Julio Santoyo Guerrero
Huexca, más allá de la polaridad
Lunes 25 de Febrero de 2019
A- A A+

Para muchos habitantes urbanos el problema del agua se reduce a una sola acción: abrir y cerrar el grifo. Más allá de la llave sólo ven un problema administrativo: la eficiencia de quienes administran el suministro y el precio del líquido. La chata cultura del confort y el hedonismo que la alimenta les impide siquiera pensar en lo obvio, el ciclo natural del agua y las condiciones imprescindibles para que este elemento exista y pueda llegar a todas las personas.

La consulta en torno a la termoeléctrica de Huexca que se ha realizado este fin de semana llevaba implícito este problema. El diseño de la consulta, sin embargo, planteó una perspectiva diferente, el tema sin más fue, o la necesidad de la termoeléctrica para asegurar el abasto de energía o el “no” a secas de algunas poblaciones. ¿Quieres o no la termoeléctrica, quieres o no el progreso, quieres o no que haya más energía eléctrica, quiere o no tu bienestar? fue la visión reduccionista que se divulgó. La comunicación de los organizadores omitió el fondo del conflicto, el problema del agua. Omitió referirse al impacto ambiental y al uso gigantesco de agua que la termoeléctrica requerirá para su proceso productivo y que significará la muerte de estas comunidades. Algo semejante a lo que ocurre con la apropiación indebida de agua por parte de aguacateros y dueños de huertas de frutillas en Michoacán que han condenado a muerte de decenas de poblaciones.

El problema como tal, la disponibilidad de agua, la contaminación y los efectos ambientales en el entorno
El problema como tal, la disponibilidad de agua, la contaminación y los efectos ambientales en el entorno
(Foto: TAVO)

Ha tenido que ser la voz de algunos líderes y pueblos, que con pocos micrófonos públicos proporcionados, la que expresara la certeza de que la dichosa termoeléctrica les quitará el agua que ellos necesitan para la realización de sus actividades productivas y ordinarias. No es una dramatización o una exageración verbal apocalíptica la que están protagonizando los pobladores, su decir es muy real y francamente legítimo.

El problema como tal, la disponibilidad de agua, la contaminación y los efectos ambientales en el entorno, no quedarán atendidos con el probable Sí a la termoeléctrica. Tampoco el No ayudará a resolver el problema de la suficiencia energética que demanda el desarrollo económico y el consumo doméstico. Haber planteado la cuestión en un binomio cerrado ha sido la peor manera de atender desde el gobierno el problema. Al hacerlo han quedado cautivos de una apuesta de perder - perder. Al ganar el No la confianza de los inversionistas en el país se profundizará siguiendo la inercia negativa de la cancelación del aeropuerto internacional de Texcoco y la deplorable calificación de Pemex; de ganar el Sí la ruptura con los movimientos sociales por los derechos de los pueblos será irreversible por cuanto los liderazgos locales impulsarán un consenso en sentido contrario y atraerán el apoyo y solidaridad de otros movimientos sociales sin partido que actúan en distintos lugares de la república, con el propósito de impedir el funcionamiento de la planta. Con el tiempo el Sí se traducirá en un movimiento de resistencia que confrontará a estos pueblos con el gobierno federal.

Pareciera que a nadie en el gobierno federal le interesa la concepción de sustentabilidad ni tampoco el horizonte de las energías verdes. Desde hace por lo menos cuatro años se ha venido poniendo en la mesa del debate público que la energía producida por foto celdas es cada vez más barata. Por alguna razón no ponen la atención en la información que proporcionan los expertos en la materia al señalar que un kilowatt generado en una termoeléctrica cuesta en promedio 48 dólares mientras que la misma cantidad producida por foto celdas cuesta en promedio 25 dólares, es decir, casi la mitad. No atienden la reflexión estratégica de que el crecimiento de las plantas termoeléctricas ha llevado a que estas produzcan hasta el 71 por ciento de la energía eléctrica colocando a las regiones en donde están instaladas en una condición crítica de estrés hídrico y ambiental. Nada les dice que el potencial solar que tiene México es tal que podría constituirse en poco tiempo en una potencia mundial en producción de electricidad con la ayuda del sol.

La consulta, ni por asomo, ayudará a resolver el problema energético. Lo que ello refleja es que el gobierno federal no tiene una estrategia técnica y ambiental bien estudiada que nos permita a los mexicanos tener la energía que requeriremos para mover la economía y los usos rutinarios en las décadas venideras. Esta dificultad se agrava por las rupturas sociales en la comprensión del problema. Muchos ciudadanos creen que el problema del agua y de la energía eléctrica se reduce a abrir el grifo y a subir el swich. Con esta concepción tan corta es imposible comprender la causa del pueblo de Huexca y los pueblos que por años han resistido a la termoeléctrica. Es muy probable que la gente haya salido a votar mayoritariamente en favor de dicha planta creyendo que los que se oponen son "radicales conservadores" y "provocadores", enemigos del progreso y el bienestar de todos los mexicanos. Pero con adjetivaciones nunca se resolverá un problema que implica el concurso de muchas voluntades y de muchas capacidades.


Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad