Marco Antonio Aguilar Cortés
LOGOS
Ying y Yang AMLO, y los ex presidentes
Martes 19 de Febrero de 2019
A- A A+

El presidente Andrés Manuel López Obrador trae cargados, y en la punta de su lengua, a los ex presidentes Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y a Enrique Peña.

En su realidad, le pesan más esos referentes inmediatos que los símbolos históricos que el propio AMLO escogió como modelos, y personalizados en los ex presidentes Benito Juárez, Francisco I. Madero y Lázaro Cárdenas.

Ying y Yang AMLO
Ying y Yang AMLO
(Foto: TAVO)

El sistema nervioso de AMLO trabaja más con los elementos que él califica de negativos (que son los ex presidentes inmediatos anteriormente citados); y a los ex presidentes que él juzga positivos los usa menos.

Si AMLO habla de que se bajó el monto de su salario, que no usa ni aviones ni helicópteros, que no vive en la residencia de Los Pinos, que todos los días habla frente a medios masivos de comunicación en vivo, que se publicita comiendo tacos en sitios populares, que publica su patrimonio y obliga a sus colaboradores a divulgar sus propios ahorros, de inmediato, después de afirmar lo anterior, presume con su decir trabado y lento el comparativo mezquino: Peña, Calderón, Fox, Zedillo, Salinas, se portaron mal, y como parte de una mafia cometieron ilícitos, inmoralidades.

“En cambio yo”, razona públicamente AMLO, “soy diferente a ellos… y estoy haciendo la cuarta transformación”.

Y machaconamente remata con esa idea central, dando ligeras variantes a sus palabras, pero queriendo mostrar que sus antecesores próximos fueron una mala tesis, y él es la buena antítesis; sin darse cuenta que todos, incluido él, son un todo de la política mexicana, como los dos conceptos de taoísmo: el ying y el yang.

Dos fuerzas fundamentales de la existencia, opuestas y complementarias al mismo tiempo; en nuestro fenómeno político lo que fue, y ejecutó el poder a su estilo, y lo que es, ejerciendo el mismo poder, pero a su manera.

Opuestas entre sí superficialmente estas dos formas de gobernar, pero en el fondo y al final complementarias, e indisolublemente unidas: el ying y el yang mexicano.

El ying la oscuridad, la pasividad; el yang la luz, la actividad. Pero los que ya pasaron vivieron las vibraciones y las llamas propias de su ejercicio del poder, pero hoy, aun con ansias de defenderse, la oscuridad y la pasividad tiende a envolverlos. Quien ejerce la luz y la actividad del poder, actualmente, no sabe que como los ve se verá, en esa lucha de contrarios, e indiscreto ignora que él es parte de ellos y los complementa, en la misma medida en que los ataca e intenta destruirlos.

La inteligencia china de Lao-tse (siglo VI antes de nuestra era) nos legó el concepto del ying y yang; ojalá AMLO, ante esas ideas, no vaya a decir: “zafo”, agregando que ese Lao es parte de la mafia, un charlatán de sueldo elevadísimo y no tan inteligente, ejecutor de una estafa maestra mayor que la de Sedesol, Pemex, y Conacyt.

¡Reflexionar no duele!, y sirve mucho, señor presidente.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Septiembre patriótico, muchedumbre insurgente

Tercer Informe, lo mismo; realidad nacional, la misma

Charlatanes a la vista, La felicidad del presidente

Ciencia del engaño, podredumbre en el poder

¿Sin presidente? sembradores de odios y mentiras

Parece un manicomio donde gobiernan los enfermos

Una casita que tengo en Palacio Nacional

Crimen organizado, S.A. de C.V. AMLO hace del estado una empresa

Presidente palabrero, la falla de san Andrés…

Real y metafóricamente AMLO nos bailó

AMLO y Trump, peligrosos disparates gubernativos

Fox, Felipe, Peña y AMLO pruebas de nuestro aguante

Fox, Felipe, Peña y AMLO Pruebas de nuestro aguante

Sometidos a Trump ¿La dignidad intacta?

Aves borrascosas, AMLO y Trump; con estilos propios

¿Qué es el "hampa"? AMLO, viola derechos humanos

La noche sigue AMLO y la Luz del Mundo

Exigimos a AMLO

Sin haber producto AMLO cacarea el huevo

Batalla de Puebla, el objetivo de Francia era EU

En gobiernos anteriores AMLO descarga sus propias culpas

¿Y… nuestra pascua? Cuarta transformación de bolsillo

Semana de reflexión

AMLO, Felipe VI y Trump

¿Reforma Educativa? de mal a peor; con abucheos

No más caudillos, más México y menos AMLO

Culto al autoritarismo EU, víctima y culpable

AMLO y su carnaval

Yalitza, Cuarón y Roma, un éxito del genoma

Ying y Yang AMLO, y los ex presidentes

Acabar la corrupción: Seduciendo con dádivas

¡Despierte!, presidente: Al ganso lo hacen pato

Trump y Maduro: Dos perversos notorios

AMLO provoca turbas, está jugando con fuego

Dios metió la lengua: en la prisión de los dientes

Hitler: Mi lucha: Catecismo de líderes providenciales

Apariencia y estulticia: Suben salarios; baja huachicoleo

Yo, El Eclesiastés: Toro viejo y reumático

Desató la esperanza: Un pícaro con colmillos

AMLO, Maduro, Bolsonaro, Trump…: LA COLERA DE LA MASA

Primero los pobres: en la era amlozoica

Federalismo infatigable: Contra centralismo presidencial

La victoria revolucionaria

Mexicanos productivos y justos, AMLO no es dios milagroso

Arcoíris, engaños, ilusiones… Detrás de las consultas populares

Me canso ganso: Levanta polvaredas, y no verás los caminos

Economía de México de los muros y los trenes

Marihuana y amapola: noches insólitas o esplendidos días

La verdad histérica: 43 sombras devoradoras

En la miel del erario: la corrupción nunca muere

Hidalgo e Iturbide Opus nigrum; ignis noster

¿Constitución moral?: Lo inético del tigre

Honor estar con Obrador: grito de sumisión legislativa

AMLO y EPN; cordial vínculo