Jerjes Aguirre Avellaneda
¡Para el debate por Michoacán!
Entre la demagogia, los medios y la insatisfacción democrática
Viernes 27 de Mayo de 2016
A- A A+

El pasado 20 y 21 de mayo fue realizado en Morelia el II Encuentro Interamericano de Consultores Políticos, que con la participación de destacados expertos nacionales e internacionales abordó importantes temas para los momentos políticos del país y de Michoacán, al mismo tiempo que se hicieron aportaciones para la comprensión de la naturaleza de la política contemporánea, tanto en su teoría como en su práctica electoral.

En la configuración del contexto actual interviene la insatisfacción creciente con la democracia mexicana, que algunos estudiosos la califican como crisis democrática, alimentada por la corrupción, impunidad y mayúsculo cinismo, exhibida en toda su dramática realidad por los medios de comunicación. También forman parte del contexto los procesos electorales en curso en doce entidades federativas, que el próximo domingo 5 de junio habrán de tener sus resultados definitivos y, finalmente, están presentes los arreglos para las elecciones federales de 2018, cuando habrán de elegirse diputados, senadores y Presidente de la República, como el cargo más importante para la existencia y la marcha de la nación. En Michoacán habría que agregar la elección de diputados locales y ayuntamientos, con lo cual puede preverse que 2018 será un año políticamente relevante para Michoacán y para México.

En estas condiciones, los partidos políticos definen e impulsan sus estrategias para el fortalecimiento de su organización y sus liderazgos, en tanto que los aspirantes a candidaturas buscan ubicarse en posiciones que permitan lograr presencia ante los ciudadanos, como merecedores por su militancia, trayectoria y cualidades, de figurar como candidatos competitivos en los procesos electorales que habrán de celebrarse dentro de dos años. De hecho, en Michoacán, como seguramente en otras entidades, casi nada se hace y nada se mueve al margen de la gran coyuntura electoral de 2018. No importa lo que cada quien represente o que no se represente nada. Importa no dejar pasar la oportunidad.

La política en los días que transcurren es el gran atractivo para los ambiciosos. En el mundo del mercado y del lucro sólo hay dos rutas para colocarse entre las élites del éxito: o se es inversionista, empresario, rico influyente, o se es político y funcionario público que hace de su posición la oportunidad para enriquecerse y terminar igualmente, como el exitoso hombre de negocios, creador de empleos y constructor de la prosperidad social. En el pasado, la movilidad hacia el éxito se obtenía por tener un padre que fuera general revolucionario. Hoy hay que ser hijo de político acaudalado o de empresario exitoso. Si nada de eso tiene, entonces habrá que buscar los “padrinos”, los que lideran grupos, dentro o fuera de los partidos, demostrando “voluntad política”, para brincar de un puesto a otro, como los chapulines, haciéndose llamar “verdaderos profesionales de la política”.

El problema principal de los políticos deriva del tipo de relación que establecen con los ciudadanos. Ocurre que cuando se carece de contenidos visionarios de la política, de proyecto y propuesta, tiende a predominar la demagogia, en el más claro significado aristotélico, que entiende a la demagogia como “la forma corrupta o degenerada de la democracia”, y al demagogo, como el gran “adulador del pueblo”. Igualmente, ante los vacíos, los medios de comunicación se absolutizan y el mensaje aparece como el gran recurso de manipulación. La publicidad pretende devorar la realidad y la conciencia de los ciudadanos.

De todo ello deriva la importancia de que en el pasado Encuentro de Consultores Políticos se haya dicho, como en el caso del español Carlos Gutiérrez, que será el “hartazgo absoluto” de los ciudadanos hacia las prácticas de la política, las campañas, la desatención de los gobernantes, lo que repercutirá contra las campañas en 2018. Otros, como el argentino Daniel Hernán Ivoskus, destacó que “una cosa es la agenda de la política y otra la de los medios”, por lo que debería entenderse que “hoy en día lo que importa son las inquietudes de los ciudadanos”.

Sin embargo, frente a los que sostienen la tesis acerca de que la comunicación es un auxiliar de la política, hubo quienes afirman la subordinación de la política al marketing político. Política, políticos, candidatos, gobernantes, son la hechura de la publicidad según este enfoque. Por ejemplo, se afirmó en el Encuentro de Consultores que una estrategia de mercadotecnia tiene como propósitos convencer, persuadir, seducir, cautivar, “vender al candidato a la sociedad y al elector”, “inducir al voto”, “acercar las campañas al triunfo electoral” y “doblegar la voluntad del elector.” En rigor, son intentos de manipulación pura o de pura manipulación al margen de la realidad, los problemas, los deseos y aspiraciones de los ciudadanos.

La relación entre política y comunicación existirá siempre. Herramienta de la política siempre será la capacidad para analizar, proponer, convencer y organizar, para convertir la idea en hechos. Así fue con la comunicación directa de los grandes oradores y de quienes escribieron. Hoy es la comunicación indirecta, el sonido, la imagen y el Internet. Medios cuyos contenidos los aporta la sociedad misma, fundamentalmente respecto de lo que es y se propone ser. Pero después de las candidaturas pueden venir los gobiernos y el marketing de campañas puede convertirse en marketing de gobierno, al más puro estilo alemán, siguiendo la técnica de convertir las mentiras en verdades de las masas, ilusionadas por la demagogia personal y de grupo.

¿Hacia dónde va la democracia mexicana? es una pregunta que vale la pena formularse. Hay muchos mexicanos que desde ahora insisten en las correcciones. ¿Cuáles son los caminos? Los partidos políticos o los candidatos independientes. Los Broncos o los Alfonso Martínez. Las propuestas del Encuentro de Consultores Políticos surgieren que tanto México como Michoacán necesitan de trascendentes innovaciones políticas.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El inicio de una nueva historia

¿Podrá transformarse el PRI?

Lo viejo y lo nuevo en la democracia mexicana

Recordando a Carlos Marx

Candidatos: entre lo pequeño y lo grande

La nueva realidad migratoria

¿Alguien recuerda a los jornaleros agrícolas?

Elecciones y necesidades de cambio

El futuro que queremos que suceda

Corrupción, discrecionalidad, gabinetes

Política: la convicción contra la creencia

Meade y los nuevos tiempos del PRI

Morena, “el peligro para México” y el proyecto de nación

¡El grito desesperado de la ideología!

En el año que comienza, tiempos para cambiar

Enajenación, ciudadanos y política

Fenómenos nuevos en la democracia mexicana

Clase política y elecciones

Diferencias sociales y elecciones

Las ideas y los intelectuales en la política

Hacia una tipología de candidatos

¿Todo para el mercado o todo para el Estado?

Los mexicanos: ¿por qué luchar?

Las Zonas Economicas Especiales y el desarrollo regional

En política: los jefes y los líderes

¿Por cuál camino: derecha o izquierda?

Pobreza estructural, el tener y el hacer

En marcha, Frente Amplio Democrático… ¿contra quién?

Cuando gana el PRI, ¿gana México?

La globalización en crisis

Reflexiones sobre México y el mundo

¡El Balsas se seca, la población también!

Democracia y cultura

¿Frente anti PRI o anti López Orador?

Resolver los problemas de fondo

Las ZEE y el corredor de pobreza Michoacán-Chiapas

La fuerza histórica de la comunidad indígena

Gobernadores ladrones

Efervescencia y preparativos políticos

Zapata, ¿individuo o comunidad?

Algunas referencias de la izquierda mexicana

¿Hay todavia izquierdas y derechas?

La lectura de las realidades políticas

México, el vacío de liderazgos

¿Oponer el sueño mexicano al sueño americano?

¡Para el debate por Michoacán!

Acelerando los tiempos políticos

En memoria del doctor Robles Garnica

Sin titubeos, la ZEE de Lázaro Cárdenas debe establecerse

En 2017: la difícil construcción del futuro

Corrupción y legitimidad política

Profesionistas: “Ciencia y tecnología para una patria libre”

En su aniversario: Revolución muerta, principios vivos

Ante el fenómeno Trump, lo necesario y a tiempo

¡Para el debate por Michoacán!

¿Todavía sirven los líderes?

Hacia el Centenario de la Constitución

Morelos: el pasado desde el presente

Presupuesto, austeridad y confianza

El Informe: lo dicho y lo no dicho

En la unidad de la izquierda, ¿cuál proyecto?

Violencia estructural, soluciones estructurales

Plan de Desarrollo, intenciones y realidad

CNC michoacana: renovación de liderazgos

En busca de la equidad

Migración michoacana, entre la forma y el fondo

¡Como son los candidatos es la democracia!

¿Se puede reformar la cultura?

(¿) Demostrar que el PRI está de pie (?)

La ZEE de Lázaro Cárdenas: enfoque regional y desarrollo territorial

En estos tiempos: ¿desarrollo o decadencia democrática?

La ZEE de Lázaro Cárdenas: el desarrollo compartido

Los modelos de análisis político y 2018

La ZEE de Lázaro Cárdenas: entre la idea y la realidad posible

Repensar la cultura y el desarrollo

Entre la demagogia, los medios y la insatisfacción democrática

Creencias y cambio de creencias

Lázaro Cárdenas: De Sicartsa a Zona Económica Especial

Relevos en la CNC michoacana

La clase empresarial michoacana

Aniversario: el modelo zapatista de lucha

Silva Tejeda: ¿Nuevo líder, nuevo PRI?

¡Para el Debate por Michoacán!

Desocupación y empleos emergentes

Remesas y problema migrante

Para entender la sociedad: ¿Sirve la teoría?

Absurdos sin corrección del campo michoacano

El Papa, los problemas y las soluciones

El ejido: Entre la ignorancia y la mala fe (Cuarta parte)

El ejido: el más grande despojo de la historia (Tercera parte)

El campo michoacano: Diez temas pendientes Segunda parte

Lo hecho y no hecho en el campo michoacano (primera parte)

Lo nuevo en el campo michoacano

Gobierno, presupuesto y política

Poder, plan, desarrollo y modelo

Foros de Consulta y Plan de Desarrollo

La costumbre de vivir con violencia

Revolución Mexicana hoy, frustraciones y hartazgos

Las Truchas, frustraciones y posibilidades

Belisario Domínguez ennobleció a la patria

Plan de Desarrollo, método y compromiso

Año difícil: presupuesto 2016

Zonas Económicas Especiales y regiones pobres de Michoacán

El nuevo comienzo, sólo con pueblo y gobierno

¿Es posible un gobierno sin mitos?

El reto de organizar al pequeño productor rural

Secretaría para la ciencia y la tecnología

Nueva administración para nuevo gobierno

Nuevas visiones para los nuevos ayuntamientos

Por un equipo de gobierno sin vicios y con rumbo

En el PRI, ¿sólo cambio de dirigentes?

La pobreza, organización y nueva cultura

La pobreza y sus retos, ¿es lo mismo explicar que medir la pobreza?

Cuba-Estados Unidos; una nueva historia

Los michoacanos, principio y fin del desarrollo

¿Es posible un programa del nuevo gobierno?

¿Organización política y candidaturas independientes?

¿Las mayorías nunca se equivocan?

La Tierra Caliente de Huetamo

Darle rumbo al campo

Replanteando estrategias: Michoacán y sus regiones

Los debates y la cultura política

Algunos de los muchos pendientes

Campañas: agotamiento de los viejos proselitismos

El vacío de liderazgos

Elecciones 2015: ¿para creer en la democracia?

¡Para el debate por Michoacán!