Marco Antonio Aguilar Cortés
LOGOS
Acabar la corrupción: Seduciendo con dádivas
Martes 12 de Febrero de 2019
A- A A+

El presidente Andrés Manuel López Obrador asegura con alterada pasión (ante públicos afectos, y frente a medios masivos de comunicación) que ya distribuyó, o está derramando, o va a repartir, dinero a niños, jóvenes, campesinos, obreros, mujeres, o a adultos mayores.

Enardecido y obsequioso, AMLO prorratea centenas de miles de millones de pesos del erario, no para la producción, sino para sostener simpatías a su persona.

Dice AMLO que todo ese dineral, en derrama popular, lo obtiene y lo obtendrá de su lucha contra la corrupción, provocada por administraciones próximas anteriores a su mandato; y él garantiza la permanencia de esas dádivas en su ejercicio.

A la intención presidencial contra la corrupción debemos apoyarla todos; para acabar, o al menos reducir drásticamente, ese grave mal de México.

Enardecido y obsequioso, AMLO prorratea centenas de miles de millones de pesos del erario
Enardecido y obsequioso, AMLO prorratea centenas de miles de millones de pesos del erario
(Foto: TAVO)

Cuando todos obtengamos significadas resultas en ese empeño por la honestidad, le reconoceremos su esfuerzo al presidente; por mientras, en esas afirmaciones públicas de AMLO observo un error de fondo: los grandes pensadores que se han preguntado ¿de dónde brota la riqueza económica?, ninguno asegura que surja de la lucha contra la corrupción.

Adam Smith, David Ricardo, Carlos Marx, George Stigler, Edmund Phelps, o Paul Romer, cada uno en su tiempo y estilo ideológico, reconoce que es el trabajo humano organizado socialmente el origen de esa riqueza.

Es bueno el empeño para reducir al máximo los enormes márgenes de corrupción existentes, pero con ello no se resuelven los problemas económicos del país, pues es el trabajo sistematizado de los mexicanos el único que produce capital económico.

Los que sólo reciben dádivas, los que únicamente consumen, las bocas devoradoras sin cerebros ni brazos productivos, presentes o futuros, no generan la riqueza económica requerida.

Si forjáramos una gran productividad de bienes y servicios, de calidad competitiva internacional, después necesitaríamos distribuir justamente esa riqueza, estudiando responsablemente los mejores sistemas distributivos económicos de los países actuales (entre otros, Noruega, Suecia y Finlandia), no para copiarles, sino para considerar su experiencia, y no permitir en México pobreza, ni riquezas extremas sin responsabilidad social.

La lucha contra la corrupción, siendo meritoria, no tiene los efectos que afirma el presidente AMLO, y los miembros de su gabinete que algo sepan de economía deben explicárselo, hasta que lo entienda.

En ese gabinete debe haber democracia. El gran demócrata por su gabinete empieza. Ese equipo no debe ser integrado por un autócrata rodeado de tontos, agachones, timoratos, simples aplaudidores del limitado amo que aceptaron.
Enséñenle al presidente que, desde Aristóteles, existe la economía política y la política económica; y que México requiere y exige tener una eficiente economía que privilegie el trabajo, y no las dádivas retorcidas del poderoso.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Septiembre patriótico, muchedumbre insurgente

Tercer Informe, lo mismo; realidad nacional, la misma

Charlatanes a la vista, La felicidad del presidente

Ciencia del engaño, podredumbre en el poder

¿Sin presidente? sembradores de odios y mentiras

Parece un manicomio donde gobiernan los enfermos

Una casita que tengo en Palacio Nacional

Crimen organizado, S.A. de C.V. AMLO hace del estado una empresa

Presidente palabrero, la falla de san Andrés…

Real y metafóricamente AMLO nos bailó

AMLO y Trump, peligrosos disparates gubernativos

Fox, Felipe, Peña y AMLO pruebas de nuestro aguante

Fox, Felipe, Peña y AMLO Pruebas de nuestro aguante

Sometidos a Trump ¿La dignidad intacta?

Aves borrascosas, AMLO y Trump; con estilos propios

¿Qué es el "hampa"? AMLO, viola derechos humanos

La noche sigue AMLO y la Luz del Mundo

Exigimos a AMLO

Sin haber producto AMLO cacarea el huevo

Batalla de Puebla, el objetivo de Francia era EU

En gobiernos anteriores AMLO descarga sus propias culpas

¿Y… nuestra pascua? Cuarta transformación de bolsillo

Semana de reflexión

AMLO, Felipe VI y Trump

¿Reforma Educativa? de mal a peor; con abucheos

No más caudillos, más México y menos AMLO

Culto al autoritarismo EU, víctima y culpable

AMLO y su carnaval

Yalitza, Cuarón y Roma, un éxito del genoma

Ying y Yang AMLO, y los ex presidentes

Acabar la corrupción: Seduciendo con dádivas

¡Despierte!, presidente: Al ganso lo hacen pato

Trump y Maduro: Dos perversos notorios

AMLO provoca turbas, está jugando con fuego

Dios metió la lengua: en la prisión de los dientes

Hitler: Mi lucha: Catecismo de líderes providenciales

Apariencia y estulticia: Suben salarios; baja huachicoleo

Yo, El Eclesiastés: Toro viejo y reumático

Desató la esperanza: Un pícaro con colmillos

AMLO, Maduro, Bolsonaro, Trump…: LA COLERA DE LA MASA

Primero los pobres: en la era amlozoica

Federalismo infatigable: Contra centralismo presidencial

La victoria revolucionaria

Mexicanos productivos y justos, AMLO no es dios milagroso

Arcoíris, engaños, ilusiones… Detrás de las consultas populares

Me canso ganso: Levanta polvaredas, y no verás los caminos

Economía de México de los muros y los trenes

Marihuana y amapola: noches insólitas o esplendidos días

La verdad histérica: 43 sombras devoradoras

En la miel del erario: la corrupción nunca muere

Hidalgo e Iturbide Opus nigrum; ignis noster

¿Constitución moral?: Lo inético del tigre

Honor estar con Obrador: grito de sumisión legislativa

AMLO y EPN; cordial vínculo