Ismael Acosta García
José Martí cabalga de nuevo por Michoacán
Sábado 2 de Febrero de 2019
A- A A+

Con ese sugerente título escribía Salvador Morales Pérez, cubano, doctor en Historia quien fuera secretario de la Academia de Ciencias de esa república antillana y que muriera en México fungiendo como investigador del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Michoacana, al referirse al gran maestro José Martí: “Hombre de proyección transhistórica. El héroe que hace trepidar las conciencias de nuestros pueblos sufridos y anhelantes en pos del soñado reino de la libertad, la igualdad y la fraternidad. José Martí ha sido el más universal y trascendente de los cubanos”

Tal aseveración se hizo en el texto de presentación de nuestro libro José Martí: una vida por la libertad, la igualdad y la fraternidad (2009) con que nos distinguió el ameritado historiador cubano. Hoy, al celebrarse el CLXVI Aniversario del Natalicio del Héroe de Dos Ríos, nos es imperativo entrar en la reflexión de esta recia personalidad adelantada a su época.

José Marti ha sido el más universal y trascendente de los cubanos
José Marti ha sido el más universal y trascendente de los cubanos
(Foto: Especial)

De toda la pléyade de los Libertadores de América es, José Martí, el que más obra escrita dejó para las generaciones futuras. Este hecho ha permitido que conozcamos más a fondo su formación ideológica e intelectual, fundamentos que le llevaron a transitar los tortuosos caminos para la construcción de la libertad y redención de su patria que, es de obligación recordar, él la interpretó como nuestra América, por su clara visión internacionalista que al paso sería el principio doctrinal de la política exterior cubana.

La existencia de tantos y tantos documentos martianos nos permite atisbar con mayor objetividad en el pensamiento del prócer. Además, él sumó a su perfil de luchador independentista, su desempeño como Maestro, poeta, periodista, escritor, crítico de arte y múltiples actividades más que fortalecieron su formación intelectual y humana forjada desde su niñez en La Habana y, posteriormente, en España y Francia durante sus tres estancias en Europa, dos de ellas forzadas y otra por necesidad familiar.

La investigación que nos llevó más de cinco año y la consulta de 157 obras de diferentes autores y los 29 tomos de las Obras Completas de Martí, editadas por el Centro de Estudios Martianos de La Habana, (todo bajo la guía de Salvador Morales) se hizo con el propósito de acercar en enunciados breves las ideas que dibujan la esencia del pensamiento martiano, extractado, en buena parte, de su obra directa, y en mucha otra, de los variados productos de investigación histórica, política, sociológica, filosófica, literaria, pedagógica y artística a que tuvimos acceso, gracias a la tarea esforzada de doctos estudiosos de Martí. El deseo fue acercar, de la manera más sencilla posible, un filón de información elemental para quienes no son avezados en el conocimiento de la vida y obra del ejemplar cubano del Siglo XIX. Desde luego, y como premisa fundamental, inducir a las nuevas generaciones de ciudadanos latinoamericanos al conocimiento de un hombre que, a semejanza de El Che, pero una centena de años antes, fue capaz de sentir en carne propia, cualquier injusticia cometida contra cualquiera, en cualquier parte del mundo. De ahí nuestra afirmación de que, el concepto martiano de Nuestra América, es el principio fundacional de la política internacionalista por la liberación de los pueblos, que ha esgrimido en los últimos sesenta años la más grande de las islas del Caribe.

Los mexicanos y latinoamericanos de nuestra generación, comprometidos con esa doctrina, asumimos plenamente ese espíritu solidario y decidido. Del brazo de Martí nos planteamos el cambio radical que tantos esfuerzos nos ha costado adelantar. De la mano de Martí hemos encontrado el sentido de nuestros destinos y la energía necesaria para llevarlo a cabo a pesar de las brutales agresiones a las que como generación hemos sido sometidos; porque Martí no es solo de los cubanos, Martí pertenece a todo latinoamericano que no se conforma con esta existencia incierta, pálida, subordinada.

De esa carne y de ese temple, de ese fuego, de esa decisión y entereza con sus singulares características y dotes personales, fue José Martí. Aquel cubano que quiso a México con igual lealtad e intensidad que a Cuba. No ha tenido este país un centinela más preocupado por el mejor de los destinos. Son numerosísimas las huellas que dejó escritas de tan inquieta vigilancia.

Ese Martí, que estuvo presente durante tantos años en el estudio y valoración de numerosos intelectuales y en la formación de los niños y jóvenes mexicanos, en la década de los setentas fue alevosamente extirpado de los libros de literatura e historia por maliciosos burócratas que desearon ver erradicada de la educación contemporánea todo ejemplo e ideas que pudieran convertirse en incitación a la inconformidad, a la rebeldía, al espíritu redentor y quijotesco, la más noble huella dejada por la cultura hispana y cristiana en nuestras sufridas tierras de América.
Ningún político e intelectual de su época vio con tanta claridad como Martí la dirección que estaban tomando en la América los asuntos continentales. Observó con previsora lucidez los peligros derivados de la íntima relación entre los pujantes Estados Unidos pletóricos de mercaderías invendibles, avarientos de mercados, ocupados por otros, y la evolución de las economías periféricas, dependientes, dominadas por grupos oligárquicos que desconocían nuestros países y miraban la cultura ajena como propia.

El tiempo transcurrido, de algo más de un siglo, nos permite adquirir una valoración cada vez más completa y objetiva del papel de Martí en el movimiento revolucionario cubano, y de la significación de su estrategia antiimperialista y latinoamericanista. Creó una conciencia patriótica y social legítima no sólo para los días en que vivió sino incluso para las décadas posteriores a su muerte.
Martí fue un líder que no ejerció el poder, pero se distinguió como gran conductor político de acrisolado prestigio, un notable organizador, una “autoridad espiritual” y moral, un líder ideológico de especial categoría.

Es un verdadero paradigma de lo noble, de lo certero y apropiado, de lo justo y conveniente. Un ejemplo contrastante con esa miríada de pequeños políticos más atenidos al bien propio que al bien común. Bien común que ha llegado a unos niveles de deterioro espeluznantes. Deterioro en todos los órdenes de la existencia social.

Martí por siempre. Hoy vigente en el proyecto de la nación mexicana y, sobre todo, en la defensa y solidaridad con el pueblo y gobierno de Venezuela, la Venezuela libre, bolivariana y antiimperialista.
Es cuánto.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Abnegación de madre

Camino al Foro: “El papel de la filosofía en la cuarta transformación”

Sobre los niños de México y el mundo

Emiliano Zapata Salazar, a cien años de su muerte

El suicidio. Una lectura torcida de Nietzsche

La Expropiación Petrolera y el rescate de la nación

Gran Logia Benito Juárez del estado de Michoacán

¿Quién cerrará la puerta?

Noche de lluvia en Morelia

José Martí cabalga de nuevo por Michoacán

El papel de la filosofía en la transformación de México

Perspectiva para la cultura física y el deporte en México

Masonería y política

Melchor Ocampo, legislador

La conciliación como elemento de transformación de la UM

AMLO: Una educación para el humanismo

La ética. Alternativa para el periodismo mexicano

Las delegaciones de programas federales

Ernesto Hernández Doblas: Lugar de muertos

Diputados y ediles de MORENA ponen un paso adelante en la agenda estatal.

Las nimiedades de Medardo Serna

Morelia, un gabinete sin color moreno

Congreso extraordinario en Morena

Las Delegaciones federales de programas integrales de desarrollo, van.

Roberto Pantoja Arzola, coordinador de programas federales para Michoacán.

El tsunami del 2018

Política educativa. Una visión desde la izquierda

Plataforma digital para el empleo

Procuración de justicia en la propuesta de la izquierda.

Blanca Piña, candidata al Senado.

Carlos Slim, al ring del oprobio político

Los graves costos de la corrupción en México

Cristóbal Arias Solís, en plan maestro.

Propuesta educativa de la izquierda para 2018-2024

México, un Estado pretoriano

Las hienas se desatan

Corrupción y austeridad republicana en el proyecto de López Obrador

Los pactos de civilidad y la carabina de Ambrosio

Generosidad, señora María de la Luz, ante todo

Discurso aberrante y ramplón el del 18 de marzo

Relaciones Estado–Iglesia en México

Sus implicaciones en la relación Estado-Iglesia en México

Estado, Iglesia, empresariado

Talía Coria y Raúl Morón

Mario Vázquez Raña

Morena es la opción

Y, ¿qué tal una mujer?

Melchor Ocampo, reformador

Del ciudadano y los valores cívicos

El castillo del virrey Alfredo se derrumba

Adrián Huerta, ¿candidato priista?

¡Que revisen los cuarteles!

PRD, crónica de una muerte anunciada

Peña Nieto y Silvano Aureoles. Vidas paralelas

¡Bah!, la Iglesia católica

El priismo deleznable y el síndrome de Fox

Ya no hay palabras, sólo indignación e impotencia

“Los chuchos”, calamidad para el PRD

Pacto de civilidad, ¿por qué?, ¿para qué?

La sociedad civil en el contexto del México actual

Morena, una perspectiva sociológica desde la teoría general de los partidos políticos

Una conversación del 11 de septiembre

Silvano Aureoles, el principio del fin

El compromiso del liberalismo militante en el siglo XXI Segunda parte

El compromiso del liberalismo militante en el siglo XXI

Cotidianidades