Estrellita M. Fuentes Nava
Cultura chaira y fifí
Viernes 15 de Marzo de 2019
A- A A+

He seguido reflexionando intrigada acerca de la raíz del econono social que se sigue viviendo en México reflejado sobre todo en el campo de batalla de las redes sociales, y llegué a una conclusión: en realidad no se trata de chairos versus fifís, ni de AMLOvers versus sus detractores. La raíz es mucho más profunda, tanto como lo es el hilo del tiempo en el que se han construido las enormes zanjas que dividen a quienes han sido pisoteados por la injusticia y la inequidad, comparado con aquellos que han sabido sortear estas condiciones por ciertas ventajas ya sea a razones de tipo económico, cultural, educativo y hasta por el color de piel.

En realidad no existen los fifís ni los chairos. Existen brechas que no han podido cerrarse entre quienes han tenido oportunidades y entre quienes no las han tenido
En realidad no existen los fifís ni los chairos. Existen brechas que no han podido cerrarse entre quienes han tenido oportunidades y entre quienes no las han tenido
(Foto: Especial)

La cuestión es que no hemos aprendido a vernos bien a los ojos ni chairos ni fifís (si es que existe ese modelo de clasificación social) y a reconocernos como iguales: somos mexicanos en esencia, pero hemos vivido en contextos diferentes. Me atrevería a decir que por un lado están aquellos que han crecido en zonas de alta marginación y pobreza, carentes de oportunidades educativas y económicas, o sorteando la inseguridad, y peor aun siendo excluidos y en algún momento discriminados, observando a lo lejos como los ricos se hacen más ricos año con año, sexenio tras sexenio, y cómo les roban sus oportunidades de bienestar a lo vil y descarado. Ahora, gracias a la globalización que tanto denostan los hasta ahora excluidos, ya tienen acceso al internet y a las redes sociales y se han hecho muy visibles.

Por el otro lado están aquellos que no necesariamente son ricos, es más, hasta viven al día, pero en algunos casos han tenido la buena fortuna de tener quizás acceso a una llave de agua, alimentos, escuela, en algunas franjas sociales hasta estudios superiores, internet, familia (aunque sea disfuncionales), pero que a partir de esa base han podido sobrevivir y esforzarse. A los que sí habría que extrapolar son a los que pertenecen a ese 1 por ciento de la población en México que ostentan el 43 por ciento de la riqueza, ya que se cocinan aparte y son objeto de otro tipo de análisis.

Sin embargo, hay de fifís a fifís: aquellos que sin ser ricos, tienen educación, nociones y argumentos como para hacer crítica, y participan pero que eso no los hace parte de “la mafia del poder”. Pienso por ejemplo en tantos intelectuales y profesionales que han dado al mundo desde libros, premios, conocimiento, patentes, aportes, movimientos ciudadanos, iniciativas, y que han hecho contrapesos en los sexenios donde el neoliberalismo y la corrupción se cobraron a lo grande de las arcas públicas. Gracias a estos seres pensantes y proactivos emanaron instituciones y marcos legales como los de la transparencia y la rendición de cuentas; han luchado por el medio ambiente echado abajo proyectos que atentan contra nuestra soberanía en materia de aguas, bosques y suelos. Hoy son atacados en redes de la manera más cruenta y desconocidos por la horda de bots o por los fans de AMLO que atacan a cualquiera que tan solo levanta el dedo para señalar algo que está mal. Eso no se vale.

Y a este punto ya me perdí: si por ejemplo estudiáramos los perfiles de algunos miembros del gabinete federal actual, encontraríamos a Olga Sánchez Cordero que durante años disfrutó de un sueldo de cientos de miles de pesos; ¿eso la hace fifí? o por estar ahora en el gabinete ¿es chaira? Alfonso Romo, empresario agroindustrial regiomontano, jefe de gabinete de AMLO ¿es fifí o chairo? La Secretaria del Trabajo Luisa María Alcalde Luján, quien tuvo la oportunidad de hacer su Maestría en la Universidad de Berkeley, ¿eso la hace fifí?
Así que como dice el dicho: cuando apuntas con el dedo, hay dos con los que te apuntas a ti mismo.

En realidad no existen los fifís ni los chairos. Existen brechas que no han podido cerrarse entre quienes han tenido oportunidades y entre quienes no las han tenido, por lo que el mapa conceptual o referencial es oponentemente distinto. El hecho es que los dos mundos se comunican a partir del odio, el resentimiento, el miedo, y eso no abona a unificar al país para construir y marchar todos juntos en torno a un mismo proyecto.

Es muy lamentable el odio y el revanchismo con el que se ataca a cualquiera que emita una crítica al sistema actual (ya sea en plan constructivo o no) o que se atreva a entresacar la cabeza para señalar algo que está mal hecho, es atacado y vilipendiado por una horda de críticos recalcitrantes hasta hacerlo pedazos. Todo en aras de la Cuarta Transformación, todo en aras de defender sólo su “verdad”. Eso no es vivir en democracia.

Me parece que todos compartimos y aplaudimos la misma idea de que se acabe con la pobreza y la corrupción; de que el dinero público se destine realmente para que genere bienestar para todos, no sólo para unos cuantos (ello incluye a la clase media que está totalmente olvidada de las políticas públicas y que está en peligro de extinción casi rayando en los márgenes de la pobreza). Queremos que México avance, crezca, se consolide, que brille en la escena internacional; que sea referente para otros países de lo que está bien hecho, como aquella campaña que alguna vez se acuñó: “Lo hecho en México está bien hecho”.

Ampliar nuestras diferencias no abona, ni construye. Reconocernos como iguales y respetar nuestro derecho al diálogo, a la libre expresión y a disentir es parte de las sociedades democráticas, y es algo por lo que juntos tanto los de derecha como los de izquierda en algún momento han peleado en México durante años, e incluso ofrendaron sus vidas. Dividir es perder; actuar en conjunto como un mismo equipo, respetando nuestras diferencias, nos hace ganar a todos. Por ello, ante todo hay que abonar entre todos a launa verdadera cultura del respeto, y dejar atrás la clasificación de chairos o fifís.Todos somos mexicanos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

25 de noviembre: Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Redes sociales progresistas, ¿el partido alternativo a morena?

Marenostrum

Intuición y razón

Culiacán y el manejo de la comunicación en crisis

Lenguaje y misoginia

De la política a la práctica transversal de los Derechos Humanos en Michoacán

Líderes de papel

La dimensión social de la Iglesia según el Papa Francisco

Los valores en México, ¿cuáles? y ¿por quienes?

Mi mascota, mi maestra

Nuestros niños

El arca del gusto en Michoacán

El baile de Peña

5 de agosto: Día Mundial del Agua Potable

La famosa Lola

Mineras al acecho

¿Necesitamos nuevos partidos?

Generación Alpha

El ocaso de la clase media en México

La factura pendiente con el medio ambiente

Slow life

No sólo es prohibir las bolsas de plástico…

Escasez

Centennials

El valor de escuchar

Pastelito

Cultura chaira y fifí

Buenavista no es tierra de nadie: Gordiano Zepeda

Afortunadas mascotas

Los días sin coche

Apuntes sobre el PEF 2019

Nuevos tiempos, nuevos actores

Cuarta Transformación y Revolución 4.0

Adiós a peña

Pobreza y riqueza

El éxodo que se avecina

En defensa de la confianza

Bodas fifí

Vergüenza y herencia

Gestionar los desastres

Austeridad republicana y política exterior

El agua nos hermana

Cultura de revista

El amor en tiempos de internet

Viajando sola

De la misoginia en el ejercicio periodístico

La burbuja de la ilusión

El mito de la privatización por las reservas del agua en México

Votar como un acto de valentía

¿Gobernadores a reelección?

El mercadeo de los debates

Mar de información

Regresar a la violencia

De subjetivos y tristes nómadas el debate presidencial

La velocidad de la confianza

Adictos tecnológicos

Amarrando tigres

El universo es el límite

Mujeres desechables

No hay ni a quién irle

En México sí se prioriza

¡Chanfle! Y ahora… ¿quién podrá defendernos?

Generación X

Los límites del señor López

Una brújula para 2018

Cristo libertador

De entre los más pobres: Santa María Zaniza, Oaxaca

Un vistazo a los ciudadanos-clientes

Mi nombre es Estrellita

Lecciones desde la Revolución

Los millones del PEF 2018 ¿hacia dónde?

De la muerte y sus ironías

Ecos de Rusia de ayer y hoy

Los cuatro jinetes del Apocalipsis en la agenda ambiental

Del feng shui a los Atlas de Riesgos

Los dos Méxicos

El costo de no invertir en el agua en México

In the name of dog

El otro México

Controlar lo incontrolable: del reino de la TV al Smartphone

La doble cara de la minería en México

Una mirada al agua con ojos de mujer

Viejo PRI, ¿nuevo PRI?

El mito que se desmorona

Adiós a Barbie

Una vida entre perros

El valor de lo simple y ordinario

Fanta elecciones

El Inlakesh del agua

Voces de conciencia por el Lago de Cuitzeo

Movilidad social y discriminación en México

El reto de ser hoy municipio en México

El gran reto del agua desde lo local

Crisis del Estado y gobernanza

Más gorditos para 2030

La discriminación por el agua en México

De juniors, mirreyes y lords

#SiMeMatan

Planear sosteniblemente a México

Mundo millenial

La sonrisa de Duarte

¿Qué tienen en común United y Michoacán?

¿Un nuevo orden internacional?

De la mediumnidad al New Age en la clase política mexicana

¿Por qué desperdiciar agua?

¿Cómo medir la salud mental de los líderes políticos?

La vía de las mujeres en México y el mundo

El paradigma del gobierno del agua en México

El modelo de hidro-diplomacia entre México y Estados Unidos

La seguridad humana en el renglón de la democracia

Comida orgánica, ¿sólo para las élites?

Reset México

¿Reviven la Ley Korenfeld en San Lázaro?

Surfear la ola según Davos

En mis ideas mando yo

Compactémonos

El valor de la confianza

Agarrados por el cuello

Crecimiento de las exportaciones agrícolas en México, sí, pero no sin agua

Calidad democrática y crisis de legalidad en México

¿Aires de esperanza para la agenda ambiental?

Agua, pobreza y agricultura

Día Mundial de la Educación Ambiental

Pensar globalmente y actuar localmente en el agua

¿Quién es quién en el agua?

Agua y pueblos indígenas: una asignatura pendiente

La cooperación por el agua

Desastres naturales y pobreza

Cambio climático: una agenda de seguridad para Michoacán