Arturo Alejandro Bribiesca Gil
El poder de la redes sociales
Viernes 1 de Febrero de 2019

A mi estimado amigo Manuel Madrigal Por su cumpleaños.

A- A A+

En días pasados, un familiar olvidó en un restaurante su mochila, cuando se percató de su descuido, regreso al lugar pero ya no la encontró donde lo había olvidado, ni el personal del establecimiento la tenía en su poder; ante la situación, dicho personal, amablemente, procedió a la revisión de sus cámaras de vigilancia, encontrando en el video el momento en que una tercera persona la recogía; la lógica indicaba que esa persona se la había llevado.

Con el video en su poder, me habló mi pariente y me platico la situación; después de intercambiar algunas ideas y puntos de vista sobre cómo recuperar su mochila, coincidimos en la idea de involucrar a Guillermo Valencia y a su Revolución Social. Para quienes no hayan oído de ese fenómeno social, son un grupo de ciudadanos organizados que se dedican a combatir a la delincuencia común, sin afán de lucro, apoyándose principalmente en la tecnología y las redes sociales.

Estoy sorprendido con el poder de las redes sociales
Estoy sorprendido con el poder de las redes sociales
(Foto: TAVO)

Una vez que contacte a Guillermo Valencia, le envié el material de las cámaras de seguridad; diez minutos después, en su perfil social se hicieron públicas imágenes que permitirían identificar a la persona que había tomado el portafolio, invitando a la sociedad digital a ayudar en su localización.

En un lapso de una hora aproximadamente, más de trescientas personas habían compartido ya la publicación y, afortunadamente, la persona que tenía en su poder la mochila había sido alcanzada por los tentáculos de las redes sociales; quien inmediatamente estableció contacto y dio el domicilio en que podía pasar el propietario de la mochila a recogerla; adujó buena fe, y de buena fe, debemos creerle.

Estoy sorprendido con el poder de las redes sociales, si bien es cierto su crecimiento exponencial ha traído algunos daños a la sociedad moderna (perdida de privacidad, aislamiento social, etc.), grave error seria no reconocer los beneficios que producen. Quejarnos de los perjuicios y disfrutar de los beneficios es esquizoide. Debemos aceptar que el progreso y la evolución social y tecnológica son un camino constante, sin pausas; entendiendo además, que el desarrollo tecnológico va aparejado de destrucción creativa, simple ejemplo: la impresión en lonas acabó con los rotulistas, o al menos los tiene al borde de la extinción. Inevitable.

Mi agradecimiento a Memo Valencia y a sus revolucionarios; estoy seguro que dicho movimiento tiene en su repertorio raudales de historias con final feliz como la que me toco conocer de primera mano.

En fin, ojala que las autoridades repliquen las cosas buenas que hacen esos ciudadanos organizados y las perfeccionen, con apego a derecho, para que esas historias de éxito se vuelvan parte del discurso público y no epopeyas de gente común, que en una situación alegal anda llenando vacíos que no les corresponden.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Hablemos de refugiados

El uniforme neutro

Las apariencias importan

Acerca de nada

La primera: Dolores

Yes we can

Idai

Es la actitud…

La ley

¡No a la discriminación!

Aforismos, máximas y conexos

República de Venezuela

El poder de la redes sociales

De animales a dioses

Calma, calma... ! que no panda el cúnico !

Choque de poderes

Retrotopía

A la democracia

No salió el oso polar

En paz

En paz

Mirar hacia el futuro

Es cuestión estética no cromosómica

Corrupción derivada

El juicio de la historia

Vuelvo a preguntar

Bebeto y Romario

De desconcentraciones y cosas parecidas

De reo a gobernante

Quinto partido a la vista

Hablemos del mundial

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano