Eduardo Nava Hernández
Matamoros, la promisoria reaparición de los trabajadores
Jueves 7 de Marzo de 2019
A- A A+

Después de casi dos meses de huelgas y parálisis parcial o total de más de 40 empresas maquiladoras en la fronteriza ciudad de Matamoros, y pese a un primer triunfo parcial, la lucha no ceja y nuevos trabajadores se mantienen en pie de lucha, no sólo demandando un incremento sustancial a sus salarios sino reivindicando en realidad su ser social como parte de una clase a la que de tiempo atrás dejó de tomarse en cuenta como factor del desarrollo y de la nación.

Con los obreros de la maquila ha vuelto a la escena nacional, después de muchos años, la lucha independiente por recuperar algo de lo mucho que la clase laborante perdió durante 42 años de políticas restrictivas contra el salario. Es la primera lucha en décadas en que los trabajadores han pasado a la ofensiva para romper de tajo con esas políticas, dictadas de manera conjunta por los gobiernos de nuestro país, los organismos empresariales y las organizaciones internacionales de gestión del capitalismo, como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

Por ello mismo, por tratarse de una lucha con una perspectiva histórica de lo que las políticas neoliberales han representado para nuestro país y en particular para la clase trabajadora, es también un conflicto reivindicativo de la presencia de los trabajadores, en cuanto tales y no como ciudadanos, en la vida del país.

Desde el 11 de enero pasado, como se ha difundido ampliamente, los operarios de 42 plantas maquiladoras suspendieron las labores en demanda de un 20 por ciento de incremento a sus percepciones salariales y del pago de un bono anual de productividad por 32 mil pesos, pactado en los contratos colectivos en 2018 y que los patronos no han cubierto. Acuerpados en el Sindicato de Jornaleros y Obreros Industriales de la Industria Maquiladora (SJOIIM), formalmente afiliado a la CTM, los huelguistas resistieron a despidos, amenazas, chantajes y desconocimiento de su movimiento, al que se señaló de “ilegal” y al que se culpó de millonarias pérdidas en dólares, obviamente para las empresas. Pero pese a todo las huelgas prosiguieron en medio de la incomprensión o indiferencia de los gobiernos local y federal. Son alrededor de 30 mil o más los trabajadores que estuvieron participando en la primera etapa del movimiento que dio nuevamente un rostro clasista a la presencia de los habitualmente adormecidos sindicatos de esa y casi todas las ramas de la producción en México. En este caso, se afectaba el interés de empresas dominadas por el capital extranjero y cuyo mercado no se ubica mayormente dentro de las fronteras mexicanas sino fuera de éstas.

La respuesta patronal siempre ha sido acusar al movimiento de estar promovido por “agitadores profesionales” que “incitan a las masas”; pero también, sobre todo, realizar cientos de despidos desde los primeros días del movimiento, y la amenaza permanente de que las empresas podrían cerrar en esa plaza para emigrar a otros lugares donde encuentren mejores condiciones para la explotación de los trabajadores. El poderoso Consejo Nacional de la Industria Maquiladora de Exportación (Index, con presencia en al menos 25 Estados de la República), la Asociación de Maquiladoras de Matamoros y la Confederación Patronal de la República Mexicana han utilizado los recursos a la mano para levantar los paros obreros, casi siempre sin lograrlo.

La Asociación de Maquiladoras de Matamoros y la Confederación Patronal de la República Mexicana
La Asociación de Maquiladoras de Matamoros y la Confederación Patronal de la República Mexicana
(Foto: Especial)

Pero el éxito del movimiento estriba no sólo en que el 8 de febrero el SJOIIM levantó su movimiento habiendo doblegado en las últimas empresas la resistencia de la parte patronal a pagar los incrementos demandados, sino que al triunfo de éste entró al relevo el Sindicato Industrial de Trabajadores en Plantas Maquiladoras y Ensambladoras de Matamoros (SITPME), el otro organismo laboral importante en esa ciudad fronteriza, también en paro demandando incrementos salariales superiores al 8 por ciento que ofrecen las empresas. También entraron en paro las filiales de grandes empresas comerciales como Walmart, Soriana, Smart, Chedrahui y Coca-Cola Femsa. Se trata de una especie de efecto dominó, donde las primeras movilizaciones sindicales condujeron a que otros destacamentos de trabajadores se motivaran a luchar por demandas económicas que, si bien parecían desmedidas al inicio de la movilización, hoy se reconocen asequibles en el caso de empresas grandes y directamente vinculadas el mercado exterior, por lo que reciben divisas.

Ulteriormente, las huelgas de Matamoros se han visto complementadas por las estalladas en el sector educativo, como la UAM, Chapingo, la UABJO y otras, de manera que estamos ante una oleada que abarca una parte del sector productivo privado, pero también de instituciones públicas educativas.

El movimiento obrero de Matamoros —ahora replicado en otros puntos del país, y que seguramente tendrá todavía repercusiones en el conjunto del sindicalismo del país— presenta algunos rasgos que lo hacen peculiar y probablemente único.

1. Se trata de una movilización que, en la mayoría de los casos, no esperó al vencimiento de los emplazamientos para la revisión contractual, sino que decidió proceder a paros parciales o totales para “ablandar” a los patronos, presionarlos a cumplir condiciones de trabajo ya pactadas, y aceptar incrementos más allá de lo prescrito habitualmente en estas revisiones.

2. Los trabajadores han aprovechado la coyuntura favorable que representó la nueva política salarial del gobierno del país, que decidió elevar de manera inusitada el salario mínimo general y la duplicación de éste en la franja fronteriza norte del país. Los trabajadores de la maquila no perciben el salario mínimo, pero decidieron que sus retribuciones no se rezagaran con respecto de lo otorgado a éste.

3. Deliberada o involuntariamente, este movimiento se ubicó en sintonía con el sindicalismo de Canadá y los Estados Unidos que en la negociación del nuevo pacto comercial el año pasado demandó un incremento sustancial a los salarios mexicanos que hasta ahora han operado como formas de subsidio (dumping) a las exportaciones de nuestro país y como un límite o barrera a la capacidad de compra de nuestro mercado a las exportaciones de manufacturas de esos países.

4. Matamoros y sus secuelas han rebasado a las enmohecidas o corruptas estructuras sindicales prevalecientes y, sin romper con ellas, aceptaron la asesoría de la abogada Susana Prieto Terrazas, con vasta experiencia en las luchas obreras en Ciudad Juárez. Sin ser integrante del SJOIIM, a ella se atribuye la estrategia que logró que la mayoría de empresas paralizadas aceptaran pagar el 20 por ciento de incremento y el bono anual de 32 mil pesos. Ahora lo que sigue es que los trabajadores recuperen el control sobre sus estructuras sindicales para usarlas en su defensa y beneficio en cualquier nueva situación a futuro.

5. Las huelgas de 2019 han puesto de inmediato a prueba la política laboral del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que, si bien decretó la referida elevación de los salarios mínimos, continúa aplicando a los trabajadores del sector público (universidades) la política de topes salariales que desde 1978 propinaron los gobiernos a la clase obrera mexicana. En un artículo anterior (“La prueba salarial del gobierno lopezobradorista”, 12 de octubre de 2018) escribí que “muy pronto habrá que atender las demandas de las mayorías, que han depositado su confianza en que el cambio de gobierno, anunciado también como un cambio de régimen, deje atrás la etapa de oscuridad que se ha vivido durante cuarenta años, con un acelerado deterioro en las percepciones salariales y en las condiciones de trabajo”. Esa prospectiva se ha materializado en la coyuntura del presente año, animada por la propia política económica y laboral, pero no obedeciendo a ésta sino desbordándola con movilizaciones de hecho.

La respuesta gubernamental, si bien conciliadora, ha llamado particularmente a los trabajadores a ser cautelosos y cuidar la fuente de trabajo, y no a los empleadores a resarcir la injusticia social en la que se han regodeado durante décadas. Hasta ahora, el gobierno de la autoproclamada Cuarta Transformación ha privilegiado y se ha prodigado en galanteos hacia el sector empresarial; muy poco en cambio ha buscado el acercamiento directo con el sector laboral para la atención de sus demandas, si bien está anunciada una reforma laboral, hasta ahora no concretada, en sentido opuesto a la que promovieron en 2012 Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Es la hora de promover en el mundo del trabajo un cambio real de prioridades e iniciativas, así sea moviendo piezas claves en la estructura que ha dado orden a la acumulación de capital durante más de cuatro décadas.

En 1935, poco después de inaugurado el periodo presidencial del general Lázaro Cárdenas, una oleada de huelgas cimbró al país. Con su movilización, los trabajadores buscaban recuperar la capacidad de compra perdida por los salarios durante la crisis de 1929-1933 y, al mismo tiempo, reivindicar su derecho a organizar sindicatos en todas las empresas. Esa oleada tuvo no solamente efectos económicos en el país, sino también políticos. El presidente Cárdenas apoyó decididamente las demandas sindicales frente al sector patronal; enfrentó al ex presidente Plutarco Elías Calles, hasta ese momento jefe máximo de la política nacional, quien terminó deportado un año después; se consolidó el régimen presidencialista; y se crearon o fortalecieron los sindicatos nacionales de industria y, ulteriormente, la poderosa Confederación de Trabajadores de México.

López Obrador, quien ha manifestado repetidamente su admiración por el gobernante michoacano y su intención de emularlo, no ha asumido una toma de posición con claridad semejante ni un compromiso expreso con la defensa de los derechos laborales. Pero lo cierto es que la superación efectiva de lo que la política neoliberal ha representado para la clase obrera requiere ya de definiciones y firmeza que, si no por los gobernantes, sí serán asumidas, como Matamoros lo proclama, por los trabajadores.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

100 días de acciones y señales contrapuestas

Matamoros, la promisoria reaparición de los trabajadores

El feliz retorno de los principios históricos de la política exterior

Tlahuelilpan, tragedia y desafío

El huachicolazo de López Obrador

Tapadismo y priismo en la Universidad Michoacana

El Poder Judicial en el ojo del huracán

¿Incendiar la pradera o pactos de estabilidad?

¿A dónde va López Obrador?

El desafío de la caravana migratoria centroamericana

La prueba salarial del gobierno lopezobradorista

Doce tesis acerca del 1968 mexicano

El núcleo de la corrupción en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: marchas, opacidad y fraude a la nación

La primera insurrección socialista en la historia de México

Donald Trump ante López Obrador

Elecciones: el bloque de poder en disputa

La recta final, elecciones al borde del riesgo

Presea de ignominia y afrenta a la universidad

La Universidad, el Congreso y la memoria

Lo que el debate no se llevó

La sombra del fascismo en la Universidad Michoacana

Universitarios, ciudadanos y el fraude que viene

El TLCAN, Trump y el dilema salarial

Cómo malograr impunemente una institución benemérita y centenaria

El pragmatismo en la política mexicana

Transición a la dictadura

La Universidad Michoacana en la encrucijada

La candidata del Congreso Nacional Indígena y el EZLN

El futuro del Frente Ciudadano por México

La Propuesta Aguirre para la Universidad Michoacana

El INE hacia 2018

Efrén Capiz y Eva Castañeda

Gobernar con el cinismo

Maquiavelo en el Estado de México

Rebelión de los trabajadores de Walmart

La Universidad Michoacana bajo fuego

Natalio Vázquez Pallares, México y la segunda posguerra

Fuerzas Armadas: coerción y politización

Seguridad interior y militarización, un horizonte no deseable

Donald Trump, México y la tormenta perfecta

La crisis financiera de la Universidad Michoacana

Huelga de hambre en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: el regreso de la represión y las expulsiones políticas

La toma en la Universidad Michoacana

La beligerancia de la clase empresarial mexicana

La crisis múltiple del régimen político

De víctimas y déficit de atención

Crisis multifacética y vías de acción popular

Guerra contra el magisterio

Cherán: entre la utopía y la institucionalización

Por qué defender las jubilaciones en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: quebrantar la huelga

Segundo acto: La represión

Ayotzinapa: ¿qué sigue?

El tercer mundo no es un mundo de tercera

Cinismo destilado

Guerra antipopular prolongada

La segunda fuga de El Chapo: ¿Estado paralelo o narcoestado?

El régimen canallesco y las sublevaciones que vienen

El terror y el gobierno que no nos merecemos

Tiempo de crispación

Iguala, la sociedad política y el freno de la historia

Tlatelolco, Tlatlaya, Iguala…

La consulta del PRI sobre plurinominales, una nueva amenaza a la democracia

La crisis de representación y la autodefensa social

Recuento de daños

Cherán y el futuro de las autodefensas

El despropósito del desarme

“No dialogar bajo presión”

Autodefensas: el principio del fin

Universidad Michoacana: un conflicto nada gratuito

Pluralidad de poderes y legitimidad en Michoacán

Cierre de ciclos inconclusos

La entrega petrolera

2013: Rosa Luxemburgo revisitada

La División del Norte en 2013

Los Sentimientos de la Nación

El monólogo del poder y la resistencia social

Reformismo febril e ingobernabilidad

El cerco a San Lázaro: dique al autoritarismo legislativo

Entrega del petróleo y conciencia nacional

Arlen Siu como motivo: un recuerdo y una reflexión

Reforma petrolera: ¿Unión o desunión social?

Francisco Field Jurado, defensor del petróleo mexicano

El petróleo, la batalla que viene

El Pacto por México, cadáver insepulto

La consagración de la primavera: barbarie y revolución

Evaluación educativa e insurgencia magisterial

El intento de reconstrucción del presidencialismo omnipotente

El Gordillazo: sismo sin réplicas

Universidad Michoacana: la huelga de la opacidad

El zapatismo en los tiempos de la restauración priísta

El 1 de diciembre y las izquierdas

El rumbo incierto de las izquierdas

Ante la insurgencia social, ¿contrainsurgencia oficial?

De casas del estudiante, albazos y miseria presupuestal

Universidad Michoacana: la violencia y el Consejo de la infamia

Universidad Michoacana: reconstruir la comunidad

La ley, la gracia, la verdad

La transición mexicana: entre Montesquieu y Monex

México: la democracia granuja y el síndrome de Watergate

“Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”

Institucionalidad o ilegalidad

PRI, regreso sin gloria

El voto nulo y la abstención fortalecen la partidocracia

La elección se cierra

#yosoy132: el retorno de los jóvenes

La primavera estudiantil contra la reversión democrática

Casas del estudiante y crisis universitaria

El asalto a la Universidad Michoacana

Un atentado mortal contra el cooperativismo

Saldos y desafíos de la visita papal: México y Cuba

Lo que la partidocracia es

Tiempo de intercampaña y judicialización política

Noventa y cinco años de la Constitución y los trabajadores

Oaxaca: matar para defender al capital

El informe de la CNDH sobre Chilpancingo

2012: 50 causas para la indignación

Chilpancingo, la violencia de Estado

Las izquierdas después de Michoacán

Gobierno de coalición y proyectos de nación

El método del “mejor posicionado”

Degradación de la justicia en la Universidad Michoacana

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

PRD Michoacán: fin de ciclo

Un recuerdo para Adolfo Sánchez Vázquez

El bloque de poder, la debacle y la izquierda electoral

Del pacto de Juárez al diálogo público

Cinco años de impunidad, no de olvido

Llegando al límite

PAN y PRI: precarizar el trabajo

Las alianzas estratégicas

Anexión de baja intensidad

La tragedia del PRD y la izquierda mexicana

A diez años de la fuga del Chapo

El eterno problema del transporte

UM: pasmo, farsa y retroceso

La Universidad Michoacana en su laberinto

Elogio de Lula

1810: la insurrección popular

El mensaje presidencial y el de la muerte

Ya no, Cayetano

Desincorporación o interés público

La huelga de hambre

El rector José Narro ante la UM