Ismael Acosta García
Gran Logia Benito Juárez del estado de Michoacán
Sábado 16 de Marzo de 2019
A- A A+

El próximo 21 de marzo, día que verá llegar el primer equinoccio de 2019 y la celebración del CCXIII Aniversario del Natalicio del Benemérito de las Américas, será día de júbilo para la Masonería Universal por el advenimiento de la Muy Respetable Gran Logia “Benito Juárez” del estado de Michoacán, precisamente en el momento histórico que más honra la presencia vital del hombre que supo guiar a una nación asediada por las fuerzas externas imperialistas de la época y las interiores representadas por el conservadurismo clerical del siglo XIX. Así nacen los grandes proyectos, así se libran las grandes batallas de los hombres destinados a dar honra y prez a sus naciones, a sus instituciones y a sus principios liberadores.

El ejemplo de Juárez y los Hombres de la Reforma se retoma hoy en un proyecto liberal que exige hacer del discurso una verdadera praxis social del liberalismo. Quienes impulsan esta nueva organización han declarado su convicción de que, masonería que no se refleja en lo social, es mera demagogia.

Al día de su instalación, esta expresión habrá de tener Talleres de trabajo en gran parte de las diferentes regiones del estado de Michoacán; reconocerá y abrirá sus puertas a hombres y mujeres libres y de buenas costumbres de los diferentes ritos de la Orden; exigirá de sus miembros un profundo amor a México, a sus familias, a sus semejantes y a la humanidad entera; una conducta ética y el rescate de los valores de vida deberá ser condición que les identifique como organización.

Quienes impulsan esta nueva organización han declarado su convicción de que, masonería que no se refleja en lo social, es mera demagogia.
Quienes impulsan esta nueva organización han declarado su convicción de que, masonería que no se refleja en lo social, es mera demagogia.
(Foto: Archivo)

Habrá de ser una obediencia que honre los principios de la fraternidad universal respetando a los cuerpos existentes y fomentando el reconocimiento mutuo entre los mismos. Se trata de multiplicar, no de dividir; de fundar, no de destruir; de fraternizar, no de rivalizar. Quienes por sus historias de vida no logren comprender estos objetivos será porque nunca asimilaron los principios de esta augusta y venerada institución.

Estoy convencido de que la lucha debe ser el alimento digno de todos nuestros días; más en dos condiciones: Cuando se es liberal, y cuando se va en el tramo de retorno de la vida. Por eso no podemos perder un instante que nunca jamás volverá. A quienes han decidido este advenimiento, les digo que admiro su lucha, y que ¡Estoy en pie y al orden! Las circunstancias de hoy día, en lo masónico y en lo profano, les obliga a poner enhiestas sus banderas. Tendrán que despojarse de resabios que a veces pesan tanto que no permiten avanzar en la tarea de construir la gran obra. Aprestarse a levantar el vuelo aún más alto. Las vicisitudes se hicieron para salvarse con mayor ahínco.

Son herederos de una savia liberal prestigiosa. Los mejores Maestros de la Institución han guiado su camino. Los conozco doctrinal, operativa y moralmente fuertes como para iniciar esta relevante tarea: levantar Columnas como Respetable Gran Logia. A la manera del gran zorro nicolaita, sus terrenos deberán ser como los de la pequeña Francia; su conducta, como abejas laboriosas de Minerva; y sus trabajos, como tertulias conspiradoras para alcanzar el bien general de la Orden, de la Humanidad y de ustedes en particular.

En nuestra era aún persisten estructuras de poder que se oponen a cambiar; no han entendido que las sociedades humanas de hoy exigen cambios inmediatos y acordes a sus deseos de vivir mejor, con más libertad y en un régimen democrático. Lo anterior ha sido considerado en este proyecto como el rasgo principal del perfil de nuestra época y como lo que obliga a la reflexión y análisis para determinar qué aportaciones se deben hacer y, de este modo, ser útiles a esa gran fuerza social que está alimentando y sosteniendo al proceso actual de transformaciones en todos los ámbitos de la vida.

Al interior del grupo Benito Juárez, se adquiere el deber de asumir la actitud de prepararse mejor cada día a través de una disciplina de estudio, animada del propósito de ampliar y profundizar el conocimiento de su filosofía y de la cultura universal que todos deben poseer en estos tiempos, para ser factores de reforzamiento del movimiento irreversible de renovación.

En el actual proceso histórico, la Patria reclama de sus hijos de todas las expresiones filosóficas, políticas y religiosas, su entrega comprometida a favor de las justas causas sociales. Una nueva alborada se abre para nuestra nación y hacia ese horizonte dirige su proa la Muy Respetable Gran Logia “Benito Juárez” del estado de Michoacán.

Un nuevo haz de luz se perfila en el oriente de la familia liberal michoacana, al estilo de las antiguas cofradías de constructores del medioevo; al estilo de los conspiradores de Valladolid en los albores del siglo XIX; al estilo de los Hombres de la Reforma que defendieron el sentido de Nación y construyeron el andamiaje jurídico de México; al estilo de los precursores de la Revolución y quienes instauraron el México de las instituciones.

Claro que he de concluir esta entrega con una cita del Gran Maestro José Martí, aquella que está inscrita en el paraninfo ubicado en el cuarto piso del Templo de la Gran Logia de Cuba, que dice: Los hombres van en dos bandos, los que aman y fundan, los que odian y deshacen.

¡Seamos de los que aman y fundan!
Es cuánto.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Emiliano Zapata Salazar, a cien años de su muerte

El suicidio. Una lectura torcida de Nietzsche

La Expropiación Petrolera y el rescate de la nación

Gran Logia Benito Juárez del estado de Michoacán

¿Quién cerrará la puerta?

Noche de lluvia en Morelia

José Martí cabalga de nuevo por Michoacán

El papel de la filosofía en la transformación de México

Perspectiva para la cultura física y el deporte en México

Masonería y política

Melchor Ocampo, legislador

La conciliación como elemento de transformación de la UM

AMLO: Una educación para el humanismo

La ética. Alternativa para el periodismo mexicano

Las delegaciones de programas federales

Ernesto Hernández Doblas: Lugar de muertos

Diputados y ediles de MORENA ponen un paso adelante en la agenda estatal.

Las nimiedades de Medardo Serna

Morelia, un gabinete sin color moreno

Congreso extraordinario en Morena

Las Delegaciones federales de programas integrales de desarrollo, van.

Roberto Pantoja Arzola, coordinador de programas federales para Michoacán.

El tsunami del 2018

Política educativa. Una visión desde la izquierda

Plataforma digital para el empleo

Procuración de justicia en la propuesta de la izquierda.

Blanca Piña, candidata al Senado.

Carlos Slim, al ring del oprobio político

Los graves costos de la corrupción en México

Cristóbal Arias Solís, en plan maestro.

Propuesta educativa de la izquierda para 2018-2024

México, un Estado pretoriano

Las hienas se desatan

Corrupción y austeridad republicana en el proyecto de López Obrador

Los pactos de civilidad y la carabina de Ambrosio

Generosidad, señora María de la Luz, ante todo

Discurso aberrante y ramplón el del 18 de marzo

Relaciones Estado–Iglesia en México

Sus implicaciones en la relación Estado-Iglesia en México

Estado, Iglesia, empresariado

Talía Coria y Raúl Morón

Mario Vázquez Raña

Morena es la opción

Y, ¿qué tal una mujer?

Melchor Ocampo, reformador

Del ciudadano y los valores cívicos

El castillo del virrey Alfredo se derrumba

Adrián Huerta, ¿candidato priista?

¡Que revisen los cuarteles!

PRD, crónica de una muerte anunciada

Peña Nieto y Silvano Aureoles. Vidas paralelas

¡Bah!, la Iglesia católica

El priismo deleznable y el síndrome de Fox

Ya no hay palabras, sólo indignación e impotencia

“Los chuchos”, calamidad para el PRD

Pacto de civilidad, ¿por qué?, ¿para qué?

La sociedad civil en el contexto del México actual

Morena, una perspectiva sociológica desde la teoría general de los partidos políticos

Una conversación del 11 de septiembre

Silvano Aureoles, el principio del fin

El compromiso del liberalismo militante en el siglo XXI Segunda parte

El compromiso del liberalismo militante en el siglo XXI

Cotidianidades