Rafael Mendoza Castillo
La cuarta transformación y el problema del sujeto y la identidad
Lunes 11 de Febrero de 2019
A- A A+

Inicio estas reflexiones con el pensamiento de Judith Butler : “esta criatura que soy yo está afectada por algo exterior a sí mismo, entendido como un a priori que activa y da forma al sujeto que soy”. Entendemos que el sujeto es sólo una expresión particular de la totalidad social y como tal, es capaz de producir realidades nuevas por sí mismo, de ahí la insuficiencia de la identidad.

Como afirma Alain Touraine: “Era la socialización lo que hacia triunfar el principio de realidad e imponía al desorden de los deseos el orden de la ley”. De esa forma el sistema neoliberal dominante todavía (el objetivo de Morena es erradicarlo), aliena a las subjetividades, a tal grado que sólo podemos ver una parte de la realidad o hablar o reír, donde ellos nos indican. Esta mutilación de la subjetivación, genera identidades segregadas, en el momento en que el sujeto se autonomiza de los otros.

Se produce, entonces, una identidad eterodirigida, si el sujeto se reconoce a sí mismo, por el sentido producido por otros. Identidad etiquetada, cuando el sujeto construye su identidad y la diferencia, la fijan los otros. Identidad desviante, cuando el sujeto carece de capacidad para su identificación y sólo se define por su diversidad.

La identificación y el sujeto no es una simple relación ni la especie superior, sino una configuración que conjuga los modos objetivos de la existencia social, natural, civil y política. Como bien afirman algunos filósofos, que el hombre es entonces el centro de referencia de la historia; no hay historia sin él y allí se conciertan sus ámbitos.

El mundo de la socialidad, no es simple objetividad, simple morfología social, sino forma cargada de valores, sentidos y significados, que se conjugan en el modo de la existencia del sujeto
El mundo de la socialidad, no es simple objetividad, simple morfología social, sino forma cargada de valores, sentidos y significados, que se conjugan en el modo de la existencia del sujeto
(Foto: Especial)

En los modos citados y en sus intersecciones, aparecen las formaciones del sujeto, como aptitudes, capacidades y habilidades, donde se fundan las configuraciones del individuo y la razón, constituyendo el lado subjetivo. De aquí la importancia de comprender, que el sujeto sólo se explica si es libertad, esto es, independencia respecto a su propia identidad y a la necesidad o la ley natural. Por tanto, deja de ser servidor de Dios, la Razón o la Historia. Ante estas identificaciones, que abandonaron al yo, en donde la unidad de éste, era la proyección en el individuo, de la unidad y la autoridad del sistema social.

Esos principios integradores del sentido y de la experiencia del individuo, dejan su lugar a la organización de la personalidad, vía el consumo, que no tiene principio de integración. Como afirma Anthony Giddens: “ En este caso la discontinuidad se manifiesta en el ritmo del cambio, en ámbito del cambio y la naturaleza intrínseca de las instituciones. En el primer caso la velocidad de las tecnologías, en el segundo la supresión de las barreras en la comunicación entre las regiones del mundo y por último, la simplificación de los estados-nación”.

De esa manera el sujeto pierde toda referencia a sí mismo y queda expuesto, a ser un puro objeto de placer. El ser particular sufre al ser desgraciado, al sentir que su mundo vivido, es tan descompuesto como el orden institucional o la representación misma del mundo. Recordemos la ruptura de la sociedad cristiana, en nombre del mismo cristianismo, condujo a la interiorización de la fe, en el momento de las reformas protestante y católica.

Se requiere del rechazo simultáneo de la instrumentalidad y de la identidad para que el sujeto se configure. El sujeto se distancia de las comunidades demasiado concretas, demasiado holistas, que imponen la identidad por medio de los deberes, más que sobre derechos, sobre la pertenencia y no sobre la libertad. Si se funda el sujeto en lo último, entonces, éste es deseo del individuo para ser un actor y la subjetivación, se configura en el deseo de individuación. Sólo se logra lo anterior, si hay un interfaz suficiente, entre el mundo de la instrumentalidad y el de la identidad. Este “plus” de socialidad, escapa al sujeto y cobra vida, fuera de su alcance.

En el campo de la historia, la voluntad del hombre pone las cosas bajo su control, por la acción, el hombre adquiere el fundamento y la capacidad de constitución; por la libertad, el sujeto tiene la capacidad de oponerse al orden de la necesidad y por el lado de la racionalidad, se adquiere la capacidad de actuar y pensar, con principios elaborados por nosotros mismos.

En su proceso de individuación y en su génesis histórica, el sujeto es mediado por los distintos niveles de la socialidad, desde la morfología social, esto es, lo material, misma que es trasfigurada por la acción colectiva humana y penetrada por los símbolos, las ideas y los valores, que el psiquismo colectivo les atribuye. Después encontramos el estrato simbólico, donde localizamos el sentido de las palabras, las banderas, o la representación de un agente del orden, que encontramos en la esquina de una calle.

Después localizamos a las organizaciones, que son conductas colectivas habituales, jerarquizadas y centralizadas. Posteriormente las costumbres, tradiciones, ritos que se transfiguran en lo que conocemos como instituciones sociales. Enseguida aparece el estrato profundo de las conductas colectivas, que son las acciones que innovan, que crean lo nuevo o lo que Durkheim llamó “ Las corrientes libres del psiquismo colectivo”. Encontramos también el mundo de las ideas, de los valores, que son los motivos-motores de la conducta colectiva ( la cartilla moral de Morena). Por último, se advierte la conciencia colectiva, que está en cada uno de nosotros y cada uno de nosotros, está en la conciencia colectiva.

En dicho trayecto histórico de la socialidad, nada garantiza que el sujeto se asuma en una individuación con capacidad de proyecto, de utopía o de transformación; esta es una de las tragedias de la existencia humana, que ha de construir su destino, por sí misma. Recordemos que en nuestro tiempo se sustituyó la libertad del sujeto, por la propuesta de la planificación, que al final de cuentas deja al individuo en la jaula del control. La historia se redujo al cambio de las condiciones materiales de la existencia, la vida del sujeto particular, se subordina a ellas. Sin libertad y pensar, la vida no tiene sentido.

El mundo de la socialidad, no es simple objetividad, simple morfología social, sino forma cargada de valores, sentidos y significados, que se conjugan en el modo de la existencia del sujeto. El hombre es el fin universal y se llega a él, a través de las formaciones particulares del devenir histórico. De ese modo el sujeto sin la voluntad de verdad, queda atrapado en el camino de la propia socialidad y a su propia representación de sí mismo. Sin embargo, la verdad integra las perspectivas universales, que configuran el mundo, a su comprensión por el hombre y a los puntos de vista, donde la acción lo asume. Otro mundo es posible y necesario.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Juárez, fundamentalismo de mercado, religioso y laicidad

La universidad y el sindicalismo en el siglo XXI

Neoliberalismo, educador popular y 4T

Refundar a las escuelas normales públicas del país

La Cuarta Transformación y el proceso de la historia

La Cuarta Transformación y el estado laico

Ciencias sociales para el congreso de normales

Ideas para el próximo congreso nacional de normales

Filosofía, modernidad, educación y colonización

Descolonizar y emancipar a la educación

Fortalecer y transformar a las instituciones públicas formadoras

Aborto, laicidad, vida y vida humana

Pedagogía crítica, ética y moral

El aborto, la vida y la vida humana

El saber universitario y el pensamiento crítico

La escuela no es una empresa

Fiosofía,Lenguaje Y La Cuarta Transformación

En educación no hay neutralidad ideológica

Pensar lo educativo desde la cuarta transformación

El pacto social neoliberal y la cuarta transformación

La libertad, la dicha y lo establecido

La cuarta transformación necesita nuevas instituciones

La cuarta transformación y el problema del sujeto y la identidad

Racionalidad crítica versus positivismo

Dialogar, pensar y preguntar

Pensar el mundo y la acción constituyente

México dividido y polarizado

Crítica a lo instituido en la UMSNH

La IV transformación, el poder y los símbolos.

El homo sapiens y sus creaciones

Razones para una nueva reforma educativa

La cuarta república hereda instituciones fetichizadas

Preguntas permanentes sobre la vida y la muerte

Liberemos el espacio de lo público

Ética crítica para la cuarta transformación

Cultura y memoria para la cuarta transformación

Batallas por la historia: el 2 de octubre de 1968 no se olvida

Hidalgo, la libertad y el fin elegido

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía