Juan Pérez Medina
El proyecto político sindical, un balance necesario
Martes 5 de Marzo de 2019
A- A A+

Dura está siendo la confrontación de las diversas posiciones al interior de la Sección XVIII de la CNTE, sobre todo en las redes sociales. Fuera de toda lógica docente, los protagonistas de estas batallas mediáticas (y de otro tipo), han denigrado lo que podría ser un debate en serio, crítico y propositivo, al utilizar las descalcificaciones propias de aquellos que diciendo defender al movimiento magisterial democrático se han dedicado a hundirlo por años.

Descalificaciones como las que ya hacen de algunos elementos destacados del CES los posibles candidatos de Gobernador Aureoles para ocupar la dirección seccional, o como aquella de que de nada sirvió la jornada de lucha que acaba de terminar, más que para que los dirigentes utilizaran al magisterio en paro para llenarse las manos de millones de pesos sin prueba alguna, generando con ello especulación, malestar y pasividad.

En virtud a lo anterior, creo conveniente, qué a la luz de lo que hemos sido y a nuestras acciones, se vaya clarificando entre nosotros el estado que guarda el desarrollo del Movimiento Magisterial desde sus inicios hasta la fecha, con la finalidad de asumir responsablemente las actitudes que cada uno de nosotros debe asumir ante las actuales circunstancias y de cara a lo que será la renovación de los órganos de dirección seccional; de tal forma que nos permita asumir autocríticamente nuestros errores y aciertos y configurar una nueva perspectiva que dé continuidad a nuestra lucha en pos de los objetivos que nos hemos impuesto.

Esto debemos hacerlo considerando que las condiciones ya no son las mismas que se tenían antes del primero de diciembre, fecha en que el nuevo gobierno, encabezado por Andrés López Obrador tomó posesión; con lo que se abre un panorama inédito para la CNTE y, por tanto, para el magisterio de la Sección XVIII del SNTE-CNTE. De esta manera, el MBTEM podrá encauzar sus esfuerzos de manera unitaria, fortalecido y pujante, ante las nuevas circunstancias.

En este documento se pretende realizar un crítico balance de cada una de las seis tareas que integran el Proyecto Político Sindical (PPS), desde nuestra perspectiva, sin negar que hay otras visiones y voces más autorizadas que pueden mejorar con mucho lo que aquí se intenta plantear. Comencemos pues, por la primera de las tareas y, semana con semana, continuaremos con las demás, hasta llegar a las conclusiones.

Dura está siendo la confrontación de las diversas posiciones al interior de la Sección XVIII de la CNTE
Dura está siendo la confrontación de las diversas posiciones al interior de la Sección XVIII de la CNTE
(Foto: Especial)

1. Restituir el poder a la base


Los sindicatos “charros” tienen un funcionamiento altamente vertical en donde los trabajadores son objeto de control y manipulación a través de diversas formas de sometimiento. Siembran la idea de que la gestión es un favor y que ésta debe ser recompensada con la lealtad absoluta a sus determinaciones. Así, los cambios, promociones, contrataciones, otorgamiento de un crédito, etc., es un servicio que sólo se puede otorgar a cambio de lealtad, además de otras cosas como dinero, comidas en restaurantes de lujo, trabajo de vigilancia y denuncia sobre sus adversarios, impulso a sus iniciativas e, incluso, a cambio de favores sexuales, en el caso de las mujeres. Utilizan la represión y el aislamiento de aquellos que no se disciplinan, llegando a impedir el uso de sus derechos cuando les asisten, y hasta a sacarlos del servicio, levantando actas administrativas en su contra. No existen mecanismos que permitan la participación de la base. Los acuerdos son cupulares y mantienen a los agremiados lejos de los asuntos primordiales en torno al sindicato y sus demandas laborales y sindicales. Son altamente antidemocráticos y ajenos a promover las decisiones de base. Su compromiso es con el patrón. Un ejemplo claro de lo anterior es la sujeción de la dirigencia de Juan Díaz de la Torre a las decisiones de Peña Nieto, en donde se convirtieron en promotores de la reforma educativa neoliberal.

Si bien habíamos avanzado en la tarea del empoderamiento de las bases en la Sección XVIII, esto ha venido perdiendo terreno desde hace años, convirtiendo el quehacer sindical en un elemento de simulación. Las estructuras creadas para hacer que la base permanentemente discuta, analice, proponga y actúe informadamente, fueron perdiendo su fortaleza y degradando su rol protagónico al grado de casi perder sentido. Poco a poco, las bases se fueron alejando de las asambleas delegacionales, regionales e incluso de los plenos. Esto ha ocurrido por varias razones. La primera es el hecho de que desde la dirección se insistió en avanzar más rápido de lo que la propia base trabajadora podía. Hubo saltos que casi fueron al vacío. Ideologizar la lucha en momentos en que los trabajadores apenas se descubrían con derechos fue un paso que dejó en el abandono a varios de aquellos que por mucho tiempo estuvieron ligados al PRI y sus prácticas por medio del SNTE o que fueron siempre subordinados a los caciques sindicales locales, eran trabajadores de aula sin perspectiva social, apegados a la propia naturaleza de su rutinaria labor. Por otro lado, a la toma de acuerdos de base se les fue imponiendo la idea de que la discusión de los trabajadores en sus instancias debía partir de la orientación que el CES diera. Así, la riqueza de las opiniones de los maestros de base se fue frenando y limitando, hasta lograr burocratizar las instancias de toma de decisiones. La correa de trasmisión de propuestas fue invirtiéndose y haciéndose vertical, al grado que en muchas delegaciones se acabó aceptando que no era necesaria discusión alguna y que estaban a lo que el CES dijera.

Burocratizar las instancias de toma de acuerdo acabó debilitándolas al grado de que eran muy pocos los que veían atractivo formar parte de la representación sindical, dejando ese espacio a personajes cuya aportación real era casi nula, limitándose a asistir a las reuniones del CES, plenos, marchas y plantones, pues eran incapaces de realizar tareas políticas por su cuenta. Lo más grave fue que al perder los cargos sindicales el interés para los trabajadores, éstos fueron asumidos por personas sin compromiso con nuestros principios, quienes llegaron a los cargos para desde ahí beneficiarse de forma directa e indirecta. No pocos de los secretarios generales, representantes de centros de trabajo y dirigentes seccionales, no han tenido empacho en beneficiarse del cargo que ostentan y su relación con los altos dirigentes y autoridades educativas. El principio aquel del Congreso de Uruapan de 1989, que mencionaba que mientras estuvieras en el cargo sindical no se podría ser sujeto de beneficios para sí y sus familiares, fue abandonado con el paso de los años. Estas ligerezas en el accionar del movimiento sindical trajeron como consecuencia natural de vuelta el crecimiento de la corrupción sindical entre nosotros, favoreciendo cambios, ascensos, el que se hereden las plazas sin importar que el propuesto no cubriera el perfil profesional. No existe cuantificación, pero el daño por esta medida es enorme para el sistema educativo.

En este camino, se abandonó la verdadera formación de cuadros y educación de la base. Los trabajos que en un principio se realizaron fueron convertidos en referencia de éxito sindical y no en una verdadera generación de nuevos cuadros apegados a los principios éticos del Movimiento Magisterial. Lejos queda aún el compromiso del magisterio para asumir como tareas fundamentales la recuperación y democratización del SNTE y convertirlo en una verdadera herramienta de los trabajadores. Más lejos aún, queda el compromiso para participar activamente en las tareas nacionales junto con el pueblo y de manera independiente del estado. En ambos casos, nos gana el interés inmediatista, gremialista. Se lucha por nuestro interés particular y se abandona la lucha unitaria, solidaria con otras organizaciones del pueblo. Se reacciona ante las consecuencias, pero no se atienden las causas que las generan. Existen evidencias bastas sobre este particular. Convocamos a los padres de familia a nuestra lucha, pero poco nos comprometemos con la suya, mucho menos con los de la comunidad en donde se encuentra la escuela.

En la lucha de otros sindicatos en paro o en huelga, nuestra solidaridad nunca aparece, pero sí convocamos a que se apoye la nuestra. Existe muchísima tinta sobre este particular, pero pocas evidencias. En la lucha contra el gasolinazo, por la defensa de la Loma, de los aumentos al agua, al predial, a los impuestos o contra el reemplacamiento siempre hemos estado ausentes. Ausentes nos hemos visto cuando los trabajadores de la salud han estallado sus protestas o cuando las han hecho los trabajadores del estado. Existe una relación de nuestra dirigencia con estos entes, pero no hay verdadera solidaridad. Esa ausencia es por nuestras condiciones de medianía económica y social en relación con otros trabajadores y la falta de una verdadera formación sindical de nuestros compañeros que los aleja de la adquisición de una conciencia crítica y de clase, las cuales promueve y exige nuestro PPS. Sí las instancias de discusión y toma de acuerdos de la estructura sindical no se rescatan del desinterés y el burocratismo, el Movimiento continuará la tendencia actual de alienación política. Una consecuencia inmediata es lo que hoy ocurre entre nuestros compañeros.

Desinformados, desinteresados, ignorantes, terminan asumiendo actitudes de simulación y de acompañamiento de las peores practicas del neoliberalismo como el consumismo, el egoísmo, las acciones por conveniencia personal, el pasar sobre los derechos de otros, etc., como elementos fundamentales de la práctica sindical, que muchos trabajadores ven como si fueran normales.

Es necesario generar una propuesta de escuela sindical que se estructure en todas las regiones, sin dogmas y sin prejuicios. Atendida por compañeros calificados y de alta formación ética y política. Esto haría posible que la lucha sindical se sustente en los maestros y no cualquier maestro, sino uno informado y consecuente. La lucha es ciencia y planeación y reclama de todos, la formación sindical y político-social, además del compromiso pedagógico y laboral. Elevar el conocimiento y la consciencia de nuestros compañeros nos garantizara una verdadera democratización sindical y el pleno ejercicio de las bases.

El poder sindical no puede, ni debe estar en manos de la dirigencia. Dar cuentas permanentemente a las instancias y mantenerlas informadas puntualmente de lo que se hace, es base para que desde las escuelas los maestros actúen.
El gremialismo, la verticalidad, la escasa información y la falta de estrategias para la efectiva formación de cuadros y educación de las bases, son hoy elementos cuya ausencia denota un ejercicio sindical alejado de los objetivos del Proyecto Político Sindical.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La luna no es de queso

La luna es de queso

Otra vez ganó Morena, pero gracias al presidente

¡Cuidado con las rémoras!

Las retenciones de salario y las arbitrariedades de la autoridad

La unificación de los trabajadores de la educación

Luchar por las reivindicaciones de las bases

La gestoría democrática, una tarea permanente del magisterio

100 días sin el PRIAN

El proyecto político sindical, un balance necesario

El fiscal carnal

La jornada de lucha

¡ Manos fuera de Venezuela !

El conflicto magisterial y sus circunstancias

Los gobiernos huachicoleros del PRIAN

La validez del Zapatismo hoy

Un cúmulo de emociones por lo nuevo que llega

La CNTE y la disputa por la dirección nacional del SNTE

El Movimiento magisterial michoacano y las condiciones que lo hicieron posible

Organización, lucha y unidad popular ahora y desde abajo

Y para transformar la ciudad (Segunda parte)

¡No debe haber gobierno rico en un país de pobres!

Reflexiones sobre los días últimos por venir

El inútil voto útil

Los trabajadores ante la conmemoración del 1 de mayo

A construir el triunfo con alegría

La elección del 1º de julio y el cambio posible

Morena: falta de compromiso

Los saldos en la Sección XVIII

Que sea tu cruel adiós mi Navidad

La Ley de Seguridad Interior

De los Panama Papers a los Paradise Papers

El “bloque” electorero

¡Por un congreso de los trabajadores independientes en Michoacán!

El conflicto en el IIFEEM

¿Otro Mezcalito?

Organización popular, plataforma y acción política para enfrentar la actual coyuntura política

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Llámenme Mike

Hill Arturo del Río, Gaudencio y sus sindicatos venales de protección

Morena en su laberinto

Los trabajadores ante los contratos de protección: una muestra

¿Por qué la urgente defensa de la FECSM?

¿Y después del día de mañana?

La imposición que viene en 2018 y las vías para evitarla

Por la construcción de un nuevo sujeto político de cambio de los trabajadores

Por la construcción de la unidad política de los trabajadores

El cambio que se necesita

La inviabilidad del capital

El Nuevo Modelo Educativo

El nuevo modelo educativo

El nuevo modelo educativo

A deslegitimar el consenso neoliberal en México

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Contra los embates del gobierno neoliberal, la urgente organización popular

La manifestación de la contra

Por un nuevo constituyente y una nueva Constitución

A fortalecer la lucha ciudadana y popular en contra del gasolinazo

La insurgencia contra el hartazgo es la lucha por la vida misma

¿Por qué los adultos no respetan los derechos de los niños?

De aviadores y otras criaturas partidistas

Fidel visto por otros

La urgente y necesaria unidad sindical

¿Hasta dónde somos capaces de aguantar?

La encrucijada

Los males del neoliberalismo en la UMSNH

El derecho a exigir justicia y vida digna

En 2017, como siempre los sacrificados serán los trabajadores

Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa

Lo que sigue

¿De qué independencia estamos hablando?

¡Barbarie capitalista de este siglo!

Las nuevas dimensiones de la lucha

La imposibilidad y complejidad de la construcción de una propuesta consensuada

Lo inviable del modelo neoliberal

Sin novedad en el frente

Los mártires de Nochixtlán

¡El sargento Nuño debe renunciar!, ¡Peña Nieto asesino!

Ante la indolencia del gobierno, la organización y la movilización

Y sin embargo se mueven

¿Cómo prepararse para estallar el paro de labores el 15 de mayo próximo?

La soberbia y el despilfarro que le pagamos al señor gobernador

Los trabajadores ante la conmemoración del 1º de mayo

Paro nacional y represión gubernamental: gobierno vs CNTE.

El Consejo de Participación Empresarial en la educación de Silvano

¡Zapata vive! ¡La lucha sigue!

Una historia de amor y traición: La Expropiación Petrolera

Los grupos y el protagonismo de la base en la Sección XVIII del SNTE-CNTE

La huelga del SPUM

El Séptimo Congreso Seccional de Bases

Lo que sigue para el magisterio

Un necesario balance a las seis tareas del proyecto político sindical de la Sección XVIII

El Estado laico, el gobierno de Michoacán y la visita papal

La construcción del sujeto histórico en la Sección XVIII del SNTE

Reflexiones iniciales hacia el nuevo congreso sindical de magisterio democrático

Augurios

El discreto encanto de la burguesía local

Las circunstancias actuales y la renovación en la Sección XVIII del SNTE

El fracaso del gobierno en la evaluación del domingo negro

El Congreso Estatal de Morena

El gobierno de izquierda en Michoacán

El flamante gobierno michoacano del “orden y progreso”

Una nueva etapa en la resistencia de los maestros contra la Reforma Educativa

Morena se renueva

Las enseñanzas de las manifestaciones del 26 de septiembre

A 50 años del asalto al Cuartel Madera

15 de septiembre, ¿qué festejamos?

El derecho social y humano a la educación y la toma de la UMSNH

30 de agosto: Día del Detenido-Desaparecido

El camino de concreción de la evaluación docente emanada de la Ley General del SPD

La verdadera oposición que necesitamos

A 120 años de la muerte de Federico Engels, el padre del proletariado mundial

¡No podrán!

Un gobierno que no pasa la evaluación de su desempeño es el gobierno del ignorante Peña Nieto

El magisterio michoacano no dejará pasar la evaluación para la permanencia

La Reforma Educativa, la acción opositora de la CNTE y los imponderables

Todo sigue igual

Silvano, el verdadero candidato del PRI

Incongruencias

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Para qué aprender en la escuela: concientización o productivismo

En la elección que viene: Morena vs los partidos firmantes del “Pacto contra México”

El Programa de Escuelas de Tiempo Completo: Una reivindicación del magisterio estatal

Escuela Licenciado Juan Ortiz Murillo: El coctel

Las elecciones de 2015 en la entidad

¡Vamos por el cambio, vamos con Morena!

Las razones de mi registro a Morena y los argumentos del CEN para negarlo

En el 2015 los ciudadanos con Morena vamos a construir el cambio verdadero

El que termina, un mal año para los trabajadores de la SEE

Las elecciones del 2015 en Michoacán y las expectativas del campo popular

El Segundo Informe

El país que somos (parte 1)

El derecho social a decidir y las perversiones de la Suprema Corte de (in) Justicia de la Nación

Juan Pérez Medina

El narcoestado y la descomposición social y humana en México

¿Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa?

¿Elecciones en Michoacán?

En honor a los caídos en Ciudad Madera, Chihuahua, el 23 de septiembre de 1965

¿De qué tipo de fervor patrio estamos hablando?

El año de la evaluación, el año que estamos en peligro

El Estado en quiebra

¡El regreso a clases!

Germán Martínez, el despreciable estúpido y los panistas de la Vela Perpetua

Corrupción en el gobierno y su clase económica ¿Cuál de ellos cerrará la puerta?

Confesos el diputado Ernesto Núñez y el edil Juan Carlos Campos: ladrones, corruptos y cínicos que deberían estar en la cárcel

La contrarreforma energética: regresa 74 años después el petróleo a sus antiguos dueños

2015: El festín electoral que viene

Relevos en SEE, vaticinios de una encrucijada con más de lo mismo

AMLO, el político opositor más importante de México