Salvador Molina Navarro
DERECHO A QUÉ ...
La cultura del acceso a la información pública, una nueva ideología
Martes 19 de Febrero de 2019

“La información es liberadora”

Kofi Annan.

A- A A+

En los tiempos modernos se han incentivado diversos paradigmas en el comportamiento humano, varios de éstos avances se han potencializado en el campo jurídico y político.

En cuanto al espacio jurídico, se han establecido exigencias sobre la información que debe estar a disposición del público, aún sin que nadie la solicite, tales como salario o emolumentos, convenios, nombre y cargo de los funcionarios públicos, etcétera; hemos leído criterios interpretativos de los órganos colegiados jurisdiccionales federales, en cuanto los alcances de la transparencia y el acceso a la información pública. En el tema político se han creado espacios administrativos autónomos como el Instituto Michoacano de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales –IMAIP-.

En el tema político se han creado espacios administrativos autónomos como el Instituto Michoacano de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales
En el tema político se han creado espacios administrativos autónomos como el Instituto Michoacano de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales
(Foto: Especial)

Sin duda el acceso a la información y el control de nuestros datos personales es un factor importante que tenemos los ciudadanos para poder controlar la vida política de un estado, hoy por hoy, los ciudadanos tenemos la oportunidad de comparar los discursos, las cifras, los resultados que nos dan a conocer.

El derecho que tenemos de acceder a la información pública nos da la oportunidad de exigir transparencia en el destino del dinero público, nos da la oportunidad de saber en qué gasta el gobernante, a dónde van nuestros impuestos, el por qué del déficit del gobierno, en fin ahora tenemos la oportunidad de estructurar una participación activa en las políticas públicas, incluso al grado de llegar hasta los tribunales las omisiones o acciones inadecuadas de las autoridades.

Hoy es el momento para que impulsemos la cultura de la transparencia y el uso de la información pública, hoy los ciudadanos sabemos si corresponde a una realidad una calificación del 100 por ciento en transparencia o simple y llanamente es un alago, el pago de algún favor o cualquier otra circunstancia que no refleja una realidad.

Ahora los ciudadanos podremos liberarnos de la venda en los ojos, ahora la transparencia tiene rango constitucional, es un derecho humano, es una obligación de los gobernantes, es una condición sine qua non las autoridades o individuos que por cualquier circunstancia hacen uso de dinero o funciones públicas.

Ahora nos toca deshacernos del pesado yugo que otrora irremediablemente soportábamos, la información libera, la información permite, la información es el medio para abonar a una realidad jurídica, política y social.

Usemos ese derecho, impongamos esa obligación, acudamos a los organismos ciudadanos a exigir transparencia en su actuar, a vigilar que sean garantes del beneficio para la sociedad, accedamos a la información como un medio eficaz para lograr la liberación de cualquier obstáculo que haga lento o nulo el progreso social.

La información libera y quien la impulsa será un factor indispensable en el empoderamiento de la ciudadanía, la información libera y quien la tiene tendrá el poder de señalar fundadamente, de exigir razonadamente y de acudir a tribunales con causas justas y legales en pro de la sociedad.

La información ahora también está a nuestro alcance, solo basta decidirse, a quien pida se le dará y a quien toque se le abrirá.


Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La cultura del acceso a la información pública, una nueva ideología

En la opacidad de la transparencia

El salario, un derecho pisoteado

El Ramal Camelinas

"Hoy los mexicanos gritamos"

El silencio del Congreso

Hoy exigimos respeto a nuestros derechos

“Nuestro congreso preocupado”

“Una clase política preocupada”

“Los Ministros y la austeridad”

“La esperanza de México”

"Propuestas y más propuestas"

Aumentar las penas una propuesta en boca de todos

Arranque de campañas, promesas y realidades

El agua, un problema incipiente

La familia

Los beneficios de la Reforma Energética

Una batalla, un logro y un beneficio para todos

El derecho a recibir el salario en tiempo y forma

La cuesta de enero más larga

México en el banquillo de los acusados

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa