Gerardo A. Herrera Pérez
DEBATAMOS MICHOACÁN
Trabajo sexual de hombres
Miércoles 27 de Febrero de 2019
A- A A+

En la Cuarta Transformación (4T) se debe de tener claro qué significa el trabajo sexual, tanto de mujeres, como de mujeres trans, como de hombres. En este Debatamos Michoacán solo hablo acerca del trabajo sexual de hombres, segmento de población que se considera que no realiza trabajo sexual.

El trabajo sexual masculino es un fenómeno social que se debe abordar desde la complejidad, lo transdiciplinario, sistémico y el holismo, es decir, no podemos realizar investigación partiendo el todo en partes y solo estudiar una de las partes, será fundamental entonces que la revisión se haga holística, no obstante y por su contenido, solo abordaremos el tema del trabajo sexual en hombres.

El trabajo sexual masculino es un fenómeno social que se debe abordar desde la complejidad
El trabajo sexual masculino es un fenómeno social que se debe abordar desde la complejidad
(Foto: Especial)

El trabajo sexual en hombres, además de ser complejo, es permanentemente censurado, nadie quiere hablar de que los cuerpos de los hombres están en el mercado; se venden los hombres (y no hablo de trata de personas) y se compran por mujeres y también por hombres, es decir, hombres que tienen sexo con otros hombres y que no se asumen como gay ninguno de ellos.

El trabajo sexual masculino transita como una opción laboral, frente a la crisis que genera la globalización y el neoliberalismo, se ejerce el trabajo sexual por necesidad, otros más por placer, se comenta, aunque no sé si realmente sea así, y otros por la búsqueda de dinero rápido (falta de dinero, recortes laborales, desempleo, crisis, por gusto). De esta manera en un mundo dominado por el poder y lo efímero, dice el filósofo Guille Lipobesky y Bauman, el dinero ayuda a conseguir lo que deseas, lo que te produce placer, un cuerpo, el sexo, un espacio, el alcohol, un territorio para el hedonismo, en donde es fácil observar y comprar tanto en lo público, como a través de las páginas de Internet, esto es, en lo privado.

Si bien todos pensamos y lo expresamos que el hombre tiene poder que le da el sistema de género, me parece que aquí se genera una tensión teórica, porque el hombre al vender su cuerpo para el ejercicio de la sexualidad a otros hombres convive con la pérdida del poder, es decir, el hombre se desvaloriza y se somete a las decisiones de su comprador; quien compra se vuelve cliente y será éste quien alimente el proceso de compra y venta del cuerpo para el consumo de placer sexual y será éste quien esté invisible, nadie lo verá, nadie sabrá que compra cuerpos de hombres y exigirá cada vez más, nuevas mercancías que le satisfagan sus deseos sexuales.

El cuerpo de un hombre se compra para el ejercicio sexual y la compra será por tiempo (una hora en promedio), será anónimo, será bajo ciertas condiciones (cada parte del cuerpo que se sume al ejercicio de la sexualidad tendrá un precio), será en las condiciones del que paga, con poco nivel de negociación para el que vende, y será un sexo sin compromiso sin besos, y sí de dudosa calidad porque nunca se pedirá un estudio de salud o la tarjeta de salud. Recordemos que el trabajo sexual no está prohibido en México.

Desde que se realizan los estudios de masculinidades, que no son muchos años, desde los años 70 del siglo pasado, se ha podido observar que los hombres han mostrado un rostro que no se conocía y que hoy los medios de comunicación han potenciado. Cientos de páginas electrónicas anuncian la venta de cuerpos, todos ellos son jóvenes que ofrecen sus servicios para atender distintas actividades como masajistas, strippers, gogoboys, o bien, disfrazan la actividad artística, deportiva, de modelaje o terapéutica de trabajo sexual masculino (los jóvenes que tomaron la decisión de vender su cuerpo, bailan en antros, en casas nocturnas, haciendo coreografía y luego hacen trabajo sexual, como los masajistas en casas particulares o en saunas, que hacen final feliz).

El trabajo sexual es un trabajo precario y lo es porque no cuenta con absolutamente ningún sistema de seguridad social (salud, previsión de ingresos, vivienda, prestaciones, etcétera), la venta del cuerpo permite vender caricias, placeres, erotismo, es un mercado de hombres para hombres. Los cuerpos de jóvenes se acaban, se agotan, y la manera en cómo se reemplazan hacen que nuevos cuerpos disfruten de una mejor venta, la cual tendrán que aprovechar antes de que su cotización disminuya.

La pregunta es ¿qué es mejor: que el trabajo sexual precario exista o que no exista?, en todo México y por la vía del Internet se cuenta con infinidad de páginas electrónicas que sirven de catálogo para ofrecer la venta de cuerpos de hombres jóvenes; el tránsito por el Internet continúa siendo anónimo, situación que permite la invisibilidad del que compra. Hoy mediante los teléfonos inteligentes se pueden descargar las aplicaciones electrónicas y acceder a distintas páginas para el consumo de trabajo sexual. Me refiero a quienes ejercen trabajo sexual, no a páginas de contacto sexual que no tienen como propósito el trabajo sexual, sino simplemente el contacto sexual efímero.

Tanto Morelia, como en Ciudad Hidalgo, Lázaro Cárdenas, Uruapan, Pátzcuaro y Tarímbaro cuentan con portales donde se venden los cuerpos, dichas páginas contienen información detallada sobre el nombre virtual, en ocasiones el eslogan de promoción y desde luego el marketing con frases cautivadoras, edad, estatura, tez, complexión, procedencia, vello facial y corporal, tamaño del instrumento, modales, los servicios que ofrecen, los requisitos, pagos, tarifa, imagen, fotos explícitas, modos de comunicación uso de preservativos, entre otros, es decir, hablamos de la seducción, recordemos que estamos en el neoliberalismo y la mercadotecnia juega un papel fundamental.

Espero que esta nueva administración que está por cumplir los 90 días logre colocar en el mercado de trabajo los puestos que requieren muchos jóvenes, pero con sueldos bien remunerados para evitar que los jóvenes tengan que vender su cuerpo, un cuerpo que en general debe ser atlético, bien dotado, a efecto de que pueda subsistir en el mercado del sexo.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Comunidad y desarrollo sostenible

Prevención

Tlalpujahua

Educación cívica

Día nacional y estatal contra la discriminación

Uruapan con cohesión social

Tolerancia y respeto

Los bachilleres de Cuitzeo

Paz y reconciliación

Conocer el conocimiento

Apatzingán y lo transdisciplinario

Seguridad humana con cultura y deporte

Humano

Las y los pescadores

Los saberes: ¿cuántos, cuáles?

Apatzingán

Naturaleza y vida

Cuenteras internacionales en LC

Ecoconciencia

Descolonizar para avanzar 3/3

Descolonizar para avanzar 2/3

Descolonizar para avanzar 1/3

Humanismo en el arte visual

Formar para la vida

Nuevo pacto civilizatorio y planetario

El valor de amar

Contradicciones

Lo líquido e inmediato

Lo glocal

Ecoformación y ecopedagogía (2 parte)

Ecoformación y ecopadagogía

Mujeres que construyen

Trabajo sexual de hombres

Educación superior con paz

Supervivencia y ética

Masculinidades en zonas de riesgo

Las tres ecologías, parte 2/2

Las tres ecologías parte 1/2

Trata de personas

Qué es ser humano

Tortugas marinas

Pensar en los derechos humanos

Mujeres de acero

Resiliencia, frente a un camino de violencia

La alfabetización ecológica (3/3 partes)

La alfabetización ecológica (2/3 partes)

Debatamos Michoacán, Alfabetización ecológica

Cohesión social y violencia

Sin discriminación

Los valores compartidos

Violencia intrafamiliar

Encuentro de neuronas y el buen vivir

Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Los cabildos no discriminan

Adultos mayores

Paz

Debatamos Michoacán: Ferias y desfiles.

El ciclista

Ser joven

Pacto mundial para una migracion segura, regular y ordenada

Debatamos Michoacán: Nuevo discurso

Desarrollo y Agenda 2030

1968-2018, 50 años

Mujeres contra la opresión

Amnistía Internacional

Prevención en redes sociales

Evalúan los derechos humanos

Cultura y arte contra la violencia

Neuronas para el desarrollo socio cultural

Lázaro Cárdenas convive

Construyendo la convivencia en Tungareo

Convivencia escolar

Tolerancia 2018

Posmodernidad y reproducción

VIH, sociedad civil y lo legislativo

Discapacidad en Cuitzeo y Santa Ana Maya

Ley de Seguridad Interior

Duele la violencia contra la mujer

Derechos políticos de la diversidad sexual

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo