referirse al calificativo fiscal carnal..

Conjuro



Al gobierno michoacano le sigue haciendo falta un mejor operador político, el dos…

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

El legado del TEEM

Silvano, tercia de halagos

Violencia, tres en uno

Encuesta 2021, el PRD desaparece

MORENA, el reencuentro

AMLO, caso Mireles

De todos modos, SUEUM/SPUM se llaman

De todos modos, SUEUM/SPUM se llaman

Tepalcatepec, ambigüedad presidencial

Michoacán, la impensable alianza

ZEE, sepultada

Los pendientes del Sistema anticorrupción

Los pendientes del Sistema anticorrupción

Autodefensas, diálogo fallido

Otra vez Apatzingán

CNTE, SUEUM, sin miramientos

Conago, Michoacán en la mira

Morena, reunión casi imposible

La no guerra al narco

PRI Michoacán, la danza de los 10 millones

PRI Michoacán, llegó la hora

De la ley Bonilla a la del Garrote

Secuelas del encuentro en Palacio de Nacional

Educación, “de la tierra al cielo”

Michoacán, el encuentro presidencial

CEDH, #MissJessica

El patrón de la SSP

En los tiempos de Alfredo Castillo

Alito en Michoacán

El rescate por los bosques

La lucha por la Auditoría

Raúl Morón, al banquillo congresista

La Constitución de Michoacán, a 100 años

Auditoria, los de la terna

Otro golpe a Marco Polo Aguirre

La renuncia de Antonio Soto

AMLO, una sola mención de Michoacán

AMLO, y sigue cabalgando

Las cinco del TEEM

Marco Polo, el cobre

IEM, retos a la vista

Del INE al IEM

El fallido evento constitucionalista

Municipios de talla internacional

Mujeres policías: el arraigo por la familia

Los destapes

Más allá de Raúl Morón

Morena debilita al PRD

Congreso, la altura de un párroco

Observatorios ciudadanos, entre dimes y diretes

La crisis en el periodismo

Última llamada, última llamada...

Los dilemas de ADN

Jesús Reyna, el gran ausente

Morena Michoacán, uno menos

¿Cuidado con los militares?

El prematuro destape

A contra reloj la federalización

Cárdenas como los buenos vinos

La hora del PRI

Un juez a todo dar

Vendetta partidista

Nahuatzen, el deslinde

Nahuatzen, el conflicto de nunca acabar

Contra la madre tierra

Una historia que no contar

Junta de Caminos

Gobernadores en alerta, por las alertas

Y de qué habló con AMLO…

INE dará certeza a la renovación de la dirigencia nacional del PRI

Por un plan Marshall michoacano

Reaparecen priista y expanista

Y, dónde está Fabiola

El privilegio del PES en Michoacán

Los dos alcaldes con poderes

Más allá de la reforma educativa...

CNTE, hasta cuándo…

Pascual Sigala, la despedida

Fiscalía, una sorprendente elección

El adoctrinamiento ¡a niños!

Tercera llamada…

Fuerte mensaje silvanista

De nuevo, en riesgo nómina magisterial

La desigualdad entre la Federación y estados

UMSNH, sin vuelta…

¿Dónde está Jesús Reyna?

El abucheo de la discordia

Congreso, aferramiento ex priista

Reaparece Alfredo Ramírez

Morena, Morena...

STJE, el misterioso magistrado presidente

Michoacán, los penares del PRD, de ADN…

Guardia Nacional

Morena da palos de ciego

ADN se entrega a Morena

El futuro de la Fiscalía en Michoacán

Reforma electoral con perspectiva de género

La cátedra centista

Violencia política de género, sin estadística

El logro presidencial y el desmarque morenista

Casi lista la ley para la Fiscalía

Michoacán, #MissYeidckol

CNTE, primera llamada

Índice de violencia, ¿dónde están los michoacanos?

El empantanamiento

Michoacán, reforma electoral

CNTE, la vie en rose

SEP, el brutal desconocimiento

Más allá de la Contraloría

El zape amlista

«Así se comportó Fausto Vallejo…»

Los sin nombres de Jesús Reyna

Jesús Reyna al ataque

Los gandallas de MORENA

Telebachillerato, nepotismo y privilegios sindicales

La lucha por la fiscalía

“Ya párele con (…) los quemados de Obregón”

CNTE, la venganza política

¿Y si resistiremos el desabasto?

De AMLO a Silvano y viceversa

UMSNH, pinceladas del nuevo rectorado

UMSNH, rompiendo usos y costumbres

AMLO, dos puntos para Michoacán

Libra Michoacán examen policial

Frente antisilvanista

UMSNH, solo uno

UMSNH, dos decenas…

Seguridad: los seis puntos michoacanos

CNTE, contra la espalda y la pared

El diputado ex normalista

AMLO a favor de la federalización

UMSNH, incierto panorama

¿Michoacanos al TEPJF…?

Inició incómodo

¡Cuidado con los indígenas!

Morelia, ¡cuidado con la contaminación!

Ni desafío ni olvido

Silvano, a la orilla de la transición

Nahuatzen, mucho ruido

Morelia, la otra fiscalización

Y, la rebelión congresista

La oscilante ZEE de Lázaro Cárdenas

Morena, los federales

Y, ¿Michoacán?

Resentimiento anticongresista

AMLO, el eventual descobijo de Morena Michoacán

El oro de la discordia

Buenavista, Nahuatzen…

PRI, tarde y mal...

La conspiración