Samuel Ponce Morales
La Conspiración
Morena da palos de ciego
Martes 26 de Febrero de 2019
A- A A+

A Fermín Bernabé Bahena, quien se presenta como coordinador del grupo parlamentario de Morena, y su vicecoordinadora Cristina Portillo Ayala – quien realmente asumió el control de la bancada después del pinochetazo contra Alfredo Ramírez Bedolla-, no les salen las cuentas de la votación que permitió a Adrián López Solís erigirse como fiscal general de Michoacán, y es que no hayan como borrar de la opinión pública la sospecha de que legisladores de la cuarta transformación ayudaron al encumbramiento del que ellos llaman “fiscal carnal”.

Alfredo Ramírez Bedolla.
Alfredo Ramírez Bedolla.
(Foto: ACG)

Crónica de una traición



Adrián López Solís, ex secretario de gobierno de Silvano Aureoles Conejo, fue elegido fiscal con 29 votos; los diputados del PRI, PAN, PRD, PVEM, MC y una independiente, le aportaron 21 votos a favor, los diputados del PT le sumaron otros 4 puntos, y el recién llegado morenista Francisco Cedillo de Jesús también le dio su voto. Tenemos una suma de 26 votos, lo que nos indica que tres legisladores de Morena votaron por el perredista, toda vez que los tres de ADN que recientemente se declararon independientes comprobaron con sus boletas que no respaldaron a quien fuera su compañero de bancada.

Todo hubiera quedado en el silencio del voto secreto, pero el diputado Alfredo Ramírez Bedolla advirtió en Facebook que la designación de Adrián López Solís no hubiera sido posible sin votos de Morena, por lo que señaló la traición al interior de su grupo parlamentario.

Haber desconocido a Ramírez Bedolla como coordinador un día después de que éste concretara la alianza de 19 diputados de izquierda en el Congreso del Estado -lo que colocaba a Morena en posición de vetar los perfiles propuestos por el gobernador para encabezar la fiscalía-, y haberse reunido con Silvano Aureoles horas antes de la votación, son hechos que proyectan la sombra de la sospecha sobre Fermín Bernabé y Cristina Portillo.

Los más interesados en diluir los señalamientos de traición son la coordinadora parlamentaria Cristina Portillo y su vicepresidente Fermín Bernabé –¿o es al revés?- quienes se han aventurado en un inútil conteo de votos, con el afán de mostrar que no hubo votos de Morena a favor de López Solís.

La estrategia de los morenistas no es la correcta porque las matemáticas son exactas, de tal manera que avanzan en una ruta que no los lleva a cumplir su propósito de expiar culpas, pero si van abriendo diversos frentes de confrontación a su paso.

Ayer, en conferencia de prensa ofrecida por los siete diputados que firmaron el documento en el que proponen a Fermín Bernabé como su nuevo coordinador parlamentario, los morenistas lanzaron su mejor argumento: el proceso de elección fue fraudulento.

La afirmación de que en la urna de cristal colocada frente a los integrantes de la Mesa Directiva del Congreso del Estado se depositaron cédulas de voto falsas, o que fueron impresos papelitos de más con el nombre de Adrián López Solís, convertiría en responsable directa del fraude a Beatriz Barrientos, secretaria de Servicios Parlamentarios del Legislativo, quien además tiene parentesco político con Roberto Pantoja, coordinador en Michoacán de los programas federales del Gobierno de México.

A Fermín Bernabé, en solo tres días de labor como supuesto coordinador parlamentario le ha estallado la peor crisis de la bancada de Morena en el Congreso del Estado, y no se ve que tenga el oficio para salir bien librado, ya que en mancuerna con Portillo Ayala están logrando que la confrontación escale más allá del ámbito de la bancada: han implicado a los órganos directivos del Legislativo en un supuesto fraude, y hasta desconocido el liderazgo partidista de Sergio Pimentel.

Bastante caro le pueden costar a la cuarta transformación los yerros de Cristina Portillo y Fermín Bernabé, que ni militantes de Morena son, pero que tienen el arrojo de desconocer a fundadores del partido que les dio cobijo, Alfredo Ramírez Bedolla y Sergio Pimentel, quienes han acompañado a Andrés Manuel López Obrador desde los tiempos de vacas flacas, cuando no había cargos públicos que pelear.

Nada es lo que parece



En la Fiscalía General de Michoacán se requiere un General no un soldado…

Conjuro



Morena Michoacán en tiempos del PRD…

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

La lucha por la Auditoría

Raúl Morón, al banquillo congresista

La Constitución de Michoacán, a 100 años

Auditoria, los de la terna

Otro golpe a Marco Polo Aguirre

La renuncia de Antonio Soto

AMLO, una sola mención de Michoacán

AMLO, y sigue cabalgando

Las cinco del TEEM

Marco Polo, el cobre

IEM, retos a la vista

Del INE al IEM

El fallido evento constitucionalista

Municipios de talla internacional

Mujeres policías: el arraigo por la familia

Los destapes

Más allá de Raúl Morón

Morena debilita al PRD

Congreso, la altura de un párroco

Observatorios ciudadanos, entre dimes y diretes

La crisis en el periodismo

Última llamada, última llamada...

Los dilemas de ADN

Jesús Reyna, el gran ausente

Morena Michoacán, uno menos

¿Cuidado con los militares?

El prematuro destape

A contra reloj la federalización

Cárdenas como los buenos vinos

La hora del PRI

Un juez a todo dar

Vendetta partidista

Nahuatzen, el deslinde

Nahuatzen, el conflicto de nunca acabar

Contra la madre tierra

Una historia que no contar

Junta de Caminos

Gobernadores en alerta, por las alertas

Y de qué habló con AMLO…

INE dará certeza a la renovación de la dirigencia nacional del PRI

Por un plan Marshall michoacano

Reaparecen priista y expanista

Y, dónde está Fabiola

El privilegio del PES en Michoacán

Los dos alcaldes con poderes

Más allá de la reforma educativa...

CNTE, hasta cuándo…

Pascual Sigala, la despedida

Fiscalía, una sorprendente elección

El adoctrinamiento ¡a niños!

Tercera llamada…

Fuerte mensaje silvanista

De nuevo, en riesgo nómina magisterial

La desigualdad entre la Federación y estados

UMSNH, sin vuelta…

¿Dónde está Jesús Reyna?

El abucheo de la discordia

Congreso, aferramiento ex priista

Reaparece Alfredo Ramírez

Morena, Morena...

STJE, el misterioso magistrado presidente

Michoacán, los penares del PRD, de ADN…

Guardia Nacional

Morena da palos de ciego

ADN se entrega a Morena

El futuro de la Fiscalía en Michoacán

Reforma electoral con perspectiva de género

La cátedra centista

Violencia política de género, sin estadística

El logro presidencial y el desmarque morenista

Casi lista la ley para la Fiscalía

Michoacán, #MissYeidckol

CNTE, primera llamada

Índice de violencia, ¿dónde están los michoacanos?

El empantanamiento

Michoacán, reforma electoral

CNTE, la vie en rose

SEP, el brutal desconocimiento

Más allá de la Contraloría

El zape amlista

«Así se comportó Fausto Vallejo…»

Los sin nombres de Jesús Reyna

Jesús Reyna al ataque

Los gandallas de MORENA

Telebachillerato, nepotismo y privilegios sindicales

La lucha por la fiscalía

“Ya párele con (…) los quemados de Obregón”

CNTE, la venganza política

¿Y si resistiremos el desabasto?

De AMLO a Silvano y viceversa

UMSNH, pinceladas del nuevo rectorado

UMSNH, rompiendo usos y costumbres

AMLO, dos puntos para Michoacán

Libra Michoacán examen policial

Frente antisilvanista

UMSNH, solo uno

UMSNH, dos decenas…

Seguridad: los seis puntos michoacanos

CNTE, contra la espalda y la pared

El diputado ex normalista

AMLO a favor de la federalización

UMSNH, incierto panorama

¿Michoacanos al TEPJF…?

Inició incómodo

¡Cuidado con los indígenas!

Morelia, ¡cuidado con la contaminación!

Ni desafío ni olvido

Silvano, a la orilla de la transición

Nahuatzen, mucho ruido

Morelia, la otra fiscalización

Y, la rebelión congresista

La oscilante ZEE de Lázaro Cárdenas

Morena, los federales

Y, ¿Michoacán?

Resentimiento anticongresista

AMLO, el eventual descobijo de Morena Michoacán

El oro de la discordia

Buenavista, Nahuatzen…

PRI, tarde y mal...

La conspiración

La Conspiración

La Conspiración

La Conspiración

En Michoacán hay 200 presos políticos

La Conspiración

La Conspiración

La Conspiración

Uruapan, el mejor calificado

Los efectos del relevo en Cultura

La conspiración

Indagar al independiente

74 legislatura michoacana

UMSNH, las posturas…

Entre Porfirio Díaz y AMLO

La pugna en el PRI Michoacán

Yeyo, al liderazgo morenista michoacano

Morena, por todas las canicas

El misterio moronista

Y, le faltó reelegirse

El tambalear de la zona económica

Rebelión en la Costa Sierra michoacana

PARES, mujeres congresistas

Encesta Michoacán y desafía a EU

El juego por el fiscal general

Morelia, el temor con Morón

Catapulta

TEEM, tiempo, tiempo…

La lucha de Cherán en letras

La prisa de los diputados locales

PRI, más que el PRD…