Alejandro Vázquez Cárdenas
Izquierda e hipocresía.
Miércoles 20 de Febrero de 2019
A- A A+

La llamada “guerra fría” terminó hace muchos años, tantos que los llamados millenials probablemente piensen que se trató de algún conflicto relacionados con alguno de los polos, ártico o antártico. Suena a broma pero es real. Sus conocimientos sobre el comunismo son menos que superficiales; comunismo doctrina parida por Karl Marx , individuo que jamás tuvo la necesidad de trabajar, y su amigo y mecenas Friedrich Engels; comunismo, sistema económico que, en su brutal aplicación arrojó un total aproximado de 100 millones de muertos.

Y es precisamente el escaso conocimiento de esas generaciones sobre las desgracias y desastres causados por el comunismo lo que preocupa en este primer tercio del siglo XXI. La sentencia” Pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla” es real. Nada, absolutamente nada ha sido más letal en la historia de la humanidad que la aplicación del comunismo, ni tan siquiera el nazismo, con sus 60 millones de muertos puede igualarsele. El mismo Holocausto, con sus seis millones de muertos, palidece frente al marxismo-leninismo.

Es también muy probable que no tan solo los millenials sino también al lector promedio los nombres de Imre Nagy, Janos Kadar y Jozsef Mindszenty no le digan nada. Sin temor a equivocarme considero que igual sucede con los nombres de Alexander Dubcek y Pol Pot. Estos nombres definitivamente no les dicen nada.

Revolución de 1956
Revolución de 1956
(Foto: Especial)

Un poco de Historia:



Nagy, Kadar y Mindszenty nos remiten a la Hungría de 1956, la Hungría satélite sometida al régimen comunista de la Unión Soviética por la fuerza de las armas. Nos remiten más concretamente a la llamada "Revolución de 1956", cuando el pueblo húngaro manifestó su desacuerdo con su condición de esclavo de la URSS y exigieron la retirada de las tropas del Pacto de Varsovia, el fin del sistema de "partido único", reformas económicas y elecciones libres. La respuesta de la URSS fue aplastar con tanques las exigencias húngaras, fusilamiento del Ministro Imre Nagy, centenares de ejecutados y miles de deportados al Gulag soviético. Reacción de la intelectualidad de izquierda: Silencio, explicaciones sesgadas y aprobación tácita. Los muertos por protestar contra la URSS no cuentan.

Checoslovaquia 1968, "Primavera de Praga". El pueblo checo, harto de la ineficiente dictadura soviética apoya la llegada del reformista Alexander Dubcek, el cual promete cambios radicales y llegar a un "Socialismo con rostro humano". Respuesta soviética: La previsible, utilizar su argumento favorito, ocupación con tanques y encarcelamiento de los dirigentes. Reacción de la "intelectualidad de izquierda": Silencio, algunas protestas aisladas (J.P. Sartre) y otras muy matizadas. Aquí cabe destacar la sinceridad del dictador cubano Fidel Castro, que alabó la invasión y todavía afirmó que en caso de que ellos (los cubanos) se desviaran de la doctrina marxista "que nos invadan" proclamó.

Otro caso. Pol Pot y el Khmer rojo. En 1975 Pol Pot, fundador y jefe del partido comunista de Camboya derroca al presidente Lon Nol y dirige un genocidio de proporciones épicas contra su pueblo, asesinando a un aproximado de cuatro millones de seres humanos en verdaderos campos de exterminio, en un demencial intento de aplicación a rajatabla de un maoísmo dogmático.

Respuesta de la "intelectualidad" de izquierda: Silencio piadoso. Tal vez por el desconocimiento geográfico de Camboya o por considerar irrelevante la cifra de 4 millones de muertos por el régimen comunista.

Son solo tres ejemplos, hay muchos más hasta totalizar la increíble cifra de 100 millones de asesinados por la entelequia marxista. Son una palpable muestra del "doble rasero" con que miden estos "intelectuales", sus publicaciones y sus "compañeros de viaje" de la izquierda. Lo que en algunos países es censurable y ferozmente criticable no lo es para otros. La violencia y los asesinatos, cuando son cometidos por su causa, si están justificados. Por eso leímos sus oblicuas justificaciones a la ETA, su defensa de las FARC, su firme defensa de la tiranía castro-comunista, su entusiasta apoyo a los "luchadores sociales", su apología a los movimientos tipo "Liga 23 de septiembre" y su inocultable complacencia con regímenes como el de Hugo Chávez y Maduro en Venezuela. Las personas asesinadas por los grupos y los regímenes de "izquierda" no existen y por lo tanto no cuentan. Esto en correcto español de llama hipocresía.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos