Julio Santoyo Guerrero
Rectificación no es derrota
Lunes 11 de Febrero de 2019
A- A A+

Ningún pensamiento o acción humana es infalible frente a las realidades que se quieren transformar. Toda pretensión de política pública es falible en diferente medida. Algunas políticas resultan ser muy buenas, otras califican como buenas, otras de plano son malas y otras definitivamente son catastróficas. Por eso, la virtud del político que tiene bajo su responsabilidad la administración de la cosa pública debe ser la prudencia altamente informada para decidir el cómo, el cuándo, el con qué y el con quién. Debe saber reconocer las políticas buenas y estimularlas pero también identificar las malas y suprimirlas o corregirlas.

Es buena cualidad que el político sea osado, siempre y cuando la osadía vaya acompañada de una capacidad analítica tal que le ofrezca al que decide la oportunidad de tomar el mejor camino y más que eso incluso le permita rectificar cuando los costos negativos, en todos los sentidos, sean mayores que los beneficios, y no sólo los públicos sino también los que pueden debilitar la fuerza y la credibilidad de quién ejerce el poder.

Andrés Manuel López Obrador
Andrés Manuel López Obrador
(Foto: TAVO)

La política moderna supone necesariamente la colaboración de capacidades cuando se gobierna. Es imposible que una sola persona pueda tener bajo su dominio los conocimientos y capacidades de todos los asuntos públicos y de todos los conocimientos técnicos que están involucrados en la administración de los asuntos de una nación.

La colaboración-objeción de los poderes en una república democrática son cruciales para la depuración y respaldo de las decisiones de política pública y la concurrencia de los gabinetes son determinantes para que en función de ello se apliquen conocimientos y capacidades especializadas. Sin esta trama bien coordinada de esfuerzos especializados cualquier política pública puede llegar al fracaso.

La falibilidad de las políticas públicas es una condición que le viene de origen. Una realidad mal diagnosticada, un cálculo inadecuado de los recursos financieros, una percepción distorsionada de los factores sociales, una valoración imprecisa de los tiempos para echarla a andar o el entusiasmo sobredimensionado del gobernante puedan dar pie al fracaso, a la impugnación política y al fracaso del político.

Se pueden tener las mejores intenciones cuando se gobierna y tener hasta las bendiciones espirituales. Se puede tener la mayor parte del apoyo social y hasta la fe ciega de los electores iníciales, pero si la política pública adolece de los factores de realismo crudo y seco que debe contener, los resultados serán adversos y el gobierno más temprano que tarde será emplazado primero y luego juzgado con severidad.

Toda política pública implica el consenso. Es verdad que obtener una mayoría importante en la elección cuenta mucho. Pero cuenta mucho más la capacidad para generar recurrentes consensos con las diversas visiones que existen en la sociedad, por divergentes que parezcan al que ostenta el poder. Hace mucho tiempo que la realidad mexicana hizo sentir la verdad de que en política no existen cheques en blanco producto de una elección. Esa realidad mexicana ha construido un mensaje muy claro: los apoyos son relativos, jamás absolutos. Los que hoy apoyan y matraquean son los que mañana abuchearan y lincharán.

Cuando un gobierno promueve la confrontación como estrategia para alimentar el fervor popular para su causa, construye imprudentemente su némesis porque radicaliza a sus opositores y los hace resistentes a la construcción de consensos. Por esa vía sólo se llega al despotismo y a la dictadura, no se construye democracia republicana. Nunca se amarran consensos sanos cuando se tiene sobre el pescuezo del adversario las manos del linchamiento político. Constituir una política pública con estos valores es tanto como establecer una fábrica de pólvora junto a los ductos de gasolina. Los valores que alimentan la concordia social son materia prima altamente fértil para diseñar y operar políticas públicas exitosas. Y más exitosas si esto se acompaña de un gran apoyo social. Todo depende de cómo el que gobierna integra virtuosamente estos componentes.

Antes de que cumpla 100 días el gobierno de la república debería entrar en un proceso sincero de autoanálisis. Es preciso que rectifique, que revalore las realidades, los recursos, los efectos económicos y sociales, de sus políticas públicas, principalmente en materia de seguridad pública, seguridad social, medio ambiente, política internacional, generación de riqueza y empleo.
Rectificar no es asumir derrotas. Rectificar es buscar la máxima eficiencia y eficacia para fortalecer la gobernabilidad y el desarrollo del país. Grata sorpresa nos diera este gobierno si así lo hiciera, fue algo a lo que jamás se atrevieron los gobiernos previos porque suponían altaneramente que habían sido electos para no equivocarse. Estuvieron equivocados en muchos temas y así nos fue.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios