Gerardo A. Herrera Pérez
DEBATAMOS MICHOACÁN
Supervivencia y ética
Miércoles 13 de Febrero de 2019
A- A A+

Vivimos en una sociedad de hiperconsumo, que promueve la hiperindividualidad, e hiperlibertad del sujeto social lo que importa es el consumo más allá de los discursos de la diversidad sexual, el género, la paz, el desarrollo, el medio ambiente, la meritocracia, la bioética, la participación política de la mujer, entre otros temas de interés social, apunta el filósofo G. Lipovetsky.

También en esta etapa de la posmodernidad se va construyendo el discurso tendiente al medio ambiente, a las cuestiones ecológicas y hoy también a la cuestión de la ecoeducación, ecoformación, ecopedagogías, política ambiental, ecopolítica, entre otros como el sentipensamiento, que plantean a la vida como eje central del universo.

En el texto Ecología Política: génesis teoría y praxis de la ideología verde, de Marcellesi, Floresnt, manifiesta que las primeras huellas de movimientos organizados en pro de la conservación de la naturaleza se pueden encontrar en la segunda mitad del siglo XIX. En este periodo los defensores de la naturales se quedaron principalmente en consideraciones estéticas (observar la belleza de la naturaleza y del arte, la no violencia contra los animales y las aves en distintos espacios); esta visión estética, tuvo como limitante, criticar el trasfondo estructural de la crisis ecológica que se avecinaba; recordemos que desde el siglo XVI ya se saqueaban los recursos naturales de las Américas.

La ecología política es la justicia social y ambiental
La ecología política es la justicia social y ambiental
(Foto: Especial)

Surge entonces, nos plantea Florent Marcellesi, una visión conservacionista, donde centenares de sociedades de historia natural se dedican a la práctica y contemplación del campo, y se legisla para proteger la estética de los paisaje, como fue el caso del Parque Yellowstone, en los Estados Unidos en 1872; seguido del primer Parque Nacional de Europa en Suiza en 1914 y la declaración del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, en España en 1917.

Los primeros decenios del siglo pasado, apostaron por fomentar el empleo, la producción y el consumo de masas, a través de una política Keynesiana de inversiones públicas, grandes infraestructuras y dominio de los recursos naturales.

En este contexto, después de la Segunda Guerra Mundial, el Plan Marshall, como un claro ejemplo de este proceso, busca favorecer la reconstrucción material y la entrada de Europa en la segunda revolución industrial a través de una visión caracterizada por una producción y consumo de masa, lo importante es el consumo, hacer la vida más llevadera, con electrodoméstico, pero también con productos enlatados, y otros mecanismos que proporciona el mercado para una vida mejor, como la televisión, que controlo y disciplino por muchos años a las familias.

A partir de los años sesenta del siglo XX, el ecologismo se interroga sobre el “progresismo”, como postulado no criticado y como legitimación, casi tautológica, de la conducta de las sociedades industriales modernas.

Es en éste periodo, donde hay un cambio de paradigma, toda vez que se reconoce la destrucción que se está realizando al planeta y que esto es debido al capitalismo histórico y al consumo de mercado; posteriormente, al hiperconsumo y a las hiperindividualidades y hiperlibertades que se generan hedonismo, narcisismo y la perdida de los valores colectivos, por la individualidad, el ocio.

Al introducirse el concepto de Supervivencia humana, la ecología política desarrolla un análisis crítico del funcionamiento y de los valores de nuestras sociedades industriales y de la cultura occidental y con ello da paso al nacimiento a un posicionamiento holístico y coherente, al criticar al industrialismo y a la modernidad que plantea superar una visión romántica de la naturaleza y la cosmovisión cartesiana y determinista.

A diferencia de los enfoques conservacionistas, el termino supervivencia introduce el sentimiento de crisis, de temporalidad, y la concepción del ser humano como parte integrante de la biosfera y no como eje fundamental de la estructura del mundo, es decir, el hombre, como las plantas y los animales, forman parte de la vida.

1968 marco un punto de inflexión, un momento crítico, en diferente partes del mundo, las revueltas juveniles se componen de una masa heterogénea, así como de perfiles sociológicos donde conviven pacifistas, feministas, artistas, libertarios, medioambientalistas o autogestionarios en contra de la cultura del progreso limitado, consumista, jerárquico y patriarcal. En esta diversidad de discursos, expresa Charles Telly, los nuevos movimientos sociales destacan sus militantes que redescubren el mundo rural que vinculan los términos ecología y comunidad e inician un retorno a la tierra con prácticas y técnicas alternativas.

Después de 1968, la conciencia ecológica se reforzará aún más a través de varios acontecimientos: catástrofes ecológicas difundidas por los nuevos medios de comunicación de masas, como la televisión, que presentan los acontecimientos sobre derrames petroleros en los océanos, catástrofe de Chernóbil, hambrunas, guerras, la matanza en Ruanda, Afganistán e Iraq, como consecuencia de un modelo de organización económico-social que ha dominado desde hace quinientos años.

La política de corte neoliberal aplicada a partir de los años ochenta del siglo XX, profundizan las crisis ecológicas y sociales y no permiten vislumbrar con facilidad una posibilidad de un capitalismo verde.

En este sentido, Marcellesi, Floresnt expresa que la Ecología política es una respuesta a la crisis actual que estamos viviendo; ésta es una crisis social, ecológica, económica y ética, así como democrática, Al final, la Ecología política es la justicia social y ambiental en el norte, y en el sur en el presente y para las generaciones en el futuro y también de los seres vivos y de la naturaleza. Discurso verde en el cual disertaran otros teóricos del tema como Capra, Boaventura de Sousa Santos, Guattari, entre otros.

La ecología política, aporta respuesta a la crisis que estamos viviendo porque lo que propone es una transformación social ecológica, económica y democrática de la sociedad, para que podamos vivir bien con menos y vivir bien dentro de los límites del planeta, la ecología política es una ideología adaptada a los espacios del siglo XXI. El análisis que hoy se nos ofrece desde la Filosofía, pero también desde la Edoeducación, la ecoformación, la ecopedagogía, la ética ecológica, es trabajar en diferentes frentes, como lo propone Guattari a través de las Tres ecologías, la medioambiental, la social y la mental, es decir, trabajar en procesos paralelos para coadyuvar a la tierra, no es solo trabajar sobre el medio ambiente, es transformar las subjetividades del sujeto, trabajar en una nueva ética social, y de cuidado y respeto al medio ambiente y a la madre Tierra.

De aquí nace el compromiso de los hombres y mujeres por “cuidar la tierra”, nuestro hogar común, expresa Leonardo Boff.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Ecoformación y ecopadagogía

Mujeres que construyen

Trabajo sexual de hombres

Educación superior con paz

Supervivencia y ética

Masculinidades en zonas de riesgo

Las tres ecologías, parte 2/2

Las tres ecologías parte 1/2

Trata de personas

Qué es ser humano

Tortugas marinas

Pensar en los derechos humanos

Mujeres de acero

Resiliencia, frente a un camino de violencia

La alfabetización ecológica (3/3 partes)

La alfabetización ecológica (2/3 partes)

Debatamos Michoacán, Alfabetización ecológica

Cohesión social y violencia

Sin discriminación

Los valores compartidos

Violencia intrafamiliar

Encuentro de neuronas y el buen vivir

Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Los cabildos no discriminan

Adultos mayores

Paz

Debatamos Michoacán: Ferias y desfiles.

El ciclista

Ser joven

Pacto mundial para una migracion segura, regular y ordenada

Debatamos Michoacán: Nuevo discurso

Desarrollo y Agenda 2030

1968-2018, 50 años

Mujeres contra la opresión

Amnistía Internacional

Prevención en redes sociales

Evalúan los derechos humanos

Cultura y arte contra la violencia

Neuronas para el desarrollo socio cultural

Lázaro Cárdenas convive

Construyendo la convivencia en Tungareo

Convivencia escolar

Tolerancia 2018

Posmodernidad y reproducción

VIH, sociedad civil y lo legislativo

Discapacidad en Cuitzeo y Santa Ana Maya

Ley de Seguridad Interior

Duele la violencia contra la mujer

Derechos políticos de la diversidad sexual

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social