Xuchitl Vázquez Pallares
|
El 26 de marzo de 1981…
Jueves 21 de Marzo de 2019
A- A A+

No olvidar las grandes proezas del pueblo de México, así como a quienes lucharon por lograrlas es sin duda acto de compromiso.

Nuestro país, vive momentos determinantes para su futuro. La crisis económica-política y social en que se encuentra, nos obliga a aprender del pasado, a valorarlo, y retomar el camino poniendo todo nuestro esfuerzo para lograr entre todos hacer de México una Nación dueña de su destino, donde impere la justicia.

El próximo martes 26 del presente, se cumplen treinta y ocho años de la partida física de Natalio Vázquez Pallares. A quien Cuauhtémoc Cárdenas, definió en su momento como: “Hombre íntegro de la revolución mexicana, nicolaíta ejemplar, luchador infatigable por las causas más nobles del pueblo de México y de la humanidad”.

Natalio Vázquez Pallares.
Natalio Vázquez Pallares.
(Foto: Especial)

Natalio Vázquez Pallares, nació en plena revolución mexicana el 6 de enero de 1913. Hizo suyos sus ideales y objetivos y luchó toda su vida por hacerlos realidad.

Transcribo a Arnaldo Córdoba, quien escribió sobre este gran revolucionario:

“Natalio Vázquez Pallares, abogado de formación, profesional de la política, sabia la importancia que tiene la palabra impresa para expresar ideas y deslindar posiciones en el debate político-ideológico.

Creía en el poder de la palabra oral o escrita y toda su vida la dedico, hasta el último día, a ejercer con la más completa libertad ese poder. Despreciaba los oropeles, fue un orador sobrio que nunca se perdía en adornos inútiles, y como escritor poseía el invaluable don de la sencillez y sabiduría.

Natalio participó activamente en el movimiento de reforma universitaria de Michoacán y Jalisco, llegando a ser dirigente principal. A los 27 años de edad, el 5 de febrero de 1939, fue elegido rector de la Universidad Michoacana, y como tal, a la cabeza de los estudiantes y profesores de esta universidad, dio a esa institución educativa una ley orgánica, democrática inspirada en los principios socialistas del artículo tercero constitucional reformado en 1934. Durante su rectoría la universidad nicolaíta alcanzo los niveles más altos de excelencia académica, se abrieron sus puertas a las mentes más brillantes. Natalio fue el creador de la famosa universidad de primavera.

Natalio Vázquez Pallares se significó, durante toda su vida por ser ante todo y sobretodo un político. Desde este punto de vista, resulta forzoso resaltar tres facetas de la personalidad del revolucionario michoacano que, en los hechos, como no podía ser de otra manera, se entre mezclaban o se sucedían continuamente: una, la del funcionario; dos, la del representante popular, pues fue Diputado Federal en la XLI Legislatura del Congreso de la Unión ( 1949-1952), Senador de la Republica ( 1958-1964); tres, la del militante revolucionario, entregado siempre a su causa.

Natalio, tuvo una larga lista de cargos públicos; Rector de la Universidad Michoacana de San Nicolas de Hidalgo, Procurador del estado de Michoacán, Diputado, Senador, Embajador en Yugoeslavia, Director del Banco de crédito agrícola, Consejero Agrario, Coordinador del cuerpo consultivo agrario. entre muchos más. Le distinguía siempre su honradez y capacidad de servicio a las mejores causas.

El no era importante por sus cargos, su valía radicaba en utilizar los cargos para servir al pueblo de México y hacer realidad el proyecto de nación emanado de la Revolución mexicana.

Natalio, fue el gobernador que Michoacán no pudo tener, El hubiera sido sin duda el mejor gobernador que hubiera tenido nuestro estado. Los intereses económicos y políticos más retrógrados lo impidieron. En tres ocasiones el pueblo de Michoacán le postuló para dicho cargo, sin embargo el partido en ese entonces en el poder, de manera antidemocrática imponía al candidato del poder.

Natalio Vázquez Pallares, fue precursor en la lucha contra la antidemocracia dentro del Partido Revolucionario Institucional. Su lucha contra la imposición fue valiente y congruente con su siempre actuar revolucionario y democrático.

Vázquez Pallares fue un servidor devoto al pueblo de México. Honesto, trabajador, generoso, dedicado y cumplidor. Natalio se entregó en sus puestos de trabajo con la misma pasión con la que luchaba por sus ideas, pues para él cualquier trabajo era una trinchera desde la cual sentía la obligación irrenunciable de luchar por sus ideas e ideales.

Como representante popular y como luchador político, mantuvo inalterada una norma que lo guio hasta su muerte; ser fiel a sus propias ideas sin importar las consecuencias.

Era un político hábil, de gran inteligencia y capacidad. Era ante todo honesto, valiente, y coherente consigo mismo. De ello dio prueba cuando fue Diputado Federal, en su contienda contra los contratos riesgo que el gobierno de Miguel Alemán venia firmando con las compañías petroleras transnacionales. (1952).

Desde la tribuna de la Cámara de Diputados y de senadores, desde las columnas de los periódicos, en sus intervenciones mostró siempre congruencia y compromiso para con las mejores causas. Como Senador fue incansable, llamando a sus correligionarios, a renovar la lucha por principios de la Revolución Mexicana, en la defensa de los trabajadores del campo, de los que siempre fue un dedicado gestor y servidor. Fue incansable luchador por la propiedad comunal, la defensa de los bosques y recursos naturales. Defensor y promotor de la educación pública, laica, gratuita y de calidad.

Sus convicciones revolucionarias lo llevaron desde muy joven a convertirse en un luchador comprometido con la causa de la paz mundial y del desarme, y en un defensor incondicional de la autodeterminación de los pueblos y la no intervención en los asuntos internos de cada país. Esta lucha la mantuvo durante toda su existencia. Murió siendo presidente del Movimiento Mexicano por la paz, el antiimperialismo, y la solidaridad entre los pueblos, y vicepresidente del Consejo Mundial por la paz y Director del Centro de estudios del agrarismo en México.

Ya fuese como funcionario, como representante popular, o como político militante, tuvo siempre una divisa central: su adhesión sincera, fervorosa y decidida a los principios de la Revolución Mexicana. Para él la Revolución era sobre todo un programa de nación que se iba cumpliendo y que estaba aún lejos de ser consumado.

Para él, la conquista más importante, y con mucho, que la Revolución había logrado para el pueblo mexicano, había consistido en inscribir en el artículo 27 constitucional, el principio que hace de la nación la propietaria originaria de las tierras, las aguas interiores, los mares territoriales y el subsuelo, y que hace de la propiedad privada un derecho fundado y legitimado en la constitución.

Natalio fue un revolucionario mexicano fraguado en las luchas sociales junto al General Cárdenas, de quien era su mano derecha y gran amigo.

A diferencia de muchos revolucionarios mexicanos, tradicionalmente demagogos, autoritarios y presidencialistas, Natalio era, ante todo un ferviente y entusiasta partidario de la democracia. Su convicción democrática nacía, de sus convicciones revolucionarias, las cuales imbuían todo lo que él hacía.

En su lucha por la paz y la solidaridad entre los pueblos del mundo, que se inicio desde sus años mozos, la vida de Natalio Vázquez Pallares fue verdaderamente ejemplar. Como representante popular, como funcionario o simplemente como ciudadano distinguido cuya voz era escuchada, siempre estuvo al cuidado de los vaivenes de la política nacional, y siempre procuró contribuir con su autorizada opinión en defensa de los movimientos revolucionarios del mundo, de las luchas de los pueblos sojuzgados y de la causa del desarme mundial y de la paz entre las naciones.”

Arnaldo Córdoba escribió el anterior escrito, a pocos meses de la partida de Natalio Vázquez Pallares, a quien siempre reconocía y presumía como su maestro.

Se les invita a la guardia de honor, que se llevará a cabo el martes 26 a las 9 de la mañana, en Av., Madero, esquina Gómez Farías, junto a la biblioteca pública. Ahí les esperamos. Será una alegría contar con su presencia.

La cuarta involución de Fermin «El hombresillo»
La cuarta involución de Fermin «El hombresillo»
(Foto: TAVO)

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Indignación...

Legados ancestrales…

Verdades incomodas…

Nuestras raíces…

¡Cuánta impunidad!

¿Qué está pasando?...

Educación y conocimiento…

Guerra por el poder…

Impunidad…

Total impunidad…

Enorme deuda de la humanidad…

21 de mayo...

Entre fuegos...

Lo que parece utopía puede hacerse realidad…

Honrémosles…

Nuestra tierra…

Señales contundentes...

Zapata vive…

Agradecimiento…

El 26 de marzo de 1981…

Muchos 18 de marzo…

Diosas…

Claroscuros...

Los desposeídos …

Remembranzas de luchas…

De oído a oído, de corazón a corazón…

Trabajo conjunto….

Entre la luz y la oscuridad…

Oportunidad para un cambio de conciencia…

La importancia de tener petróleo…

Trabajemos por un 2019 pleno…

Grandes desafíos…

Economía del conocimiento…

La dadora de vida…

Hacer realidad los sueños…

Por fin se valorará la historia y la cultura…

¿Buen Fin…?

El agua…

Desplazados por la pobreza e injusticias…

Mictlantecuhtli cierra círculos…

Tierra mía, mi tierra…

Vencer a la desesperanza…

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…

Política energética

Sus políticas han fallado

Cuánta falta haces José María Morelos…

En aras de intereses económicos se está devastando al país

Al grito…

Totalmente justo

Derechos no respetados…

Con la misma piedra…

Incentivar el conocimiento

¡A sembrar!