Gilberto Vivanco González
VIVILLADAS
Sociedad y medio ambiente
Viernes 15 de Marzo de 2019
A- A A+

Ante el escenario complicado que viven el mundo en relación al medio ambiente, la ONU encargó a un equipo de 250 investigadores de 70 países un estudio formal y concluyente y los resultados son para preocupar a los habitantes de esta nuestra casa planetaria, por mencionar algunos señalamos: La actividades humanas están degradando el medio ambiente mundial a un ritmo que podría poner en peligro “los fundamentos ecológicos de la sociedad” , así mismo advierte que millones de personas morirán en forma prematura por la contaminación del aire en grandes franjas de Asia, Medio Oriente y África a mediados de este siglo. Parece una postura apocalíptica… por infortunio no lo es.

La conservación de la tierra depende de sus habitantes y de los fenómenos naturales, de cualquier forma, sino aplicamos nuevas estrategias y nuevas políticas efectivas al respecto no habrá mañana para nadie y estamos hablando de realidades
La conservación de la tierra depende de sus habitantes y de los fenómenos naturales, de cualquier forma, sino aplicamos nuevas estrategias y nuevas políticas efectivas al respecto no habrá mañana para nadie y estamos hablando de realidades
(Foto: Especial)

La relación de los seres humanos con nuestro planeta es de total dependencia o hasta pudiéramos señalarla como codependiente, nosotros necesitamos de ella puesto que no hay posibilidad alguna de cambiarnos de vivienda cósmica, pero de igual manera la ´conservación de la tierra depende de sus habitantes y de los fenómenos naturales, de cualquier forma sino aplicamos nuevas estrategias y nuevas políticas efectivas al respecto no habrá mañana para nadie y estamos hablando de realidades.

Victor Rojas de Colombia habla de la Tierra como nuestra casa sagrada, porque se vive con ella una relación dialógica, de reciprocidad y de afecto, lo que suceda en ambos sentidos nos perjudica o beneficia. Así como llegamos a nuestro hogar y encontramos tranquilidad, descanso, confianza y hasta cierta seguridad, de igual manera requerimos pensar que en esta enorme casa de tierra y cielo es necesario sentir lo mismo o al menos eso deberíamos advertir.

Distintos factores influyen para dañar el medio ambiente , donde tal parece que a medida que la ciencia y la tecnología avanzan menos valoramos los riesgos y las prácticas en las que hemos caído; mucho se habla de la contaminación en ciudades por la emisión de gases, el humo de automotores y de grandes y pequeñas industrias, la basura donde el plástico y el unicel predominan en el entorno, uso de luz eléctrica en exceso al tener conectadas computadoras, tabletas electrónicas y celulares en forma casi permanente, incluso el cargador de las mismas herramientas nunca se desconecta, provocando mayor cantidad de calor en volumen además del impacto económico para cada uno de los hogares u oficinas, amén de la contaminación visual y auditiva.

Pues bien, estamos hablando de las ciudades pero en el campo hay una red contaminante muy alarmante y nos referimos al uso de los Plaguicidas en la actividad agropecuaria, pues en aras de tener certidumbre en producción y en la cantidad de producto existe un abuso indiscriminado de químicos en claro impacto negativo para loa comunidad en general ya que provoca contaminación de suelos, de sistemas lagunares y desde luego de los mantos acuíferos y desde luego con la producción de alimentos contaminados con claros riesgos inmediatos para la salud. No debemos olvidar que existen grandes empresas trasnacionales que a nivel mundial son líderes en la producción de alimentos y que bajo el pretexto de satisfacer la demanda de granos han sido causantes de gran parte de la contaminación de la tierra con las consecuencias ya señaladas.

Los gobiernos tienen posturas contradictorias, por un lado asisten a encuentros y a firmas de protocolos a favor del medio ambiente y de la sustentabilidad, pero por otro lado, sus políticas socio-económicas son contrarias a los compromisos establecidos, Estados unidos y China son de las naciones que más contaminan y donde se enfocan mayores resistencias. Algo parecido sucede con los grandes empresarios quienes piensan egoístamente, solo para el beneficio de sus arcas financieras, como si los desastres ecológicos no fueran a lastimar a su descendencia.

La tarea para los ciudadanos de este mundo es práctica y para muchos conocida: en el sentido macro sería: Recortar la emisión de carbono, mejorar la gestión del agua y reducir significativamente la contaminación tanto del suelo (donde la desforestación es una seria amenaza) como ambiental. En lo micro se puede fortalecer la cultura del respeto ambiental de la siguiente manera: desconectando cargadores de aparatos electrónicos, encender y apagar las luz eléctrica dependiendo del uso racionalizado, evitar el uso de vasos y platos desechables, en lo posible no usar popotes ni bolsas de plástico, promover jardines verticales o comunes en casas, promover la separación de basura , donde las autoridades municipales tienen mucho que hacer: estas y otras acciones pueden servir para ser más afables y conscientes para con nuestro entorno.

Las políticas públicas sobre medio ambiente deben tener aliados valiosos que no deben olvidarse: los programas de estudio, los diseños curriculares y la acción ineludible de los maestritos en las escuelas a través de estrategias que sean amigables con el medio ambiente y donde la práctica de los valores es indispensable.

Todos desde un pequeño espacio podemos hacer de este mundo un mejor hogar. De nuestros conocimientos conceptuales, de las actitudes y comportamientos ambiéntales dependerá en gran medida que salvemos la tierra, nos salvemos a nosotros mismos y desde luego a las próximas generaciones.

Thomas Fuller. Puntualizó “Nunca sabremos el valor del agua hasta que el pozo este seco” y La reconocida Revista Time, publicó en relación a la contaminación de la tierra: “No lo arruines. Los buenos planetas son difíciles de encontrar” De modo que tengamos presente: de nuestra actuación como sujetos dependerá la sustentabilidad de la naturaleza y la sociedad, Todos tenemos la palabra.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

¿Narcoterrorismo?

Marko Cortés… Mala estrategia

¿Cambio de imagen a Morelia?

López Obrador ante el acoso de la nostalgia

Estrés laboral, atendido por empresas

Sindicalismo corrupto

Escuelas normales rurales

Libre manifestación vs violencia

El chiflido de Silvano

Terremotos… solidaridad y corrupción

Alistemos las monedas

Vandalismo en la UNAM

Cristóbal Arias, ¡va con todo!

Liberación femenina

Morón: informe y respaldarazo

Cáncer y alimentación

Ni perdón, ni olvido

Imposición legislativa en Baja California

Temblores en la Ciudad de Mexico

Colonias populares, privatizadas

Examen de admisión en escuelas normales… en riesgo

Deportistas y los riesgos de la fama

Y Moron?... ¿dónde está?

Lluvias… ¡preocupación permanente!

La mañanera de televisa

AMLO: defender lo defendible

Aniversario de Morelia... su fundación

ENUF, un año más trascendiendo

Michoacán… por industria

Entre perdones

Mexicanos ¿Felices?

Sociedad y medio ambiente

Gasolineras ¿Y los litros de a litro?

Persecución de la SEE

La Bandera Nacional

Los abuelos y las estancias infantiles

Monarcas Morelia ¿acosado?

Líderes sindicales... a la rendición de cuentas

El magisterio en el limbo

Incertidumbre energética

Día de los Inocentes

Navidad, regalo de amor

Giro en educación

Educación básica en Michoacán ¿en el limbo?

Nuevo gobierno… nuevas esperanzas

Guardia Nacional

Comisiones bancarias en la mira

Morelia, improductiva

Morelia, bajo el agua

Carmen Aristegui, el regreso

Normalismo, en el olvido

López Obrador: clroscuros

Los abuelitos

Morelia, de mal en peor

Elba Esther… ¿libertad pactada?

Morelia, reto complicado para Morón

PRI Y PRD… ¿Sobrevivirán?

Morelia, ¡bajo el agua!

¡Cerca de la definición!

El verdadero peligro para México

¡¡Alto a la violencia electoral!!

AMLO... la batalla continúa

Estacionamientos públicos, sin responsabilidades

Todos somos Luis

La depresión…mal silencioso

La vocación magisterial

Las elecciones y la pobreza

XXIX Coloquio de Educación en la ENUF

Sufragio efectivo, ¡sí reelección!

Elba Esther Gordillo, ¿un peligro para México?

Candidatos y elecciones

Asesinato de tiburones

¡La cuesta de enero!

Trabajadores de la educación, pagos pendientes

Año Nuevo y propósitos

Ley de Seguridad Interna, militarización abierta

Meade… ¡el ungido!

Encuestas, ¿el arte de engañar?

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados